×
  • Buscar
Publicidad

Parto con Rh negativo

Parto con Rh negativo

Tener un tipo de sangre Rh negativo requiere una atención especial durante cada embarazo. En el pasado, las mujeres Rh negativas a menudo corrían riesgo de sufrir un aborto espontáneo en el segundo o tercer trimestre. En la actualidad, el panorama es distinto debido a los avances en salud.

Publicidad

Índice

 

¿Qué es el Rh negativo?

El factor Rh es una proteína que se encuentra en la superficie de los glóbulos rojos. Si tus células sanguíneas tienen esta proteína, eres Rh positivo. Si en cambio no tienen esta proteína, eres Rh negativo.

Ser Rh negativo
no es ninguna enfermedad ni tampoco tiene por qué ser un problema en tu vida diaria, aunque desafortunadamente sí puede resultar un problema en mujeres embarazadas si el bebé es Rh positivo.

El factor Rh es hereditario, lo que significa que se transmite de padres a hijos a través de los genes. El feto puede heredar el factor Rh del padre o de la madre. La mayoría de las personas son Rh positivas, lo que significa que han heredado el factor Rh de su madre o su padre. Si un feto no hereda el factor Rh ni de la madre ni del padre, entonces es Rh negativo. Cuando una mujer es Rh negativa y su feto es Rh positivo, se denomina incompatibilidad Rh y es cuando supone un peligro para ambos.
 

¿Cómo afecta ser Rh negativo en el parto?

No te puedes perder ...

Parto con bolsa rota

Parto con bolsa rota

Además de las contracciones de parto, otro signo inequívoco de que el parto se producirá en pocas horas es la rotura de la bolsa, también conocida como rotura de aguas o rotura de membranas.

Y tambien:

Como hemos dicho, que la madre sea Rh negativo y el bebé que está gestando no lo sea puede ser un problema que traiga complicaciones de varios tipos para ambos.

Cuando la sangre de un feto Rh positivo se mezcla con la sangre de una mujer Rh negativo, su cuerpo reconocerá que la sangre Rh positiva no es de ella. Su cuerpo intentará destruirlo produciendo anticuerpos anti-Rh. Estos anticuerpos pueden atravesar la placenta y atacar las células sanguíneas del feto lo que puede provocar problemas de salud graves, incluso la muerte, para un feto o un recién nacido.

Durante el embarazo, la mujer y su feto generalmente no comparten sangre. Pero, a veces, una pequeña cantidad de sangre del feto puede mezclarse con la sangre de su madre.

El momento en el que existe mayor probabilidad de que la madre y el feto compartan sangre es en el parto. Aunque en algunos casos también puede suceder en sangrados durante el embarazo, al intentar girar al feto para que esté cabeza abajo para el parto, por un golpe fuerte en el abdomen durante el embarazo…

En el embarazo, los anticuerpos Rh producidos en el cuerpo de una mujer pueden atravesar la placenta y atacar el factor Rh en las células sanguíneas fetales. Esto puede causar un tipo grave de anemia en el feto en el que los glóbulos rojos se destruyen más rápido de lo que el cuerpo puede reemplazarlos.

Los glóbulos rojos transportan oxígeno a todas las partes del cuerpo. Sin suficientes glóbulos rojos, el feto no obtendrá suficiente oxígeno. En algunos casos, un feto o un recién nacido pueden morir de anemia. La incompatibilidad Rh también puede causar ictericia en un recién nacido.

Los problemas de salud generalmente no ocurren durante el primer embarazo de una mujer Rh negativa con un feto Rh positivo. Esto se debe a que su cuerpo no tiene la posibilidad de desarrollar muchos anticuerpos. Pero si no se administra el tratamiento durante el primer embarazo y luego la mujer vuelve a quedar embarazada de un feto Rh positivo, puede producir más anticuerpos que ponen en riesgo a un futuro feto.

Una mujer Rh negativa también puede producir anticuerpos después de un aborto espontáneo o provocado.

Si una mujer Rh negativa queda embarazada después de uno de estos eventos y no ha recibido tratamiento, un futuro feto puede correr riesgo de tener problemas si es Rh positivo.
 

Tratamientos para embarazadas con Rh negativo

La parte positiva de este problema es que existe un tratamiento para solucionarlo, es decir, los problemas durante el embarazo causados ​​por la incompatibilidad Rh se pueden prevenir.

El primer objetivo del tratamiento es evitar que una mujer Rh negativa produzca anticuerpos Rh. Esto se hace averiguando si la mujer es Rh negativo al principio del embarazo y, si es necesario, administrándole un medicamento para evitar la formación de anticuerpos.

Con un simple análisis de sangre puede determinar el tipo de sangre y el estado Rh. Esta muestra generalmente se toma durante la primera visita de atención prenatal.

También existen las pruebas de anticuerpos. Una prueba de detección de anticuerpos es otro análisis de sangre que puede mostrar si una mujer Rh negativa ha producido anticuerpos contra la sangre Rh positiva. Esta prueba también puede mostrar cuántos anticuerpos se han producido.

Si eres Rh negativo y existe la posibilidad de que el feto sea Rh positivo, el ginecólogo  puede solicitar esta prueba durante el primer trimestre. Es posible que repitan esta prueba nuevamente a las 28 semanas de embarazo.

Otro tratamiento es la inmunoglobulina Rh (RhIg), un medicamento que impide que el cuerpo produzca anticuerpos si aún no los ha producido. Esto puede prevenir la anemia fetal grave en un futuro embarazo. RhIg se administra en forma de inyección. Tu ginecólogo será el encargado de determinar si necesitas este medicamento y de cuándo administrarlo.

El RhIg se administra en las siguientes situaciones:

- A las 28 semanas de embarazo: una pequeña cantidad de mujeres Rh negativas pueden estar expuestas a células sanguíneas Rh positivas del feto en los últimos meses de embarazo y pueden producir anticuerpos contra estas células. La RhIg administrada a las 28 semanas de embarazo destruye estas células Rh positivas en el cuerpo de la mujer. Esto evita que se produzcan anticuerpos Rh positivos.

- Dentro de las 72 horas posteriores al parto de un bebé Rh positivo: la mayor probabilidad de que la sangre de un feto Rh positivo ingrese al torrente sanguíneo de una mujer Rh negativo ocurre durante el parto. RhIg evita que una mujer Rh negativa produzca anticuerpos que podrían afectar un embarazo futuro. El tratamiento es válido solo para el embarazo para el que se administra. Cada embarazo y parto de un bebé Rh positivo requiere una dosis repetida de RhIg.


Fuentes: School of Medicine and Public Health – University Of Wisconsin Madison

National Childbirth Trust UK

Fecha de actualización: 24-08-2020

Redacción: Laura Abad

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.