• Buscar

El sexo del feto influye en los riesgos del embarazo

El sexo del feto influye en los riesgos del embarazo

Un reciente estudio afirma que el sexo del feto puede influir en el riesgo de sufrir ciertas complicaciones del embarazo, como la preeclampsia. Eso significa que los riesgos del embarazo varían si esperas un niño o una niña. ¿Quieres saber cómo?

Publicidad

Índice

Articulo relacionado: Dar el pecho en público

 

¿Cómo incluye el sexo del feto en el desarrollo del embarazo?

La preeclampsia y la restricción del crecimiento fetal (FGR) son las principales causas de las más de 5 millones de muertes perinatales e infantiles que ocurren cada año en todo el mundo, y ambas están asociadas con la disfunción placentaria. El riesgo de muerte perinatal e infantil es mayor en los hombres, pero los mecanismos no estaban claros hasta ahora.

El estudio, publicado en 'JCI Insight', ha descubierto que el sexo del bebé controla el nivel de pequeñas moléculas conocidas como metabolitos en la sangre de la madre embarazada, lo que puede explicar por qué hay más riesgo de desarrollar un tipo de enfermedad u otra según esperes un niño o una niña.

Así, los fetos varones pueden ser más vulnerables a los efectos del crecimiento deficiente y, por tanto, presentar peso bajo; mientras que las niñas pueden conducir a un mayor riesgo de preeclampsia para la madre.

La investigación, dirigida por el Departamento de Obstetricia y Ginecología del Centro Cambridge de Investigación Biomédica del Instituto Nacional de Investigación en Salud (NIHR), realizó estudios científicos detallados de más de 4.000 madres primerizas y analizó muestras de placenta y sangre materna.

El perfil genético de las placentas de los bebés de ambos sexos era muy diferente, lo que no se había detectado nunca en otros tejidos del cuerpo analizados.

El equipo descubrió que uno de estos genes placentarios únicos relacionados con el sexo controlaba el nivel de una pequeña molécula llamada espermina. La espermina es un metabolito, una sustancia involucrada en el metabolismo, que desempeña un papel importante en todas las células e incluso es esencial para el crecimiento de algunas bacterias.

La espermina sintasa (SMS) escapa de la inactivación del cromosoma X en la placenta y se expresa en niveles más bajos en las células del trofoblasto primario masculino, y las células masculinas son más sensibles al agotamiento de las poliaminas. El metabolito de la espermina N1, N12-diacetilspermina (DiAcSpm) fue mayor en la placenta femenina y en el suero de las mujeres embarazadas de un feto femenino. Los niveles séricos maternos más altos de DiAcSpm aumentaron el riesgo de preeclampsia, pero disminuyeron el riesgo de peso bajo. Por lo tanto, DiAcSpm es el primer biomarcador materno que demuestra asociaciones opuestas con preeclampsia y FGR, y esta es la primera evidencia que implica el metabolismo de las poliaminas en las diferencias relacionadas con el sexo en las complicaciones placentarias del embarazo humano.
 

La placenta difiere según el sexo del embrión

Por lo tanto, las placentas son diferentes según el sexo del feto. Así, las placentas de niñas tienen niveles mucho más altos de la enzima que produce la espermina en comparación con las madres embarazadas de bebés varones. Estos niveles más altos predicen el riesgo de complicaciones en el embarazo: los niveles altos se asociaron con mayor riesgo de preeclampsia, mientras que los niveles bajos se asociaron con mayor riesgo de crecimiento fetal deficiente.

También se encontró que las células placentarias de los niños eran más susceptibles a los efectos tóxicos de un medicamento que bloqueaba la producción de espermina.

En resumen, las mujeres embarazadas de una niña tienen más riesgo de sufrir preeclampsia severa, una enfermedad que provoca la subida de la tensión arterial y el aporte insuficiente de oxígeno y sangre a la placenta, por lo que puede ser muy grave para el feto y la mamá. Por su parte, los fetos masculinos tienen un riesgo mayor de sufrir crecimiento intrauterino retardado o bajo peso fetal para la edad gestacional, lo que también puede ser peligroso si no se controla.

“Este trabajo muestra que la placenta difiere profundamente según el sexo”, dice el director del estudio, el profesor Gordon Smith, de la Universidad de Cambridge. “Estas diferencias alteran los elementos de la composición de la sangre de la madre e, incluso, pueden modificar el riesgo de complicaciones del embarazo. Entender mejor estas diferencias podría conducir a nuevas pruebas predictivas y posiblemente incluso nuevos enfoques para reducir el riesgo de un mal resultado del embarazo”, explica el experto.
 

