×
  • Buscar
Publicidad

Parto con yoga

Parto con yoga

Realizar ejercicio físico controlado durante el embarazo es muy beneficioso tanto para la madre como para el bebé. En los últimos años se ha popularizado el yoga entre las embarazadas, al ser un ejercicio adaptable a todos los niveles y un magnífico preparatorio para el parto además de proporcionarnos momentos de desconexión y relajación tan necesarios en la época del embarazo.

Publicidad

Índice

 

Beneficios del yoga

La Escuela de Medicina de Harvard realizó un estudio sobre los beneficios del yoga, este deporte que se ha ganado un hueco en la ajetreada vida de muchas personas.

Esta práctica milenaria, no solo ayuda al estado físico y al alma, sino que también repercute en otras facetas de nuestra vida que no creerás.

El yoga ayuda a la autoconsciencia, a conectar con tu yo interior. Esto es desconectar de todo lo que nos rodea y centrar tu atención y habilidades en el momento presente y en tu cuerpo. También ayuda a desarrollar la respiración y la fuerza de la mente y el cuerpo. No se trata de apariencia física, sino de bienestar interior.

Los estudios de yoga normalmente no tienen espejos. Esto es para que las personas puedan enfocar su conciencia hacia adentro en lugar de cómo se ve una pose, o las personas que los rodean. Las encuestas han encontrado que quienes practicaban yoga eran más conscientes de sus cuerpos que las personas que no practicaban yoga. También estaban más satisfechos y menos críticos con sus cuerpos. Por estas razones, el yoga se ha convertido en una parte integral del tratamiento de los trastornos alimentarios y en los programas que promueven una imagen corporal positiva y la autoestima.

También es buena terapia para los trastornos alimenticios, no solo la anorexia y la bulimia, sino otros más extendidos y menos conocidos como los atracones emocionales o el comer por simple estrés. El yoga ayuda a desarrollar la atención plena en lo que estás experimentando en ese momento presente, en este caso con la comida, aunque también es aplicable al ámbito académico.

El yoga es conocido por su capacidad para aliviar la tensión y la ansiedad en la mente y el cuerpo. Pero también puede tener un impacto en la capacidad física de una persona. Los investigadores estudiaron a un pequeño grupo de personas sedentarias que no habían practicado yoga antes. Después de ocho semanas de practicar yoga al menos dos veces por semana durante un total de 180 minutos, los participantes tenían mayor fuerza y ​​resistencia muscular, flexibilidad y aptitud cardiorrespiratoria.

Además, varios estudios pequeños han encontrado que el yoga tiene un efecto positivo sobre los factores de riesgo cardiovascular: ayuda a reducir la presión arterial en personas que tienen hipertensión, ayuda al cuerpo a detectar los desequilibrios en la presión arterial y a mantener el equilibrio.

Otro estudio encontró que practicar yoga mejoraba los perfiles de lípidos en pacientes sanos, así como en pacientes con enfermedad coronaria conocida. También redujo los niveles excesivos de azúcar en sangre en personas con diabetes no dependiente de insulina y redujo su necesidad de medicamentos. El yoga ahora se incluye en muchos programas de rehabilitación cardíaca debido a sus beneficios cardiovasculares y para aliviar el estrés.

Como puedes ver la lista de beneficios de practicar yoga es muy amplia, pero recuerda que antes de realizar un nuevo programa de ejercicio físico debes de consultar con un especialista qué es lo que mejor se adapta a tus necesidades y objetivos.

Esta práctica tiene especiales beneficios para las embarazadas, tanto en el preparatorio como durante el parto.

No te puedes perder ...

Parto con bolsa rota

Parto con bolsa rota

Además de las contracciones de parto, otro signo inequívoco de que el parto se producirá en pocas horas es la rotura de la bolsa, también conocida como rotura de aguas o rotura de membranas.

Y tambien:

 

Inducir el parto con yoga

El cuerpo es sabio y se prepara de forma natural para el momento del parto, pero hay ciertas prácticas, como el yoga, que ayudan en esta preparación.

En primer lugar, el yoga lleva a crear oxitocina (la hormona del amor de su cuerpo) que ayuda al progreso del parto.

Entonces, para ayudar a estimular el comienzo del parto, es una gran idea meterse en la burbuja del amor y crear oxitocina en el cuerpo. Una práctica de yoga suave puede ser una forma de lograrlo. Otras formas incluyen recibir un masaje, tener un día de spa, mirar fotos de recién nacidos de tus otros hijos si las tienes... Básicamente, cualquier cosa que te haga sentir querida hará que fluya la oxitocina.

En segundo lugar, y muy importante, ayuda al bebé a ponerse en la posición correcta.

La posición óptima del bebé al nacer es cabeza abajo con la espalda curvada coincidiendo con la curva vientre. En esta posición, el bebé pasa por la pelvis más fácilmente, ya que la parte posterior de su cabeza presiona el cuello uterino de manera uniforme y lo alenta a que se abra.

Por último, ayuda a reducir el miedo y los bloqueos emocionales en torno al nacimiento.

Probablemente ya sepas que el yoga no se trata solo de poses físicas. Cuando se trata de prepararse para el nacimiento, algunos de los mejores beneficios provienen de la meditación.

 

Posiciones de yoga que te servirán durante el parto

Las posturas de yoga a continuación ayudan a crear más espacio en el cuerpo para que el bebé pueda moverse a una posición adecuada y ayudar así a que el parto se desarrolle con mayor suavidad.

- Bharmanasana (boca abajo apoyando manos y rodillas y manteniendo una respiración tranquila): esta postura permite que el vientre cuelgue libremente creando mucho espacio para que el bebé mueva la cabeza hacia abajo a la posición óptima para el nacimiento. También puede ayudar a aliviar el dolor de espalda, que es muy común en esta etapa del embarazo.

- Postura de mariposa o baddha konasana (sentada, espalda recta y piernas en forma de mariposa): esta postura es útil para estirar la parte interna de los muslos y la ingle, lo que puede liberar la tensión en la pelvis. Sin embargo, si tienes algún problema de cadera es mejor omitirlo, ya que puede empeorar estos problemas.

- Estocada de rodillas o Anjaneyasana: las estocadas ayudan a abrir la pelvis y, para algunos bebés, esto es lo que se necesita para ayudarlos a moverse a la posición correcta para el nacimiento.

- Sentadilla baja o malasana: si el bebé ya está en la posición correcta, esta postura puede ayudar a abrir la pelvis para que pueda moverse directamente hacia allí para comenzar el trabajo de parto.

- Postura del cadáver o savasana (descansar y relajarse tumbada de lado con una almohada entre las piernas): es una de las mejores poses que puedes hacer para prepararte para el parto. Descansa tanto como pueda, porque aunque probablemente no tenga ganas, tu yo del futuro, al que le van a faltar horas de sueño, te lo agradecerá.


Fuentes: Harvard Medical School

Fecha de actualización: 27-08-2020

Redacción: Laura Abad

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.