Ponte en forma después del parto

Ponte en forma después del parto
comparte

Hacen falta más de nueve meses para que el organismo de la mujer se recupere del embarazo y del parto. Durante la primera semana te sentirás débil e incapaz de dar un paseo o de levantar peso. Aunque te sientas bien, no te lances a practicar ejercicio como una loca, pues sólo conseguirás alargar el tiempo de recuperación. Debes ir poco a poco y sobre todo, cuidándote mucho, pues el bebé todavía depende de ti. Aprende qué ejercicios son los adecuados para recuperar tu figura y volver a sentirte tan guapa como antes

Cómo se recupera tu cuerpo

Tras el parto, llega la recuperación. Las cuatro semanas siguientes tras haber dado a luz forman parte del puerperio, periodo en el que el cuerpo va volviendo a su normalidad física, aunque el ajuste emocional lleva más tiempo. Tu organismo vuelve a sufrir cambios, esta vez para retornar a su estado anterior al parto. Pero así como las secuelas internas del embarazo y el parto se pasan en un mes, las externas tardan más. Recuperar una figura perfecta, como si nunca hubieras dado a luz, requiere tiempo y esfuerzo, pero con paciencia y voluntad, nada es imposible.

Cuello uterino y vagina: Durante el parto se estiran los dos, y necesitarás entre 7 y 10 días para recuperar su elasticidad y tamaño anteriores. Los ejercicios del suelo pélvico (que te explicamos más abajo) ayudarán a tensar de nuevo la vagina. Empieza en cuanto hayas dado a luz.

Hueco de la placenta: Mientras se recupera el hueco de la placenta, puede haber sangrados que duren hasta seis semanas. Estos derrames (loquios) se producen en tres fases de color: rojo (4-5 días), rosa a marrón (6-8 días), amarillo a blanco (7-10 días). Si haces algún esfuerzo, puede que empieces a sangrar, y los loquios volverán a ser rojos y copiosos. Comunícaselo a tu médico y siéntate con las piernas elevadas.

Útero: El útero vuelve al tamaño que tenía durante el cuarto mes de embarazo justo después del parto. Al cabo de diez días, ya no podrás sentirlo en tu abdomen. Hacen falta unas seis semanas para que recupere el tamaño original previo al embarazo.

Ovulación: Si no das el pecho, puede que empieces a ovular al cabo de 6-14 semanas de dar a luz; la menstruación aparecerá de 8 a 16 semanas después. Las hormonas de la lactancia pueden suprimir la regla durante meses, pero no lo emplees como método anticonceptivo.


 Cuidar de tu cuerpo

 La grasa acumulada en tu cuerpo durante el embarazo, destinada a proporcionarte las calorías que necesitas para amamantar, tardará unas semanas en agotarse, pero a muchas mujeres les sorprende lo rápido que recuperan la figura y el peso que tenían antes en cuanto dan de mamar.

Además de realizar estos ejercicios a diario, te recomendamos que cuides tu piel. Usa una crema reafirmante y una hidratante a diario. Verás como te ayudan a tensar la piel para que vuelva a su estado anterior, sobre todo en el vientre. Aplícate las cremas todos los días dándote un masaje en círculos.


Ejercicios postnatales

Perder peso no es lo mismo que recuperar el tono muscular. Necesitarás ejercitar los músculos abdominales y del perineo para que vuelvan a la normalidad. Sin embargo, justo después del parto, encontrar tiempo y ganas de hacer ejercicio puede parecer un sueño imposible. Aprovecha los momentos en los que el bebé duerme, que ahora son la mayoría, para realizar unos sencillos ejercicios en tu casa que no te llevarán mucho tiempo.

Empieza suavemente y no te olvides de calentar antes. Es mejor comenzar poco a poco, por ejemplo, con dos repeticiones de cada ejercicio al día e ir subiendo hasta diez. Si algún ejercicio te provoca dolor, para.

1- Arquear la espalda. Colócate a cuatro patas con las manos y las rodillas ligeramente separadas. Contrae las nalgas y arquea lentamente la espalada hacia arriba. Mantén los brazos estirados, pero sin bloquear los codos. Este ejercicio alivia el dolor de la zona lumbar.

Con barriga y... ¡en forma!

Con barriga y... ¡en forma!

