×
  • Buscar
Publicidad

Síntomas del sobreparto

Síntomas del sobreparto

Pensar que tras el parto todos los efectos que nos ha producido el embarazo desaparecen es algo erróneo. Dependiendo de las características del parto, la recuperación de este será más o menos difícil o duradera en cada caso. Quédate para descubrir más acerca de los síntomas del sobreparto o posparto.

Publicidad

Índice

 

¿Qué es el sobreparto?


Tu bebé ya está en el mundo, te sientes mucho más ligera, pero quizás no sientas tu cuerpo tal y como lo recordabas antes del embarazo. Durante las primeras semanas después del parto, tu cuerpo comienza a sanar y a adaptarse a no estar embarazada. A esto se le llama posparto, puerperio o sobreparto. Tu cuerpo pasa por muchos cambios a medida que se recupera y estos cambios son diferentes para cada mujer.

Las primeras semanas después del parto también son un momento para crear lazos afectivos con el bebé y establecer una rutina para cuidarlo. Tu médico te verá para un chequeo de 2 a 6 semanas después del parto. Este es un buen momento para discutir cualquier inquietud, duda o preocupación, no solo acerca del bebé, sino también de ti.

Es probable que después del parto te sientas dolorida durante unos días y muy cansada durante varias semanas. Puede tomar de 4 a 6 semanas volver a sentirse bien, y posiblemente más si tuviste un parto muy duradero o por cesárea.

Durante los próximos días y semanas, es posible que tengas algo de sangrado y dolores posteriores a medida que el útero se encoge.
 

Síntomas del sobreparto

No te puedes perder ...

¿Se puede confundir la menstruación con embarazo?

¿Se puede confundir la menstruación con embarazo?

Los primeros síntomas del embarazo se pueden confundir con los de la menstruación porque son muy similares. Por este motivo, hay mujeres que tardan algún tiempo en descubrir que están embarazadas. Lo más normal es que la mujer que no tenga en mente quedarse embarazada espere a que le venga la regla y, la que tenga el deseo de ser madre, piense que sea una probabilidad de embarazo y se haga enseguida un test de embarazo.

Y tambien:


Has pasado los últimos nueve meses haciendo crecer a un ser humano dentro de ti. El embarazo es un proceso increíble, transformador e inspirador. Pero, sobre todo, un proceso más complejo de lo que pensamos y que requiere muchos cambios en nuestro cuerpo. El bebé necesita crecer, por lo que los músculos del estómago se estiran para permitirlo. Luego necesita salir de alguna manera, por lo que las caderas se ensanchan para acomodarlo. También necesita alimentarse, por eso el cuerpo produce la placenta.

Todo es bastante sorprendente. Los rápidos cambios del embarazo ciertamente se ralentizan después de haber dado a luz, y ya teniendo al bebé en brazos eventualmente sentirás como si tu cuerpo hubiera vuelto a la "normalidad", pero por un tiempo habrá algunos cambios más por venir ...

Es importante estar preparada para los cambios corporales posteriores al embarazo. Algunos de ellos pueden ser:

- Perderás peso en la primera semana: casi todo el peso que perderás será por la retención de líquidos.

- Deberás cuidar los puntos de sutura: si te hicieron suturas perineales, mantenlas limpias lavándolas con sal tibia o agua corriente. No uses jabones ya que pueden causar una infección. Puedes optar por no usar ropa interior en casa para reducir las molestias. Hoy en día, la mayoría de los puntos son absorbibles, por lo que no será necesario que te los quiten.

- Tus pechos se agrandarán: probablemente incluso sean más grandes de lo que eran durante el embarazo. Después del parto, las hormonas envían un mensaje indicando que es hora de comenzar a producir leche para alimentar al bebé. Durante los primeros días, producirás calostro, una sustancia muy nutritiva de color amarillo que es más espesa que la leche que vendrá después. Repleto de anticuerpos e inmunoglobulinas esenciales, el calostro le da al bebé la nutrición que necesita inmediatamente después del nacimiento. Es bastante sorprendente: el calostro protege contra bacterias y virus y también tiene un efecto laxante leve, lo que ayuda al bebé a defecar por primera vez. Después de dos o tres días, la leche “bajará” y notarás los pechos más duros. Es probable que te causen molestias, pero amamantar al bebé con frecuencia es la mejor manera de aliviar el dolor. También permitirá al cuerpo regular la cantidad de leche que produce.

