×
  • Buscar
Publicidad

El estado emocional y físico de la madre puede afectar la producción de leche materna

El estado emocional y físico de la madre puede afectar la producción de leche materna

Todos los médicos recomiendan la lactancia materna porque es el alimento idóneo para el bebé ya que le aporta la nutrición más completa y saludable. Sin embargo, en algunas ocasiones se ve afectada debido a diversos factores que alteran al estado emocional y físico de la madre.

Publicidad

Índice

 

Estado emocional y lactancia

La mayoría de las madres se decanta por la lactancia materna aunque, en algunos casos, no pueden realizarla por diversos motivos. Como consecuencia, deciden optar por la leche de fórmula para asegurarse de que su pequeño esté bien alimentado.

Sin embargo, si tienes la suficiente leche para amamantar a tu bebé, tienes que saber que existen unos factores que hacen que produzcas menor cantidad de leche de lo normal. Igualmente, ten en cuenta que los primeros días después del parto vas a producir calostro, la leche materna inicial rica en nutrientes y anticuerpos para proteger a tu bebé, pero muy escasa en cantidad ya que el bebé no necesita más alimento en estos primeros días.

Al principio la producción de leche va a ser mínima, pero poco a poco irá aumentando acorde a sus necesidades alimenticias. Recuerda que, cuanto más succión del bebé, más producción de leche. Es decir, en condiciones normales, la producción aumenta conforme la demanda.
 

Factores que afectan a la producción de leche

No te puedes perder ...

Y tambien:

- Problemas emocionales. Por diversas causas el estado de ánimo de algunas madres se podría ver afectado. Entre ellas se encuentran la depresión posparto o estar expuestas a situaciones que generen momentos de estrés o de nervios.

- Poco tiempo dándole el pecho. Debes saber que debes tener a tu bebé en el pecho mamando todo el tiempo que quiera para lograr estimular la producción de leche de forma natural. Esto se debe a que cuando el bebé toma la leche, el cuerpo de la madre se va regulando hasta averiguar la cantidad de leche que necesita para que el bebé crezca sano.

- Dieta. Ten presente que en el tiempo de lactancia puedes quemar hasta 500 kcal al día, y si decides ponerte de nuevo a hacer ejercicio y seguir una dieta estricta lo más normal es que se reduzca tu producción de leche. La mejor opción es seguir una alimentación saludable en este período y, si necesitas adelgazar, coméntalo con tu médico para que te proponga el método adecuado.

- Intercambia la ingesta de leche materna en cada toma. La alimentación en un solo pecho puede desencadenar que se detenga la producción de leche en el otro pecho.


Tratamiento

Una de las medidas más eficaces para lograr aumentar la producción de leche es el vaciado periódico y completo de los pechos y poner al bebé al pecho siempre que tenga hambre.

No obstante, en determinados casos puede ser necesario un complemento alimenticio para suplementar la leche materna y completar el período de lactancia. Existen determinados galactogogos farmacológicos que contribuyen a aumentar la producción, consulta a tu médico.


¿Cómo puedo tener una buena salud emocional?

La salud emocional debe ser una parte muy importante en tu vida, es la que permite desarrollar todo tu potencial. La salud emocional puede llegar a afectar a tu salud física.

Hay diversas maneras de mejorar o de mantener una buena salud emocional:

- Ser consciente tanto de tus emociones como de tus reacciones: identifica qué es lo que te hace sentir triste, frustrado o enfadado en tu vida. Cuando seas consciente de ello, trata de resolverlo o de cambiar las cosas que te hacen sentir así.

- Expresa tus sentimientos de la manera apropiada: si algo te molesta házselo saber a las personas implicadas. Mantener los sentimientos de irá o de tensión en tu interior pueden causar problemas en tus relaciones o en el trabajo.

- Piensa antes de actuar: las emociones pueden ser poderosas, pero date tiempo para pensar y estate tranquila antes de decir o hacer algo que podrías lamentar o con lo que podrías hacer daño a otra persona.

- Maneja el estrés: trata de cambiar las situaciones que te causan estrés. Puedes intentar aprender métodos de relajación para hacer frente a estos momentos. Entre estos métodos te puedes encontrar con la respiración profunda, la meditación o el ejercicio.

- Recuerda lo bueno que tienes: cuando nos invade el pesimismo, muchas veces no somos capaces de ver las cosas buenas que tenemos. Puede ser bueno que escribas en un papel todo lo bueno que tienes y, cada vez que tengas pensamientos negativos, lo leas.

- Busca el equilibrio: encuentra el equilibrio entre el trabajo, momentos de actividad, momentos de ocio y reposo. No te olvides de hacer las cosas que te gustan e intenta concentrarte en las cosas positivas de tu vida.

- Conecta con otras personas: los humanos somos criaturas sociales, necesitamos conexiones positivas con otras personas. Intenta quedar con gente para comer, saluda a la gente, organiza una quedada en grupo, etc.

- Encuentra tu propósito y significado: debes averiguar qué es lo importante para ti en la vida y centrarte en eso. Podría ser tu reciente bebé, tu familia, tu trabajo o cualquier otra cosa. Intenta pasar el tiempo haciendo cosas significativas para ti.

- Mantente positiva: concéntrate en las cosas buenas de tu vida. Perdónate por todos los errores que cometas y perdona a los demás (también muy importante). Intenta pasar tiempo con personas sanas y positivas.

- Busca ayuda si la necesitas: si necesitas ayuda profesional no dudes en pedirla, un especialista que te escuche y te dé apoyo puede ser fundamental muchas veces. No tengas miedo a la hora de pedir ayuda, te puede hacer crecer personalmente.


¿Cómo puedo tener un buen estado físico?

Hay dos pilares básicos para tener un buen estado físico:

- Dieta: el dicho de “eres lo que comes” es totalmente cierto. Evita comer alimentos procesados, cuanto más natural mejor. Además, debes evitar el consumo de tabaco, alcohol y otras drogas que pueden mermar tu salud.

- Ejercicio: mantener una rutina de ejercicio es esencial para estar activos. En cuanto el médico te lo permita intenta ir empezando a realizar ejercicios adaptados (mejor acompañada de un especialista). No te apresures a empezar a hacer ejercicio antes de tiempo, puede tener consecuencias en tu salud.

 

 


Te puede interesar:

La cantidad de leche para el bebé es una preocupación que tienen muchos padres. La mejora manera de alimentar a un bebé sin equivocarse es dejar que el propio bebé regule a demanda la cantidad de leche que desee según sus necesidades.

Fecha de actualización: 31-08-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.