Mayor riesgo de complicaciones para los fetos masculinos

Además, otro estudio realizado por un grupo fisiólogos de la UAM, el Hospital La Paz y la University Medical Center Hamburg-Eppendorf ha demostrado que algunas moléculas importantes en el embarazo son moduladas por el sexo del feto, lo cual podría determinar distintos niveles de riesgo para el desarrollo de complicaciones, como la preeclampsia o la diabetes gestacional.

Hasta ahora existían evidencias de que las madres con embarazos de fetos masculinos tienen mayor riesgo de partos prematuros y de “complicaciones” gestacionales, pero no se conocía los mecanismos por los que ocurre esta “supuesta desventaja” del sexo masculino.

Se pensaba que la madre podría tener mayor sensibilidad a mediadores inflamatorios, como las citoquinas, o algún tipo de respuesta endocrina ante fetos masculinos o alteraciones del flujo sanguíneo placentario.

Sin embargo, este trabajo ha comprobado que las mujeres embarazadas con un feto masculino pueden tener menos capacidad de contener un ambiente pro-inflamatorio, aunque presentan más factores vasodilatadores que las mujeres embarazadas con un feto femenino.

El equipo analizó la sangre de 85 mujeres embarazadas sanas durante la semana 10 de embarazo, centrándose en las concentraciones de citoquinas. Así, en las mujeres con fetos varones encontraron unos niveles mayores de una citoquina pro-inflamatoria, dando lugar a un desequilibrio en el embarazo que puede ser la base de las enfermedades gestacionales.

"En concreto determinamos por micro-array los niveles de citoquinas pro-inflamatorias (IL-1a, IL-1b, IL-6, TNFa), anti-inflamatorias (IL-4, IL-10, IL-13) y quimioquinas (IL-8, MCP-1, IFNg), y por LC-MS/MS moléculas relacionadas con el metabolismo del óxido nítrico (L-Arginina, Nitratos, ADMA, SDMA)", han detallado los investigadores, quienes en mujeres con fetos varones encontraron mayores niveles de la citoquina pro-inflamatoria IL-1 IL-1b, mientras que fueron menores los de IL-13, una importante citoquina anti-inflamatoria en la gestación.

Las citoquinas pro-inflamatorias son esenciales en el inicio del embarazo para que se produzca la placentación, pero posteriormente los niveles deben disminuir y aumentar las citoquinas anti-inflamatorias. "Un delicado equilibrio entre las citoquinas pro, anti-inflamatorias y quimioquinas es crucial para un adecuado embarazo. Un desequilibrio a favor de citoquinas pro-inflamatorias puede ser la base de una enfermedad gestacional", han explicado los autores.

Por lo tanto, la respuesta inmune placentaria es diferente dependiendo del sexo del feto y es posible que la placenta-feto masculino pueda ser más susceptible a este desequilibrio.

Por otro lado, el estudio encontró mayores niveles de nitratos en mujeres embarazadas con fetos masculinos, lo que puede deberse a la estimulación de la enzima que sintetiza este compuesto por la testosterona, una hormona sexual que ya está presente en el feto masculino, pero no en el femenino. Y, como el óxido nítrico es el factor vasodilatador más importante en la placenta, unos niveles altos del mismo pueden suponer una mejor adaptación vascular durante el embarazo y un mayor flujo de sangre a fetos masculinos.

Sin embargo, este factor se convierte en desventaja si hay un ambiente prooxidante, como ocurre en patologías gestacionales como la preclamsia o la diabetes gestacional, en las que se producen muchos radicales libres de oxígeno.


Fuentes:

Placental polyamine metabolism differs by fetal sex, fetal growth restriction, and preeclampsia, Sungsam Gong, Ulla Sovio, Irving L.M.H. et al. Published July 12, 2018. JCI Insight. https://insight.jci.org/articles/view/120723

Ramiro-Cortijo D, de la Calle M, Böger R, Hannemann J, Lüneburg N, López-Giménez MR, Rodríguez-Rodríguez P, Martín-Cabrejas MA, Benítez V, López de Pablo AL, González MC, Arribas SM. 2020. Male fetal sex is associated with low maternal plasma anti-inflammatory cytokine profile in the first trimester of healthy pregnancies. Cytokine. DOI: 10.1016/j.cyto.2020.155290

Fecha de actualización: 15-01-2021

Redacción: Irene García

Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×