¿La obesidad afecta a la fertilidad?

¿La obesidad afecta a la fertilidad?
comparte

Sí, el sobrepeso afecta considerablemente a la fertilidad, tanto en hombres como en mujeres. Por eso, si estás pensando en buscar un embarazo y te sobran unos cuantos kilos, lo primero que debes hacer es seguir una dieta sana y hacer ejercicio para perder esos kilos de más.

¿Qué es la obesidad?


Se habla mucho hoy en día de la obesidad ya que es un mal que aqueja a los países en desarrollo pero… ¿qué es exactamente la obesidad?


Es un exceso de almacenamiento de energía en forma de grasa, caracterizado por un aumento del tejido adiposo (graso) que no guarda proporción con el depósito proteico ni de hidratos de carbono. Esta situación se da en aquellos individuos que ingieren muchas más calorías de las que gastan.


La aparición de la obesidad en una persona depende de factores biológicos (como ciertos trastornos del metabolismo) pero también de variables ambientales y conductuales, como una dieta desequilibrada y una vida sedentaria.


Obesidad y fertilidad


Muchas parejas se encuentran con dificultades a la hora de concebir un hijo. En muchos casos, el problema puede estar en el sobrepeso o la obesidad ya que, según la clínica de reproducción asistida Ginefiv, un 12% de los casos de infertilidad están directamente relacionados con el peso.

No te puedes perder ...


Y es que la grasa corporal influye en la hormona liberadora de gonadotropina, esencial para la ovulación. En concreto, esta hormona activa la secreción de la hormona luteinizante y de la hormona folículo estimulante, ambas fundamentales para el desarrollo de óvulos y espermatozoides. Pero tener sobrepeso puede alterar el ciclo menstrual, dificultando la ovulación.  En personas obesas, de hecho son muy frecuentes la anovulación crónica y el hiperandrogenismo (aumento de la secreción de andrógenos, hormonas sexuales masculinas que causan anovulación).


La obesidad –es decir, tener un índice de masa corporal superior a 25-, además, está relacionada con trastornos incompatibles con el embarazo, como el hipertiroidismo, síndrome de ovario poliquístico, exceso de estrógenos, etc.


Un estudio reciente, realizado en el Centro Médico Académico de Ámsterdam, comprobó que las mujeres obesas, con un índice de masa corporal (IMC) mayor de 30, la probabilidad de concepción por vía natural era menor que en las mujeres de peso normal (IMC comprendido entre el 18 y 25). Concretamente, en una mujer con IMC de 35 la posibilidad de quedar embarazada de forma natural era un 26% menor que en una mujer sin sobrepeso. Y en mujeres con IMC de 40, se reducían en un 43%.

 

El estudio afirmaba que una de las responsables de estos problemas para concebir en mujeres con sobrepeso era una hormona llamada leptina. La leptina es una sustancia sintetizada y secretada por el adipocito (conjunto de células que forman el tejido adiposo del cuerpo), que manda una señal al hipotálamo que induce a la pérdida o aumento de peso. Los investigadores pensaban que las mujeres obesas pueden tener algún tipo de alteración en sus niveles de leptina, lo que dificulta la implantación en el útero.


Las mujeres obesas, asimismo, tienen más riesgo de sufrir problemas en el embarazo, como preeclampsia, parto prematuro, diabetes gestacional  o de tener hijos con obesidad infantil.
 

Todo esto teniendo en cuenta que los datos de sobrepeso y obesidad en mujeres en España no son nada alentadores. Así, un 20% de las mujeres en edad reproductiva tiene sobrepeso y un 10% de las mujeres de entre 25 y 44 años son obesas.


¿Qué pasa con los hombres?


La obesidad y el sobrepeso están relacionados con una menor producción de espermatozoides. Además, causan problemas de disfunción eréctil.


Por lo tanto, los hombres también deben controlar su peso antes de buscar el embarazo.


¿Qué hacer?


Es fundamental seguir una dieta adecuada y reducir el peso antes de quedarse embarazada. La base de la dieta deben ser las verduras, las frutas, las legumbres y los pescados y carnes blancas. Se debe cocinar a la plancha, al horno, al vapor… Pero nada de fritos ni grasas. Tampoco la bollería ni los dulces.


Es necesario acudir a un nutricionista que marque una dieta adecuada para cada persona para conseguir un IMC de entre 18,5 y 25 antes de quedarse embarazada.


Para perder peso también es fundamental realizar ejercicio físico con regularidad, al menos una hora tres veces a la semana.


Así, tendrás más fácil lograr un embarazo y reducirás el riesgo de padecer ciertas complicaciones durante el mismo.
 

Foto: Created by Javi_indy - Freepik.com


Te puede interesar:
Muchas parejas se preguntan "¿cómo elegir el nombre de mi bebé según el apellido?". En estos casos la tarea puede ser larga y tediosa y por ello siempre se recomienda que la búsqueda comience desde que se sabe la noticia del embarazo y que se mantenga siempre la mente abierta a nuevas opciones hasta encontrar la satisfactoria para todos.


Fuentes: 

The Risks Associated With Obesity in Pregnancy https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5954173/

 

Fecha de actualización: 22-03-2017

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>