Riesgos de una tercera cesárea

Riesgos de una tercera cesárea
comparte

Hasta hace unos años se desaconsejaba tener un tercer embarazo si los dos previos habían acabado en una cesárea, ya que una tercera cesárea puede ser muy peligroso. Actualmente cada vez se permiten más, aunque, si has tenido dos cesáreas y quieres tener un tercer hijo, debes conocer los riesgos que una tercera cesárea podrían implicar.

La cesárea es una intervención quirúrgica que consiste en realizar una incisión en la parte baja del vientre de la madre para sacar al bebé a través de ella. Los motivos para realizar una cesárea pueden ser variados, desde sufrimiento fetal, estrechez de la pelvis, macrosomía del bebé, infecciones maternas que impidan un parto vaginal, mala posición del bebé, falta de dilatación de la madre, etc. De igual modo, la cesárea puede ser programada (si se comprueba que el parto vaginal es imposible) o de urgencia, si se recurre a ella durante el parto por problemas en este.


Como todas las intervenciones quirúrgicas, la cesárea puede presentar ciertas complicaciones, como hemorragia, infección, rotura uterina, etc. Por eso, solo se debe recurrir a ella cuando sea totalmente necesario, y nunca por motivos injustificados.


En cuanto a tener un parto vaginal tras una cesárea, es totalmente posible y, de hecho, lo que se debe intentar siempre que sea posible y se den las circunstancias para ello. Por eso, es posible que tu primer parto acabara en cesárea, y el segundo sea vaginal, por lo que podrás tener sin problemas más hijos si es lo que quieres.

Riesgos de placenta baja

Riesgos de placenta baja

La placenta baja no suele ser un problema al principio del embarazo, pero si esta se mantiene durante la gestación puede generar ciertos riesgos de los que debes estar pendiente.


Sin embargo, también puede ocurrir que los motivos que causaron tu primera cesárea se reproduzcan en el segundo embarazo, por lo que es muy posible que este segundo embarazo acabe de nuevo en cesárea. Esto te planteará una duda sobre si puedes o no tener un tercer hijo, ya que si los dos previos han sido cesáreas, lo más normal es que el tercero acabe igual (aunque hay muchos estudios que afirman que es posible un parto vaginal tras múltiples cesáreas, pero la práctica indica que rara vez es así).


Actualmente han mejorado mucho las cesáreas y cada vez es una operación menos dañina para el cuerpo de la madre. Las recuperaciones son mejores y la incisión es mucho más pequeña, por lo que los riesgos son menos y, en la mayoría de los casos, se permite una tercera cesárea siempre que la recuperación de las dos primeras hayan sido buenas, no se presentaran complicaciones posteriores, la incisión fuera horizontal (en las verticales hay mayor riesgo) y haya pasado el tiempo necesario entre un embarazo y el siguiente. Si hablamos de una tercera cesárea, habría que dejar pasar al menos 3 años entre un parto y el siguiente para permitir que la pared uterina y los músculos abdominales se recuperen totalmente.


Por otra parte, 3 es el número máximo de cesáreas que recomiendan todos los médicos, por lo que no se debe buscar un cuarto embarazo si los 3 previos han acabado en cesárea.


Riesgos de una tercera cesárea


El mayor riesgo de una tercera cesárea es la rotura de la bolsa uterina, una complicación muy grave puesto que se acompaña de una elevada mortalidad materna y fetal. Las cesáreas previas debilitan la pared del útero, lo que aumenta la posibilidad de sufrir una rotura de la bolsa.


Según los datos estadísticos, la probabilidad de sufrir una rotura aumenta cuatro veces si existen dos cesáreas previas, y más aún si son tres, por eso no se debe practicar una cuarta cesárea. De hecho, es una complicación tan grave que, en algunos hospitales, ofrecen a las madres que han sufrido tres cesáreas ligarse las trompas en la misma intervención para evitar un cuarto embarazo. Y, aunque algunas mujeres han llegado a tener hasta cinco cesáreas, es algo muy peligroso, por lo que se debe evitar, aunque la última palabra la tiene la mujer.


Está comprobado que cada cesárea aumenta el riesgo de morbilidad materna, aunque los estudios no han conseguido determinar el tope, pero se considera que tres es el número máximo para evitar complicaciones serias.


Otros problemas asociados a la cesárea de repetición son anomalías en la inserción placentaria que puede dar lugar a complicaciones como la placenta acreta o la placenta previa, rotura uterina, histerectomía, hemorragias, lesiones en los órganos vecinos (vejiga e intestinos), adherencias y mortalidad materna.


No obstante, la mayoría de los autores afirman que los riesgos aumentan si las cesáreas previas no se realizaron correctamente, por lo que es posible minimizar estos riesgos con un control del embarazo adecuado que detecte cuanto antes problemas como la placenta acreta y un equipo médico adecuado que atienda el parto. Eso significa que, en ciertos casos, se podrían tener más de tres cesáreas sin problemas, pero siempre debe ser tu ginecólogo quien te indique lo más adecuado en tu caso según tu historial. No obstante, antes de decidir hay que ser consciente de estos riesgos e informarse bien.


En resumen, aunque hay mayores riesgos en una tercera cesárea que en una primera, los riesgos pueden ser mínimos si las dos cesáreas previas trascurrieron sin complicaciones, la mujer se recuperó bien, las incisiones previas son horizontales, el embarazo transcurre con normalidad, cuenta con un equipo médico bien preparado y han pasado al menos 2 años entre un parto y el siguiente. Así que si quieres tener un tercer hijo y los dos primeros nacieron por cesárea, no tiene por qué haber ningún problema y puedes cumplir tu sueño. 


Fuentes:

Sanitas: https://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/embarazo-maternidad/quedarme-embarazada/riesgos-tercera-cesarea/index.html

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×