• Buscar
Publicidad

Miedos de las madres primerizas

Miedos de las madres primerizas

Los principales temores de las madres primerizas son la salud del bebé, no ser buena madre y problemas derivados de la lactancia. Para acabar con estos miedos lo mejor es buscar apoyo y consejo en los pediatras y matronas, así como recurrir a fuentes de información fiables.

Publicidad

Índice

 

Ser madre primeriza

Ya has dado el paso, estás embarazada y esperando a tu primer hijo. La emoción por verle la carita a tu ‘mini yo’ y el miedo a no estar a la altura vienen a partes iguales.

Lo que está claro es que esta nueva etapa va a estar llena de desafíos diarios. Va a ser una transición importante, en la que duermas poco, te canses mucho y tengas que estar al 100% para tu bebé.

Aunque todo esto parezca imposible, tranquila, muchas mujeres han pasado por lo mismo y lo han superado.

Los primeros embarazos suelen ser menos intensos, en el sentido de que empiezas a asentir al bebé más tarde, en parte porque no reconoces cuáles son los movimientos del bebé, por lo que puedes confundir una patadita con otras cosas.

Lo que cambia por completo en los primeros embarazos es el cuerpo. Las oleadas de hormonas transforman tu cuerpo y mente. Por fuera te empezará a crecer el pecho y puede que tengas algo de acné. Por dentro, tus músculos se aflojarán, sobre todo en la zona pélvica.

No te puedes perder ...

Las dietas vegetarianas durante el embarazo

Las dietas vegetarianas durante el embarazo

Desde el momento en que te enteras de que estás embarazada,  debes poner especial cuidado y atención a la alimentación. Para permitir un desarrollo normal del bebé es fundamental aumentar tanto la calidad como la cantidad de calorías que ingieres. Esta atención en tu alimentación durante el embarazo, y también durante la lactancia, es especialmente importante para las mujeres vegetarianas.

Y tambien:

No te preocupes por los cambios, tu cuerpo sólo está preparándose para el momento de dar a luz.
 

Preocupaciones de una madre primeriza

De acuerdo a un sondeo que ha realizado Suavinex entre su comunidad El Club de las Madres felices el principal miedo de las madres primerizas (83%) es que su bebé sufra algún problema de salud. En segundo lugar se sitúa el miedo a no ser buena madre (39,9%), destacando la inquietud de no saber identificar las necesidades del bebé (dolor, sueño y hambre) cuando éste llora.

La alimentación, en especial el periodo de lactancia, también preocupa a las madres primerizas; el 37,4% de las encuestadas teme el momento del inicio de la lactancia, al 27% le preocupa el peso del bebé y un 25% teme que su bebé sufra cólicos del lactante.

Otra dificultad para las madres primerizas es el momento del baño (10%): no saber coger al bebé, limpiar adecuadamente el ombligo y posibles descuidos en la bañera.

También está la duda de saber cuándo cogerlo en brazos y cuándo dejarlo llorar en la cuna. Algunas madres tienen miedo de que el bebé se acostumbre demasiado a estar en brazos y que esta dependencia se mantenga con los años.

Aunque no en todos los casos, otro de los miedos de las madres primerizas son las comparaciones con otras madres y bebés de la misma edad o las reprimendas sobre cómo cuida a su bebé. Las comparaciones nunca fueron buenas, cada caso es único y solo un especialista en pediatría y el propio padre o madre sabrá qué es lo mejor para el bebé.
 

Consejos para las madres primerizas

Tener dudas, estrés y preocupaciones ante la llegada del bebé es normal en los padres primerizos. Es una situación nueva que implica mucha responsabilidad, por lo que es normal sentirse desbordados. Sin embargo, siguiendo estos sencillos consejos se puede afrontar esta nueva etapa con tranquilidad:

1. Acudir a todas las citas con la matrona y el pediatra para controlar que todo está en orden con respecto a la salud del niño y hacer todas las preguntas necesarias, sobre todo en los primeros meses del bebé. Intentar mantener una vía abierta de contacto con estos profesionales de la salud puede ayudar mucho a la seguridad de los padres.

2. Recurrir a fuentes de información fiables es una manera de disipar dudas y poder mantener la calma en todo momento, ya que cuanta más información tengan los padres mejor criterio de decisión tendrán. Libros especializados en crianza y salud del bebé así como webs y foros específicos. Eso sí, ten cuidado de que las fuentes sean fiables.

3. Recurrir a la tribu para solicitar ayuda. Abuelos, tíos, amigos e incluso vecinos conforman la tribu, clave en la crianza de un bebé, y ellos son el soporte en muchos sentidos para las familias con hijos. Pedir ayuda en los primeros meses es importante, no sólo en cuestiones logísticas, como cuidar al bebé durante unas horas para que los padres descansen o hagan cualquier tarea, sino también emocional e informativa, ya que la experiencia en la crianza es muy valiosa.

4. Aplicar el sentido y saber relativizar es importante para unos padres que pueden estar algo desbordados los primeros días de vida del bebé.

5. Recordar que ser madre es una experiencia maravillosa, aunque al principio sea desconcertante e incluso duro. Mantener un pensamiento positivo y una actitud optimista ayuda a saber que los primeros días pasarán y que vivir la maternidad es la mejor experiencia que una persona puede disfrutar.


Fuente:

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

Fecha de actualización: 04-08-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×