Botiquín natural para tu embarazo

Botiquín natural para tu embarazo
comparte

A estas alturas sabrás ya que el embarazo no es ningún camino de rosas. A lo largo de los nueve meses es normal experimentar cierta clase de molestias propias de esta etapa que en ocasiones pueden arruinarte un día que en principio se antojaba feliz. Pero, por si fuera poco, a estos malestares se une el hecho de que la gestación es, si no la principal, sí una de las más importantes contraindicaciones de la mayor parte de los fármacos

No te puedes perder ...

¡No desesperes! A continuación te ofrecemos una serie de consejos naturales para lidiar contra algunos de estos molestos achaques, sin tener que recurrir a las pastillas.


Mareos matutinos y náuseas

Los remedios que se utilizan para viajar en barco que evitan las desagradables indisposiciones provocadas por la navegación pueden ser la solución: Hazte, por ejemplo, con unas pulseras de acupresión o brazaletes antimareo. A diferencia de las pastillas, no producen los efectos de somnolencia que causan éstas. Aunque te pueda sonar inverosímil, las muñequeras ejercen presión en ciertas partes de la muñeca, que hacen que no te marees, incluso si despiertas en tierra firme.

Otra solución es tomar comidas frías y alimentos con alto contenido líquido. Especialmente los cítricos. Un limón o una naranja por la mañana, en cualquiera de sus formas, pueden hacer milagros. Acostúmbrate a incorporar una rodaja de limón, naranja o pomelo en el té del desayuno. ¡Notarás la diferencia!

Aunque de natural tengan poco los refrescos gaseosos como la coca-cola o la tónica pueden ser también de gran ayuda. Bebe a pequeños sorbos y asegúrate de que esté muy frío.

Las infusiones a base de hojas de frambuesa son conocidas por sus propiedades para frenar las náuseas y mareos matinales. Son ricas en hierro y además ayudan a fortalecer la pared del útero, incrementar la producción de leche y reduce los dolores del parto.  Si bien, existe cierta controversia acerca del momento en que debe usarse. Muchos expertos recomiendan prudencia y aconsejan tomarla exclusivamente a partir del segundo trimestre, ya que se ha relacionado con la presencia de hemorragias.

El jengibre también te puede ayudar a mitigar las náuseas al comienzo del embarazo. Tómalo en infusión o rallado para aderezar tus comidas.

>Zumos antináuseas

Mezcla en la licuadora o con la batidora los siguientes ingredientes:
- Jengibre, kiwi y menta.
- Manzana, jengibre y zanahoria.
- Piña, kiwi, naranja y menta.

Los ingredientes de estos zumos son excelentes remedios contra las náuseas y ¿qué mejor forma de combatirlas que empezando el día con un revitalizante zumo de frutas?

Ardor de estómago y gases

En primer lugar evita a toda costa aquellos alimentos que puedan provocar flatulencia. Si tenías propensión a padecer gases, ahora que estás embarazada posiblemente expulsarás más de lo habitual y te sentirás más hinchada después de comer. Elimina de tu dieta las legumbres, la coliflor, el brócoli, las bebidas carbonatadas y todas aquellas comidas que produzcan gases.
Disminuir la cantidad de alimento en cada comida y comer más a menudo contribuye a mantener la hinchazón a raya. Es preferible por lo tanto realizar cinco, seis o siete pequeñas comidas que dos copiosas.

Las hojas de menta en infusión son muy eficaces, así como las elaboradas con nebrinas (fruto del enebro) y anises. El anís es digestivo carminativo y además aumenta la secreción láctea. Es recomendable el fruto de anís, reducido a polvo o tomado en infusión, ya que la esencia no actúa de la misma manera.

La corteza de naranja amarga es un excelente tónico estomacal y carminativo (facilita la expulsión de los gases).

El comino también es estimulante peristáltico, (excita los movimientos del estómago), y por lo tanto carminativos. Empléalo en polvo o en infusión.

Dolor de cabeza

Descansa en lugares oscuros, apartada de la luz. Siéntate o túmbate en una habitación a oscuras colocándote una compresa fría en la frente o sobre aquellas partes de la cabeza donde sientas el dolor.

Presionar los puntos de la cabeza y cuello donde se concentra el dolor realizando un pequeño masaje muchas veces suele ser más eficaz que una aspirina.

En ocasiones una ducha o un baño con agua tibia es suficiente para “lavar” el dolor y hacerlo desaparecer. Si añades unas gotas de eucalipto además conseguirás descongestionar las vías respiratorias. La sinusitis, a veces, puede ser el origen de la cefalea.

