×
  • Buscar
Publicidad

Parto con obesidad

Parto con obesidad

Los cambios en los hábitos de vida y alimentación de muchas personas, entre otros,  han provocado que el número de casos de sobrepeso u obesidad se dispare en todo el mundo. Esta condición puede provocar serios problemas de salud en la persona que la padece, pero  ¿cómo afecta el sufrir de obesidad en el parto?

Publicidad

Índice

 

¿Qué se considera obesidad?


En 2019, en España, el 25% de la población tenía obesidad o sufría de sobrepeso. Este problema, provocado en ocasiones por una mala alimentación basada en ultraprocesados, crece año a año en nuestro país.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) define sobrepeso y obesidad como un exceso de peso causado por una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud.

Saber si se sufre de sobrepeso u obesidad es fácil. Una forma de comprobarlo es a través del índice de masa corporal (IMC), que es el peso de una persona en kilogramos dividido por el cuadrado de la talla en metros. Entonces, una persona con un IMC igual o superior a 30 es considerada obesa y con un IMC igual o superior a 25 es considerada con sobrepeso.

Las causas de este exceso de peso suelen ser:

- Desórdenes del metabolismo y hormonales

No te puedes perder ...

Parto con bolsa rota

Parto con bolsa rota

Además de las contracciones de parto, otro signo inequívoco de que el parto se producirá en pocas horas es la rotura de la bolsa, también conocida como rotura de aguas o rotura de membranas.

Y tambien:

- Consumo elevado de alimentos de gran aporte calórico y de bajo valor nutricional

- Estilo de vida sedentario

- Predisposición genética

- Problemas psicológicos y emocionales, como depresión, ansiedad, estrés…

La obesidad puede provocar riesgos adicionales en algunos casos, como por ejemplo si se padece una enfermedad o si te encuentras en una situación más vulnerable como es la gestación.
 

Obesidad y fertilidad


Algo que mucha gente desconoce es que tener sobrepeso puede ser un problema a la hora de la concepción. Aunque la mujer sea joven y su ciclo esté regulado, la probabilidad de quedarse embarazada será menor debido a que el exceso de grasa produce alteraciones en los ovarios que podrían tener un impacto sobre el potencial de desarrollo de estos.
 

¿Cómo afecta la obesidad al embarazo?


Las madres que son obesas tienen un riesgo mayor de sufrir complicaciones durante el embarazo, tales como:

- Abortos espontáneos o nacimiento de fetos sin vida

- Problemas como diabetes gestacional, presión arterial alta o daños en los riñones (preeclampsia)

- Disfunción cardíaca

- Apnea del sueño
 

¿Cómo afecta la obesidad al feto?


Aunque muchas mujeres con sobrepeso conciben bebés sanos, este exceso de grasa en la madre puede acarrear problemas para el feto.

Los bebés de madres obesas tienen por lo general un riesgo más alto de padecer anomalías congénitas, como problemas de corazón, del cerebro o de la médula espinal.

También corren el riesgo de ser más grandes de lo normal, por lo que el parto puede complicarse por una distocia de hombros, una lesión provocada  cuando uno o ambos hombros del bebé quedan atascados dentro de la pelvis de la madre.

Además, está demostrado que los hijos de madres con sobrepeso tienen más posibilidades de sufrir sobrepeso en la niñez, algo que podría acarrearles problemas de salud de por vida.
 

Medidas para un embarazo saludable: ¿Cuánto peso debería ganar?


Si todavía no estás embarazada, pero lo tienes en mente, y sufres de sobrepeso, quizás es un buen momento para perder unos kilos.

Alcanzar un peso saludable hará que te sientas mejor durante y después del embarazo, además de reducir muchos de los riesgos nombrados anteriormente.

Para llevar a cabo esto de forma correcta, lo mejor es que consultes con tu médico qué es lo que más se adapta a ti antes de realizar dietas extremas que puedan provocar efecto rebote durante el embarazo.

No es recomendable intentar adelgazar durante el embarazo, ya que el bebé necesita los nutrientes de una alimentación completa en la que no falte ningún grupo de alimentos.

Una vez estés embarazada es muy importante que te pongas en manos de un profesional para controlar de forma más exhaustiva el peso que subes durante estos meses. Las mujeres con obesidad no deberían de subir más de 10 kilos durante este tiempo.

