×
  • Buscar
Publicidad

¿En qué semana se reduce el riesgo de aborto espontáneo?

¿En qué semana se reduce el riesgo de aborto espontáneo?

El aborto es algo que preocupa a todas las madres, aunque no es lo habitual. Hoy, la mayoría de los embarazos transcurre con absoluta normalidad. Además, casi todos los abortos suelen transcurrir durante las primeras semanas de gestación. 

Publicidad

Índice

 

¿Es muy frecuente sufrir un aborto espontáneo?


En muchas ocasiones, durante estas primeras semanas, muchas mujeres ni siquiera son conscientes de que están embarazadas, y mucho menos de que han abortado ya que la pérdida del embrión se produce al implantarse o al poco de la implantación, lo que hace que la regla venga en sus fechas y la mujer no llegue a saber que se produjo la fecundación. Es importante saber que el riesgo de padecer un aborto es menor del 20% y las probabilidades de sufrir un segundo aborto son muy bajas, aproximadamente del 3%.

El aborto espontáneo, o involuntario, en medicina es la pérdida de un bebé en las veinte primeras semanas de embarazo, ya que a partir de aquí termina el riesgo y, si ocurriera algún problema, se produciría un parto prematuro. . El porcentaje de embarazos que terminan con un aborto espontáneo es muy bajo, alrededor del 10 o el 20%, y más del 80% de estos abortos sucederá en las primeras doce semanas.


¿Cuáles son los síntomas de aborto?
 

No te puedes perder ...

Y tambien:

Debemos prestar especial atención ya que existen dos síntomas que requieren de la intervención necesaria del médico como el sangrado, o hemorragia vaginal y el dolor abdominal.

Normalmente, el sangrado es el primer síntoma de aborto espontáneo, aunque es cierto que 1 de cada 4 mujeres embarazadas pierde algo de sangre o encuentra manchas en el papel higiénico o en su ropa interior al comienzo del embarazo debido a la implantación. Por lo tanto, si el sangrado es liviano, y dura poco tiempo, no hay peligro, pues no hay riesgo de aborto espontáneo. Al contrario, si se trata de un sangrado más parecido al de la menstruación, de color rojo intenso, la probabilidad de acabar en aborto será mayor.

La hemorragia vaginal puede conllevar la expulsión de coágulos de sangre u otros tejidos, y va acompañada generalmente de calambres y dolores parecidos a los que sufrimos cuando tenemos el periodo.

En cuanto al dolor abdominal o los cólicos, estos son otro signo clínico al que hay que prestar mucha atención. Generalmente, el dolor comienza después de la pérdida de sangre. Es cierto que puede ser suave o fuerte, persistente, o bien presentarse en forma de retortijones. El dolor abdominal se siente en la parte baja de la espalda o como una presión en la pelvis.

Si se presentan a la vez el dolor abdominal y el sangrado, las posibilidades de que el embarazo siga adelante se reducen.


¿Por qué se produce el aborto espontáneo?


Aunque no se conocen bien las causas, la mayoría de los abortos espontáneos que tienen lugar en el primer trimestre se deben a algunas anomalías cromosómicas en el feto. La mayoría se producen de manera fortuita, y nada tienen que ver con problemas genéticos en la madre o en el padre. Estas anomalías pueden dar lugar a un embarazo molar, embarazo ectópico, embarazo anembrionado…

El resto de los abortos espontáneos pueden estar relacionados con infecciones del útero o de la placenta, problemas hormonales, enfermedades tiroideas, exposición a altos niveles de radiación o a agentes ambientales tóxicos, anomalías en el útero o en el cuello uterino, tabaquismo, consumo de drogas, etc.

Además, es importante tener en cuenta que, aunque el riesgo de aborto espontáneo se deba, en la mayoría de los casos, a motivos como estos, siempre será mayor cuando la mujer supere los 40 años, ya que a esta edad aumentan las probabilidades de que el feto sufra malformaciones o alteraciones cromosómicas, o cuando la mujer ha sufrido ya abortos anteriores. Hay otros factores que aumentan el riesgo de aborto, como tener enfermedades previas no controladas como diabetes, el sobrepeso o realizarse ciertas pruebas genéticas invasivas.

 

¿Se puede prevenir un aborto?  


Finalmente, para prevenir el riesgo de aborto espontáneo será necesario llevar un control médico adecuado, mantener una dieta sana y equilibrada rica en frutas y verduras bien lavadas, no tomar demasiada medicación, y que haya sido previamente recetada por el médico, y descansar adecuadamente, ya que en las primeras semanas el cuerpo cambia y el cansancio se vuelve más frecuente.

Es importante, además, que tomes suplementos de ácido fólico en los meses previos a la concepción para evitar los defectos del tubo neural y de yodo para asegurar el correcto desarrollo cerebral del feto y que incluso te realices una revisión ginecológica antes del embarazo para poder detectar a tiempo cualquier problema que pudiera causar un aborto espontáneo, como problemas hormonales o de la tiroides.

Por último, ante los primeros síntomas de aborto, acude a Urgencias ya que, en ocasiones, si es solo una amenaza de aborto se puede detener con reposo y progestágenos, medicamentos con progesterona artificial que detienen la pérdida del embrión.

Sin embargo, en la mayoría de los casos no se puede evitar, aunque la buena noticia es que es muy raro tener otro aborto, por lo que lo normal es que, una vez te recuperes física y emocionalmente, puedes tener un embarazo sano.


Fuentes:

 Clínica Mayo: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/pregnancy-loss-miscarriage/symptoms-causes/syc-20354298

Fecha de actualización: 30-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.