×
  • Buscar
Publicidad

Colesterol alto en el embarazo

Colesterol alto en el embarazo

En los análisis del segundo trimestre es muy probable que veas cómo tus niveles de colesterol se han disparado y están en torno a 250. No te preocupes, es algo normal en las últimas semanas de embarazo y volverá a sus niveles habituales tras dar a luz. Te contamos todo al respecto. 

Publicidad

Indice

 

¿Qué es el colesterol?

El colesterol es un lípido o sustancia cerosa que se encuentra en la sangre. El cuerpo necesita colesterol para formar células sanas, pero tener altos niveles de colesterol puede aumentar el riesgo de sufrir ciertas enfermedades.

Cuando se tiene el colesterol alto o hipercolesterolemia, se pueden formar depósitos grasos en los vasos sanguíneos. Con el tiempo, estos depósitos crecen y hacen que sea más difícil que fluya la sangre a través de las arterias, lo que puede causar un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

El colesterol se transporta en la sangre, adherido a las proteínas. Esta combinación de proteínas y colesterol se llama lipoproteína. Existen diferentes tipos de colesterol según la lipoproteína:

- Lipoproteína de baja densidad (LDL). El colesterol LDL, o "malo", se acumula en las paredes de las arterias, lo que genera su endurecimiento y estrechamiento.

No te puedes perder ...

Complicaciones en el embarazo y la tiroides

Complicaciones en el embarazo y la tiroides

¿Problemas de tiroides? Los cambios hormonales y ciertas enfermedades pueden dar lugar a desórdenes de la glándula tiroidea en el embarazo, que provocan graves complicaciones tanto para la madre como para el feto si no se lleva un control adecuado

Y tambien:

- Lipoproteínas de alta densidad (HDL). El colesterol HDL, o "bueno", recoge el exceso de colesterol y lo lleva de nuevo al hígado.

Los niveles normales de colesterol en medicina son:

Colesterol total: menos de 200 mg/dl.

Colesterol LDL: menos de 100 mg/dl.

Colesterol HDL: 60 mg/dl o más.
 

El colesterol alto en el embarazo es normal

Los cambios hormonales y el aumento de sangre en el organismo provocan muchos cambios en tu cuerpo. Uno de ellos es el aumento del colesterol en sangre, que se hace visible a partir del segundo trimestre de embarazo.

Al recoger los análisis del segundo trimestre y ver que tus niveles de colesterol están en torno a 250 mg/dl puede que te preocupes, pero tranquila, son niveles normales en mujeres embarazadas.

El colesterol aumenta durante la gestación porque es imprescindible para el correcto desarrollo del bebé:

- Ayuda a producir las membranas celulares, la vitamina D y los ácidos biliares

- Es fundamental para las funciones neurológicas y la formación de recuerdos

- Está presente en todas las células del cuerpo

- Es necesario para fabricar todas las hormonas esteroides (glucocorticoides, mineralocorticoides, andrógenos, estrógenos y progestágenos).

 

Valores adecuados de colesterol en el embarazo

Para cubrir las necesidades de colesterol del bebé que está en crecimiento la sangre se hace más espesa y necesita más colesterol. Por eso, sus niveles aumentan entre un 30 y un 50% durante la gestación. Los valores habituales en una embarazada van desde 150 en las primeras semanas de gestación hasta 300 mg/dl en las últimas semanas. 

Sin embargo, más allá de 300 mg/dl puede provocar problemas en el bebé, como parto prematuro, alteraciones en la placenta, preeclampsia si va unido a una tensión arterial alta, posibles lesiones en los vasos sanguíneos del feto o ateroesclerosis en el bebé. Por eso, el ginecólogo valorará tus niveles de colesterol y, si son muy elevados, te derivará al endocrino para hacer una dieta baja en grasas que evite estas posibles complicaciones.

También el colesterol bajo puede dar lugar a problemas, como bajo peso en el bebé, , aparición del síndrome de Smith-Lemli-Opitz o problemas de desarrollo y aprendizaje, lo que significa que no debes eliminar las grasas buenas de tu dieta, solo las malas (grasas saturadas), y consumir productos con grasas saludables como el aceite de oliva, los pescados azules, los frutos secos o los aguacates.

Pasada la cuarentena te realizarán una revisión para ver si todos tus niveles de perfil lipídico han vuelto a su normalidad, incluido el colesterol. Lo normal es que así sea, pero, si sigues teniendo el colesterol alto i padeces tambuién obesidad, debes introducir cambios en tu dieta e incluso tomar medicación si es necesario ya que el colesterol alto fuera del embarazo puede causar enfermedades cardiovasculares, por lo que se debe controlar. 
 

Alimentos que ayudan a bajar el colesterol

Si tu ginecólogo te ha dicho que tu colesterol es demasiado elevado, puedes reducirlo siguiendo una dieta rica en estos alimentos:

- Pescados y frutos secos, ricos en grasas mono y poliinsaturadas, que ayudan a aumentar el colesterol bueno y reducir el malo.

- Cereales integrales, legumbres, frutas y verduras, ricas en fibra que reducen el colesterol malo y evitan el estreñimiento.

- Isoflavonas de soja que reducen los niveles elevados de colesterol en sangre.

- La alicina, un fitonutriente presente en el ajo, también disminuye los niveles de colesterol.

- Coliflor, espárragos, champiñones, ajo, cebolla, patatas y alubias blancas, ricas en fitonutrientes que tienen propiedades beneficiosas para controlar los niveles de colesterol.

- Lácteos y derivados, preferentemente semidesnatados para reducir el consumo de grasas.

- Carne blanca como el pollo, el conejo o el pavo, bajas en grasas y más saludables.

- Evita consumir alimentos procesados, bollería industrial, fritos y todo tipo de comida basura.


Fuentes:

Blott, Maggie (2015), Tu embarazo día a día, Barcelona, Ed. Planeta.

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 15-09-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.