• Buscar
Publicidad

Las mujeres obesas tienen más dificultades para lograr un embarazo por reproducción asistida

Las mujeres obesas tienen más dificultades para lograr un embarazo por reproducción asistida

Las mujeres con problemas graves de obesidad tienen la mitad de posibilidades de conseguir un embarazo por reproducción asistida que las que tienen un peso normal, según advierte la coordinadora de Ginecología de la Clínica de reproducción Ginefiv, Victoria Verdú.

Publicidad

Índice

 

¿Qué es la reproducción asistida?

La reproducción asistida en medicina es la forma de reproducción en la que se cuenta con la asistencia médica para poner en contacto el óvulo con el espermatozoide. En los humanos se emplea en los casos en que se debe superar algún tipo de problema médico que causa infertilidad. También pueden recurrir a ella las personas solteras que también deseen convertirse en padres o madres y parejas homosexuales.

Existen diversos tipos de reproducción asistida:

- Fecundación in vitro (FIV): es un método por el cual se une el óvulo y el espermatozoide en un laboratorio. De esta manera, se crea el embrión que luego es el que se transferirá al útero de la mujer.

Articulo relacionado: Ovulación y días fértiles

- Inseminación artificial: consiste en introducir los espermatozoides del hombre en el útero para que pueda tener lugar lo que es la fecundación. Espermatozoides que pueden ser del varón de la pareja o bien de un donante anónimo.

- ICSI (Inyección intracitoplasmática): con la ayuda de una microinyección se consigue la introducción de un espermatozoide en el óvulo para facilitar la fecundación. La ICSI es una medida auxiliar en el ámbito de la FIV que se emplea en caso de que el semen del hombre sea de mala calidad.

Relación entre obesidad y reproducción asistida

"Las mujeres obesas que necesitan ciclos de reproducción asistida ven reducidas sus posibilidades de embarazo en casi un tercio y a la mitad en el caso de las muy obesas", indicó la ginecóloga, quien dijo que la obesidad "influye en la capacidad de ovular correctamente".

Según el estudio 'Impact of overweight on assisted reproduction treatment', con sólo una pérdida de entre el 5 y el 10 por ciento de peso corporal, la situación reproductiva de la paciente puede mejorar, especialmente cuando se reduce el tejido adiposo abdominal.

Asimismo, la mujer obesa puede tener más riesgo de sufrir durante el embarazo hipertensión inducida o diabetes gestacional. "Además, puede tener más dificultades en el parto que una mujer con peso normal lo que puede llevar a un aumento de cesáreas", apunta. De hecho, según un estudio multicéntrico realizado con más de 6.000 mujeres obesas, el 15 por ciento tuvo un parto por cesárea.

Este problema puede también aumentar el riesgo de pérdidas sanguíneas, infecciones como la endometritis, infecciones de la cicatriz de la cesárea o tromboembolias. Se relaciona, además, con un aumento del riesgo de abortos, defectos en el feto y en el embrión.

¿Cómo adelgazar antes del embarazo?


El control del peso puede mejorar la función reproductiva. Para ello, según la experta, "es conveniente incrementar la actividad física y evitar el sedentarismo". Por su parte, la alimentación "debe ser saludable, con alimentos con poca grasa y un consumo alto de frutas, verduras, pescado blanco y cereales". 

Si quieres quedarte embarazada, tanto si lo vas a intentar por métodos naturales como mediante alguna técnica de reproducción asistida, debes saber que es fundamental no tener sobrepeso ni obesidad, ya que ambos factores dificultan la concepción.

Por eso, debes intentar perder unos kilos antes de la fecundación. Para ello, es conveniente que te pongas en manos de un endocrino que te diseñe una dieta especial para ti, que debe ir acompañada de ejercicio aeróbico para quema grasas.

No obstante, lo esencial para perder peso es llevar una dieta sana y equilibrada de unas 1.800 calorías que no incluya grasas saturadas ni azúcares y hacer unos 45 minutos de ejercicio diario.  
 

 

 


Glosario

Diabetes gestacional

Definición:

Es una alteración del metabolismo producida por los hidratos de carbono que se detecta por primera vez durante el embarazo. Se traduce en una insuficiente adaptación a la insulina que produce la gestante, aumentando los niveles de azúcar en la sangre. Si la diabetes gestacional no es tratada, el feto puede recibir mucha azúcar en la sangre y hacer que crezca demasiado. Los bebés de las madres con diabetes gestacional pueden tener dificultades para respirar, poca azúcar en la sangre e ictericia durante las primeras semanas después del nacimiento.

Síntomas:

No produce síntomas, por eso durante el embarazo se debe hacer un control exhaustivo de la glucosa en sangre. Así como una prueba de diabetes gestacional entre las semanas 24 y 28 del embarazo.

Tratamiento:

Normalmente se controla con una dieta equilibrada y ejercicio. A veces son necesarias inyecciones de insulina. La diabetes gestacional suele desaparecer tras el parto.

Fuente:

Victoria Verdú, coordinadora de Ginecología de la Clínica de reproducción Ginefiv. 

Impact of overweight and underweight on assisted reproduction treatment https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15319380

Fecha de actualización: 28-07-2020

Redacción: Lola García-Amado

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×