Una dieta equilibrada, evitar el alcohol y el tabaco y acudir a todas las citas médicas, aunque te encuentres bien,  serán las claves para que todo vaya sobre ruedas.

También es recomendable realizar ejercicios físicos, siempre con cuidado y sin realizar esfuerzos exagerados. Si en tu caso, antes del embarazo no realizabas ningún tipo de actividad, lo mejor es que contactes con un experto que te guíe para que lleves a cabo los ejercicios de manera correcta. Caminar o hacer yoga son algunas de las actividades más seguras.
 

Recomendaciones de alimentación durante el embarazo


La afirmación: ‘’una mujer embarazada debe comer por dos’’ puede suponer un gran peligro para aquellas personas que desconocen que se trata de un mito.

En el caso de una mujer obesa embarazada, el ‘’comer por dos’’ podría llevar a una situación de desajuste excesivo de peso difícil de corregir durante la gestación.

Las cantidades que se pueden ingerir durante el embarazo dependerán del peso de partida, el IMC y la cantidad de ejercicio que se realice.

Encontrar el balance entre comer sano y mantenerse en el peso ideal es importante tanto para la salud de la madre como para la del bebé. Las calorías que deben ingerirse durante los distintos trimestres del embarazo varían, debiendo ser más altas en el último periodo. Es por eso que debes planificar tu dieta y desechar las calorías vacías provenientes de ultraprocesados.

Es necesario asegurarse de estar obteniendo suficiente calcio y ácido fólico.
 

Atención prenatal especializada


El número de visitas al médico será la misma que las de una mujer sin sobrepeso a no ser que se detecte alguna anomalía de forma temprana. Si eso sucediera, el médico haría un seguimiento más exhaustivo para asegurarse de que el bebé crece en las mejores condiciones.

Al tener obesidad, el médico hará mayor hincapié en el peso de la madre en relación con el crecimiento del bebé. Si estás ganando menos peso del recomendado, pero tu bebé se está desarrollando correctamente, no deberás forzarte a aumentar de peso para cumplir con las referencias generales. Si por el contrario el feto no presenta un progreso normal, el médico te pondrá en conocimiento de que cambios debes realizar en tu dieta.
 

¿Cómo afecta la obesidad en el parto?


Las mujeres con sobrepeso tienen por lo general partos más largos y complicados. Supervisar al bebé durante el parto puede ser más difícil, lo que lleva en algunos casos a la necesidad de una cesárea y el riesgo de las complicaciones que esta conlleva, como infecciones en la herida.

Además, durante el parto o en relación con él pueden surgir otros problemas:

- mayor riesgo de parto pretérmino

- rotura prematura de membranas

- desprendimiento prematuro de placenta normalmente inserta

- mayor posibilidad de episiotomía

Según un artículo publicado en la revista Elsevier (estudio), “la obesidad hace prolongar la primera parte del parto (fase de dilatación), pero no la segunda (periodo de expulsivo).(…) Por otra parte, la inducción es más frecuente en mujeres obesas que en no obesas, siendo además la tasa de fallo de inducción más frecuente. Se estima que tienen entre un 1,6 y 2,2 veces de riesgo añadido de inducción. (…) El parto vaginal tras la cesárea es menos probable en mujeres embarazadas con obesidad. La tasa de fallo va desde el 15% en no obesas hasta un 30% en gestantes con obesidad y un 39% en obesidad mórbida. La obesidad también aumenta la probabilidad de cesárea y, además, otro dato interesante es que el aumento excesivo de peso antes y durante el embarazo son factores también desencadenantes del parto vía cesárea”.
 

¿Cómo controlar el peso después del parto?


Una vez estás en casa después del parto, es importante que continúes con las pautas de alimentación saludable y ejercicio diario. Es un buen momento, si no lo has conseguido antes, de alcanzar un peso normal acorde con tu cuerpo.

Seguir teniendo una dieta en la que no falte ningún grupo de alimentos será esencial para tu salud y la de tu bebé, sobre todo si decides darle el pecho.

Un apunte interesante es que las mujeres que deciden dar el pecho, tienden a perder peso más rápido durante los primeros meses después del embarazo.


Fuente:

Elsevier: https://www.elsevier.es/es-revista-progresos-obstetricia-ginecologia-151-articulo-influencia-obesidad-evolucion-del-parto-S0304501314003112

Fecha de actualización: 22-06-2020

Redacción: Laura Abad

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.