Los doce tipos de abortos y sus consecuencias

Los doce tipos de abortos y sus consecuencias
comparte

En función de diversos criterios, tanto si es un aborto natural como provocado, estos pueden clasificarse en diferentes tipos debido fundamentalmente a que los mecanismos empleados para interrumpir un embarazo o las razones que provocan su realización nunca son iguales.

El aborto en sí mismo es la interrupción y finalización prematura del embarazo de forma natural o voluntaria, y hecha antes de que el feto pueda sobrevivir fuera del útero. Para la OMS, el aborto es la interrupción del embarazo cuando el feto todavía no es viable fuera del vientre materno. La viabilidad extrauterina es un concepto cambiante que varía dependiendo del progreso médico y tecnológico, estando en torno a las 22 semanas de gestación.


Existen trece tipos distintos de aborto:


1. Aborto espontáneo. Interrupción del embarazo por causas naturales (ni voluntario ni provocado). Puede ser debido a alteraciones cromosómicas del feto, enfermedades o malformaciones de la madre e infecciones. La aparición de este se da en las primeras doce semanas. Si aparece de forma temprana (es decir, cuando todavía es embrión) es posible incluso que la madre no tenga posteriormente ningún síntoma. Sin embargo, si se produce a lo largo del desarrollo del feto se origina una hemorragia y dolor en el útero.

Belén Fernández Sánchez. Asociación Española contra el Cáncer

Belén Fernández Sánchez. Asociación Española contra el Cáncer

Hace dos años que funciona el proyecto “Vencer Jugando” de la Asociación Española contra el Cáncer (aecc). ¿Su objetivo? Ayudar a los niños diagnosticados de cáncer y a los adultos de su entorno a asumir la enfermedad y seguir manteniendo la ilusión, haciéndoles la vida más fácil durante todo el tratamiento. Para ello, se llevan a cabo diferentes actividades y se edita una serie de materiales dirigidos tanto a los niños y jóvenes con cáncer como a sus padres y familiares y a los profesionales sanitarios y del ámbito educativo. Belén, nos cuenta cómo se está desarrollando este duro, pero a la vez, gratificante trabajo.


2. Aborto por infección o séptico. En este tipo de aborto se genera una infección que afecta al feto o a la placenta y termina con la muerte del segundo. También puede ser un aborto en el que el sistema reproductor femenino sufra una infección por la presencia de restos de un aborto. Aquí los síntomas que se producen son fiebre, sangrado vaginal y cólicos intensos, que pueden agravarse y producir un shock séptico.


3. Aborto fallido o retenido. Aborto natural en el que por algún motivo el feto fallece naturalmente, pero permanece en el útero de la madre durante semanas sin ser expulsado del cuerpo. La gestante cree seguir estando embarazada, pues los síntomas típicos del embarazo se dan. Sin embargo, el corazón del feto ya ha dejado de latir. Gracias a una ecografía se podrá saber el estado del latido del corazón del bebé.


4. Aborto inducido. Resultado de aplicar diversos procedimientos de manera voluntaria para interrumpir la gestación. La Real Academia de Obstetricia de Inglaterra informó de que las probabilidades de tener problemas psiquiátricos graves y permanentes después de un aborto inducido podrían alcanzar hasta al 59%.


5. Aborto terapéutico. Tipo de aborto que se realiza bajo el supuesto de que el embarazo supone un riesgo para la salud y la supervivencia de la madre. Es posible que en algunas ocasiones aparezca fiebre, sangrados vaginales, dolor pélvico, trastornos gastrointestinales o desarreglos menstruales.


6. Aborto legal. Aborto que puede realizarse según la legislación vigente. En nuestro país, por ejemplo, el aborto legal es hasta las catorce semanas y posterior a estas solamente podrá interrumpirse de manera legal en casos de riesgo para la vida de la embarazada, anomalías en el feto graves, o enfermedades y malformaciones (hasta las 22 semanas cumplidas de gestación).


7. Aborto ilegal. Tipo de aborto que se lleva a cabo bajo la clandestinidad, y que supone un riesgo más grave para la salud de la embarazada porque no se cuenta con ninguna garantía respecto al procedimiento y condiciones de la intervención a llevar a cabo.


Existen otros tipos como el aborto precoz, el aborto que se realiza a través de medios quirúrgicos, el aborto químico, el aborto completo y el incompleto, aunque hemos de saber que la mayoría de ellos no tienen por qué dejar secuelas físicas en la madre (salvo excepciones) que, además, deberá volver a intentar un embarazo una vez ya se haya recuperado tanto física como psicológicamente.