- Estarás con las emociones a flor de piel: tus emociones pueden ser frágiles en las semanas posteriores al nacimiento de tu bebé. Los estudios estiman que hasta el 80 por ciento de las nuevas mamás sienten la necesidad de llorar después de dar a luz. También puedes sentir ansiedad por la nueva situación. 

- Deberás cuidar tu suelo pélvico: el embarazo y el parto son muy exigentes con él. Puedes notar, después del parto, que tienes pérdidas de orina. No es nada de lo que avergonzarse. Los ejercicios regulares del suelo pélvico te ayudarán a fortalecerlo.

- Tu vagina estará hinchada y amoratada: al fin y al cabo, hace nada salió por ahí el cuerpo de un bebé.

- El útero se contraerá: cuando empiezas a dilatar, el útero pesa 15 veces más que el tamaño que tenía antes del embarazo. El útero comenzará a contraerse después del parto (amamantar puede ayudar a acelerar el proceso) y, a veces, puede ser doloroso (similar al dolor menstrual intenso).

- Experimentarás sangrado vaginal: ya sea que hayas tenido un parto vaginal o una cesárea. Después del parto, sangrarás mucho durante aproximadamente una semana (loquios). Esta es la forma del cuerpo de eliminar el revestimiento del útero y cualquier exceso de sangre; en otras palabras, es completamente normal.

- Te verás el estómago más flácido: tu estómago puede tener estrías y estará bastante flácido durante las primeras dos semanas después del nacimiento debido a lo que se ha expandido la piel para dejar crecer al bebé. La lactancia materna ayuda a tensar esta piel flácida y, a medida que el útero se contrae, el estómago volverá a su estado anterior.

- Notarás el pelo opaco: tu cabello puede perder su brillo. Uno de los efectos secundarios biológicos más agradables del embarazo es el cabello más grueso y abundante. Pero, en general, esto solo dura en el embarazo y es posible que se te caiga más el cabello en los meses posteriores al nacimiento del bebé.
 

¿Cómo empiezo mi recuperación?


Es fácil cansarse demasiado y sentirse abrumada durante las primeras semanas después del parto. Tómatelo con calma. Intenta dormir cuando lo haga el bebé, no descansar correctamente es el peor de los enemigos.

Tu pareja, tus familiares o amigos serán un gran apoyo, sobre todo durante los primeros días cuando todavía estés algo más débil. No te sientas mal porque se ofrezcan a hacerte las tareas que requieren más esfuerzo como limpiar la casa o hacer la compra.

Guarda tiempo a solas para ti, para relajarte. Son días con más movimiento del que estabas acostumbrada, las visitas y tu nuevo hijo te dejarán poco tiempo para descansar, por lo que, cuando cuentes con tiempo libre, aprovéchalo.

En este momento tras el parto, las emociones están muy presentes. Puedes mirar a tu bebé y sentirte muy feliz, pero a la vez sentirte cansada, confundida o preocupada por lo que pueda pasarle y las nuevas responsabilidades que tienes a partir de ahora.

Muchas mujeres sufren de "depresión posparto" durante los primeros días después del parto. La "depresión posparto" generalmente alcanza su punto máximo alrededor del cuarto día y luego desaparece en menos de 2 semanas. Si sufres tristeza durante más de unos pocos días, o si tienes pensamientos de hacerte daño, llame a tu profesional de medicina de inmediato. El personal sanitario y de salud mental serán los encargados de diagnosticarte y tratarte.


Fuentes:

Smulders, Beatrijs (2010), Posparto seguro y los primeros meses tras el parto, Ed. Medici.

National Healthcare System UK

Fecha de actualización: 24-09-2020

Redacción: Laura Abad

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.