Existen varios estudios que aseguran que realizar ejercicio físico durante el embarazo ayuda en la tarea del parto. Así que todo lo que te pueda servir para facilitar ese arduo trabajo deberías considerarlo.

 

 



2- Tonificar el estómago. Tumbada en el suelo, con las rodillas flexionadas y los brazos estirados junto al cuerpo. Mete la tripa y presiona la espalda contra el suelo. Aguanta cuatro segundos y repite.



3- Enroscarte. Intenta este ejercicio abdominal cuando hayan pasado al menos dos semanas. Tumbada con las piernas dobladas como antes, intenta tocarte las rodillas deslizando tus manos por los muslos. Con las manos tan cerca de las rodillas como puedas, al espirar, contrae los músculos del estómago y levanta la cabeza. Cuanta hasta cuatro y relájate.
 

4- Levantar las piernas. Este sencillo ejercicio fortalece los muslos y músculos abdominales. Tumbada de lado, sujeta la cabeza con una mano y equilibra el cuerpo apoyando la otra mano frente a ti. Asegúrate de que tus piernas están alineadas con la cadera y el hombro. Con la rodilla y el pie mirando de frente, levanta la pierna estirada hacia arriba hasta llegar a la altura del hombre, cuenta hasta dos y baja. Repite unas cuantas veces, luego date la vuelta y repite con la otra pierna.


5- Flexiones laterales. De pie con los brazos separados y los brazos a los lados, dóblate lentamente por la cintura al mismo tiempo que estiras hacia fuera. Vuelve a la posición inicial y repite el otro lado.

 

 




6- Ejercicios del suelo pélvico. El suelo pélvico consta de una serie de músculos y de tejido fibroso que cuelga como un embudo de los huesos pelvianos. Las capas musculares son más gruesas en el perineo, donde se sitúan los orificios de la uretra, la vagina y el ano.

-Contrae los músculos del suelo pélvico y relájalos con rapidez. Repite cinco veces.

-Contrae los músculos y aguanta mientras cuentas hasta cinco, relájalos lentamente. Repite cinco veces.

-Para terminar, repite el mismo ejercicio cinco veces más.


La figura no lo es todo

Aunque recuperar tu peso te parezca lo más importante, no te obsesiones. Tener un cuerpo 10 en 2 o 3 meses es casi imposible, a no ser que seas una súper modelo con un entrenador personal para ayudarte y una niñera particular para cuidar al niño. Si no es ese tu caso, probablemente tardes casi un año en volver a verte perfecta, lo que no significa que no estés guapa desde el primer día. La belleza no depende sólo de la figura, sino todo lo contrario, el rostro y el pelo dicen más de una persona que su cuerpo. Por eso es importante que no te centres en tu él y te olvides de lo demás.

Un pelo bonito y un corte de pelo adecuados son esenciales para estar más guapa. Este es un buen momento para hacerte un cambio de look y quizá teñírtelo o darte unas mechas. Pero esto último dependerá de la salud de tu pelo, ya que muchas mujeres notan cómo se les cae tras el parto. Es un hecho normal que suele comenzar a los tres meses y dura aproximadamente seis. Para contrarrestarlo, usa champú anticaída y vitaminas, además de mascarillas y suavizantes y, por supuesto, quedan excluidos los tintes con amoniaco o las permanentes, ya que te estropearán el pelo y se te caerá más.

El rostro. El cloasma gravídico o “paño del embarazo” -la hiperpigmentación de la piel del rostro que aparece en manchas- se suele pasar a las pocas semanas. Es conveniente que sigas usando un factor de protección alto para proteger tu piel de los daños solares y que vuelva a tener un tono uniforme. También es recomendable usar una hidratante a diario para mantener la piel suave.

Si tu problema durante el embarazo no fueron las manchas, sino la piel grasa, también se recuperará en cuanto el nivel de hormonas disminuya. Mientras esto ocurra, sigue usando tónicos y cremas limpiadoras.

Las mamas. Si estás dando de mamar, sigue los consejos de tu médico sobre la mejor manera de hacerlo, ya que te evitará heridas o el ensanchamiento de las grietas en los pezones. Es bueno que uses una crema contra las grietas, pero ten mucho cuidado de retirar cualquier resto de ella antes de darle el pecho al bebé, ya que podría intoxicarle.

 


 


Fuente:

Stoppard, Dra. Miriam (2006), Padres primerizos, Barcelona, Pearson.

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×