×
  • Buscar
Publicidad

Parto con bebé en posición podálica

Parto con bebé en posición podálica

Actualmente, rara vez se permite el parto vaginal con el bebé en posición podálica, ya que implica muchos riesgos. Por lo tanto, si tu bebé está en esta posición al final del embarazo pueden intentar voltearlo mediante la versión cefálica externa o, directamente, programarte una cesárea.

Publicidad

Índice

 

¿Qué es la posición podálica?

También llamada de nalgas o pelviana, es la postura en la que la cabeza del bebé está hacia arriba, hacia la cabeza de la mamá, en lugar de haberse colocado hacia la pelvis. Se pueden dar tres tipos diferentes según tenga las piernas:

- Presentación incompleta: las piernas del bebé están hacia arriba, frente a su cuerpo, con los pies cerca de la cara.

- Presentación completa: sus piernas están cruzadas y sus pies hacia abajo, cerca de sus nalgas.

No te puedes perder ...

¿Cómo hacer que el bebé se encaje?

¿Cómo hacer que el bebé se encaje?

Para que el parto vaginal sea posible y más fácil, es necesario que el bebé se encaje y se coloque en la postura correcta, es decir, boca abajo y en posición anterior, con su cabeza mirando hacia la columna vertebral de la madre. La mayoría de los bebés se colocan solos en esa posición pero, si no es así, puedes ayudarlo con estos consejos.

Y tambien:

- Presentación podálica: uno o ambos pies están hacia abajo, apuntando hacia el canal de parto.

Es una postura rara que solo presentan alrededor del 3% de bebés, aunque es la segunda más frecuente por detrás de la posición cefálica, que presentan alrededor del 95% de los bebés.

¿Por qué mi bebé está colocado de nalgas?

La posición que adopta el feto dentro del útero depende de varios factores:

- Si ha habido embarazos previos o no ya que, a partir del segundo embarazo, los músculos del abdomen pueden estar flácidos y darse más de sí, lo que permite al bebé moverse y cambiar de postura.

- El diámetro de la pelvis: si la pelvis es estrecha, el bebé no podrá encajarse correctamente.

- Tu movilidad durante el embarazo: si has estado de reposo o te has movido poco, es más posible que el bebé se quede boca arriba.

- El tamaño del bebé: cuanto más grande sea, más problemas para moverse y darse la vuelta.

- La forma del útero: un útero con una forma irregular puede hacer que el bebé no se gire hacia abajo.

- Hay miomas en el útero.

- Los embarazos múltiples también aumentan las posibilidades de que uno o más de los bebés se queden en posición podálica por la falta de espacio.

- Si hay mucho o muy poco líquido amniótico.

- Si el cordón umbilical es corto.

- Si existe placenta previa.

¿Es posible el parto vaginal si viene de nalgas?

En general, el tipo de parto recomendado si el bebé viene de nalgas es la cesárea, aunque depende de la posición concreta del bebé. En ocasiones, se puede intentar un parto vaginal, pero no en todos los centros se permite, por lo que, si tu bebé viene de nalgas y quieres intentar el parto vaginal, consulta en qué centros se intenta este tipo de partos. Es importante que el equipo médico sea experto en estos partos para minimizar riesgos.

Además, debes valorar con tu médico si en tu caso es posible o no, ya que, si el bebé es muy grande, tienes placenta previa o existe alguna otra complicación, no podrás llevar a cabo el parto vaginal.

Por otra parte, el parto debe iniciarse de manera espontánea, no se inducen los partos de nalgas ya que son de por sí más complicados, por lo que es mejor que el bebé empiece solo el parto para favorecer su éxito. Además, existen algunas posturas que pueden favorecer el parto en caso de que el bebé esté en posición podálica, como ponerse a cuatro patas o en cuclillas.

Ten en cuenta que es un parto más peligroso, por lo que el bebé deberá ser monitorizado en todo momento para saber si sufre o no.

En los partos vaginales de nalgas se sigue la regla de “manos fuera”, es decir, las exploraciones vaginales o la maniobra de Hamilton se deben restringir para reducir el riesgo de rotura de membranas antes de que las nalgas estén apoyadas.

Para favorecer la salida de la cabeza del bebé, es posible que el médico utilice fórceps, la maniobra Mauriceau-Smellie-Veit (ayudar a colocar la cabeza del bebé con una mano), o la técnica Burns-Marshall (se agarra suavemente al bebé de los pies).

Por último, aunque es posible usar la anestesia epidural, es mejor no hacerlo ya que entorpece los pujos naturales y puede alargar y dificultar el parto más aún. Además, hazte a la idea de que, a pesar de todos tus esfuerzos, es posible que el parto acabe en cesárea.

Riesgos del parto vaginal

El mayor peligro del parto de nalgas es que la cabeza se quede estancada en el canal de parto al salir después que los pies, lo que puede causar lesiones o incluso la muerte del bebé. Además, estos partos suelen ser más largos y dolorosos y requieren instrumental para ayudar a sacar la cabeza, lo que aumenta el riesgo de lesiones en el bebé y de desgarros en la madre.

Por otra parte, el cordón umbilical también puede resultar dañado o bloqueado, lo que puede reducir el suministro de oxígeno al bebé y causar lesiones cerebrales muy serias.

Por último, es más frecuente que se produzca una displasia de cadera, por lo que habrá que controlar al bebé tras el parto.

¿Se puede girar al bebé antes del parto?

Si llegada la semana 36 el bebé sigue boca arriba y no se gira, se puede intentar realizar la versión cefálica externa, una maniobra que consiste en ayudar al bebé a girar presionando sobre tu vientre con las manos mientras se observa al bebé en un ultrasonido. La presión puede causar alguna molestia y adelantar el parto si se desprende la placenta o se rompe la bolsa.

No obstante, esta maniobra tiene una tasa de éxito de en torno al 75%, por lo que puedes probar para ver si tu bebé se da la vuelta y, así, puedes tener un parto vaginal normal sin complicaciones.

También puedes intentar que se gire en las últimas semanas andando a cuatro patas por casa y haciendo ejercicios de basculación de la pelvis sobre la pelota de pilates, aunque, cuanto más tiempo pase boca arriba, más difícil será que se gire ya que se va quedando sin espacio. 


Fuente:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 16-02-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.