Consecuencias del aborto no seguro


Para Médicos sin Fronteras (MSF) es necesario que se preste especial atención a los abortos que se producen de manera insegura. Por eso, MSF se esfuerza por reducir la mortalidad y el sufrimiento en las poblaciones afectadas por conflictos y crisis, y está decidida a luchar contra las principales causas de mortalidad materna, entre las que se incluye el aborto no seguro.


El tipo de aborto no seguro es una de las cuatro causas de mortalidad materna junto a hemorragias, infecciones y alta presión sanguínea. De todas ellas, el aborto no seguro es la única totalmente prevenible. Además, todas son responsables del 75 por ciento de las muertes maternas en todo el mundo.


El aborto no seguro tiene consecuencias médicas que en la mayoría de los casos son irreversibles y que pueden causar la muerte de la mujer embarazada. De hecho, MSF, como organización médica y humanitaria internacional que aporta su ayuda, es consciente de cómo, cuando no existen servicios accesibles de aborto, las mujeres recurren a él de forma insegura aún sabiendo todos los riesgos y graves consecuencias que ello trae consigo.


Según un estudio de la OMS publicado en “The Lancet”, una revista médica británica, “de los 55,7 millones de abortos que se solicitaron entre el año 2010 y 2014, alrededor de 25 millones fueron abortos no seguros”, lo que quiere decir que fueron abortos realizados por personas que no tenían la cualificación necesaria para ello y, lo que es mucho peor, en un entorno que no respetaba los mínimos estándares médicos.


Además, se calcula que alrededor de 47.000 mujeres adultas y jóvenes mueren a causa de abortos no seguros y que cinco millones más sufren lesiones que acaban derivando en discapacidades. No obstante, hay que tener en cuenta que todas estas cifras son posibles estimaciones y que nadie tiene un dato real sobre ello porque son muchas las que jamás acudirán a pedir ayuda ni a buscar atención médica cuando sufran complicaciones debido a que el aborto es ilegal en su país.


¿Cómo es la legislación respecto al aborto en el mundo?


Tan diversa es de unos países a otros que va desde el libre acceso al aborto en servicios sanitarios públicos gratuitos hasta la penalización incluso con años de prisión para las mujeres que deciden llevarlo a cabo. Por tanto, se deduce que la práctica del aborto entendido como aborto inducido o interrupción voluntaria del embarazo está sujeto a la legislación vigente en cada país, en el que se recoge, por supuesto, como un derecho o como un delito penalizado.


Por ejemplo, en algunos países como Canadá, Estados Unidos, Uruguay, India, los países de la antigua órbita Soviética (Bloque del Este durante la Guerra Fría) y la mayoría de los países de Europa, el aborto es legal a petición o demanda de la mujer durante cierto periodo de gestación. Sin embargo, en otros muchos países de África, la mayoría de los de Latinoamérica, Medio Oriente, Oceanía y el Sudeste Asiático el aborto es ilegal y está penalizado.


Existen cinco naciones en todo el mundo en las que el aborto está completamente prohibido bajo cualquier circunstancia y tipifican, a su vez, penas de cárcel para toda mujer o persona que realice, intente realizar o facilite la realización de un aborto. Estos cinco son: Ciudad del Vaticano, El Salvador, Malta, Nicaragua y República Dominicana.


Los datos que se conocen sobre la práctica de abortos afirman que cada año se producen alrededor de 56 millones de abortos en el mundo, de los cuales el 45 por ciento se realiza de forma insegura. Por eso actualmente existen diversos lugares en los que frecuentemente se desarrollan debates en relación con los problemas morales, éticos y legales del aborto.


En definitiva, el debate sobre el aborto ya sea inducido o una interrupción voluntaria del embarazo se refiere a la discusión, controversia y polémica sobre la práctica de este, y el contexto social y económico en que se produce. Las partes involucradas en dichos debates suelen ser lo movimientos “proelección” y “Provida”. Los primeros, es decir, los grupos pertenecientes al movimiento proelección, enfatizan con el derecho a la mujer de ser completamente libre para decidir si desea o no terminar su embarazo y, por otra parte, el movimiento Provida enfatiza con el derecho del embrión o feto a gestar a término y nacer.

 

 


Fuentes:

“Las consecuencias del aborto no seguro” https://www.msf.es/las-consecuencias-del-aborto-no-seguro

“Prevención del aborto peligroso” http://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/preventing-unsafe-abortion

Organización Mundial de la Salud (OMS).http://www.who.int/es/news-room/28-09-2017-worldwide-an-estimated-25-million-unsafe-abortions-occur-each-year

Redacción: Ana Ruiz

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×