Aficiónate a la reflexología y los masajes. Mirado por el lado bueno, ya tienes la excusa perfecta para dejarte caer por un spa más a menudo. Los beneficios del agua o los masajes pueden ser lo que necesites para quitarte ese “peso” de encima.

No olvides descansar y dormir en un espacio con aire fresco y ventilado.

Se sabe que en las jaquecas intervienen numerosos factores, entre los que se incluye el estrés, los cambios hormonales, la falta de sueño, la ingesta de determinados alimentos, etc. Presta atención a las posibles causas, cambiar ciertas rutinas puede atajar el origen de los dolores de cabeza.


Encías inflamadas

Durante la gestación la salud oral de las mujeres requiere más atención, ya que los cambios hormonales también pueden causar alteraciones en las mucosas de la boca. Es frecuente entre las embarazadas, la aparición de gingivitis (inflamación de las encías) que si bien suele desaparecer tras el parto debe mantenerse bajo control para evitar que derive en una patología más grave.

Para contener las posibles molestias relacionadas, una buena higiene (a pesar del posible sangrado durante el cepillado) es fundamental.

Enjuágate con agua con sal tras lavarte los dientes siempre que notes sensibilidad o inflamación.

La infusión de hojas de frambuesa es un buen remedio como enjuague bucal para las encías hinchadas y las úlceras de boca.


Estrés y ansiedad

No hace falta decir que la ansiedad no es nada recomendable ni para tu salud ni para la del pequeño. Así que si este se ha convertido en tu estado habitual… ¡ponte en forma! Apúntate a clases prenatales. En la mayoría de los gimnasios tienen programas especiales con ejercicios para embarazadas. El ejercicio físico es uno de los mejores liberadores de estrés, ya que descarga endorfinas que elevan tu humor y, además, te ayudan a mantenerte saludable y en forma durante los nueve meses.

Relájate. ¿Cómo? Prepara un ambiente tranquilo: una habitación oscura o con luz suave, y pon música relajante que inspire calma. Permanece sentada durante una media hora diaria y haz de este momento una rutina. Si un día no puedes permitirte 30 minutos, hazlo al menos durante 15.

Para evitar la ansiedad puedes recurrir también a ciertos alimentos “tranquilizantes”. Es el caso de cereales como la avena o el trigo, que son fantásticos relajantes naturales. Habitúate a incluir al menos una ración en tu dieta diaria. La levadura de cerveza, por su alto contenido en vitamina B, es también un gran complemento para luchar contra la ansiedad. Puedes consumirla junto a la leche o el yogur.

Entre las plantas que reducen la excitabilidad nerviosa están además la valeriana, el tilo y el naranjo dulce. Hazte infusiones con una mezcla de todas ellas y añádeles un poco de miel.

El agua de azahar, sola o con tila, procura un sueño tranquilo en estados de excitación.

La melisa, una conocida planta con un característico olor a limón, tomada en forma de tisana, se emplea también para aliviar los nervios, facilitar las digestiones difíciles en ciertos estados nerviosos y calmar los dolores de cabeza provocados por la ansiedad.


Un último consejo->Sólo porque un alimento sea natural no significa que necesariamente sea bueno o sano. Hay muchas hierbas y plantas, totalmente naturales, que están contraindicadas durante la gestación o en algún caso concreto. Antes de tomarlas, no olvides consultar siempre a tu ginecólogo.
 

Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora de probabilidades de embarazo. Se trata de un cuestionario que propone una serie de síntomas relacionados con la gestación y, en función de sus respuestas, arroja como resultado una probabilidad dada.


Fuentes: Plantas medicinales. Pío Font Quer.

Fecha de actualización: 21-07-2008

Redacción: Lola García-Amado

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

1 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
  1. Anónimo

    "Me gustaría saber si el miso está desaconsejado durante la gestación. Estoy embarazada de dos meses y mi desayuno cada mañana consiste en un consomé de miso y 5 piezas de fruta. Me gustaría saber si estoy haciendo lo correcto, pues en muchos sitios comentan que el miso es demasiado depurativo, aunque no he leído contraindicación en ninguna parte... Es más, veo que contiene todo el calcio y hierro entre otros, que necesitamos las embarazadas, más aún teniendo en cuenta que no consumo lácteos y que esta puede ser una buena fuente para cubrir esas 'carencias'.".

    Responder
    ×


    ×
    ×
    ×
    */?>