• Login
  • Registrarme
×


×
×

Efectos secundarios de la anestesia epidural

Efectos secundarios de la anestesia epidural
comparte

La analgesia epidural es sin duda una de las mejores alternativas para aliviar el dolor en el proceso del parto. Pero a pesar de ser gratuita en nuestro país, son bastantes las mujeres que deciden renunciar a ella y otras tantas futuras mamás sufren grandes dudas sobre su conveniencia cuando el momento de parir se acerca. ¿Por qué?

Lo cierto es que, a pesar de haber cambiado la manera en la que las mujeres afrontan el parto, la epidural no siempre es la panacea para dar a luz sin dolor.

 

La anestesia epidural no deja de ser una intervención médica y como tal lleva aparejados unos efectos secundarios que toda parturienta debe conocer antes de solicitarla. De hecho no es extraño que muchas matronas adviertan de que es preferible prepararse para un parto sin anestesia, pues no en todos los casos podrá administrarse.

 

Las ventajas son conocidas, el mayor beneficio es claramente la reducción del dolor sin perder la consciencia, pero quizás no todas las mujeres sepan que también guarda una serie de contraindicaciones y algunos efectos secundarios. A veces será el propio ginecólogo quien, según las circunstancias clínicas de cada embarazada, desaconseje administrarla. Otras, será una misma la que tendrá que valorar si quiere o no parir con epidural.

 

Efectos secundarios de la epidural

- Prolonga el proceso de parto: La epidural provoca que la parturienta adopte una postura pasiva durante el parto. Al no percibir las contracciones ni sentir la parte inferior del cuerpo, no tiene la necesidad de empujar ni podrá colaborar de la misma forma. Además la anestesia debilita las contracciones, por lo que el parto se ralentiza.

¿Qué es la walking epidural?

¿Qué es la walking epidural?

Desde hace unos años, existe un movimiento muy fuerte que apuesta por una naturalización del proceso de parto, intentando evitar protocolos como la episiotomía, la anestesia epidural, la administración de oxitocina o cesáreas innecesarias. En este intento, desde hace unos meses se aplica en algunos hospitales una nueva técnica: la walking epidural

 

- Incrementa las posibilidades de un parto asistido. El hecho de que el uso de epidural reste capacidad de empujar a la mujer y provoque que el parto se dilate, puede hacer necesaria la utilización de fórceps o ventosa. O, en el peor de los casos, que el parto acabe en una cesárea.

 

- Dolor de cabeza. Si al inyectar la anestesia en la espina dorsal la aguja profundiza mucho es probable que aparezcan fuertes cefaleas y/o vértigos durante los días posteriores. No suelen durar más de 3 o 4 días. También se ha relacionado con un mayor riesgo de padecer fiebre durante el parto.

 

- Prurito: Es común la aparición de prurito o picazón.

 

- Sensación de calambres en las piernas. La epidural puede desencadenar calambres o causar sensación de descargas eléctricas en las extremidades inferiores. Este malestar desaparecerá en unas horas.

 

- Náuseas: También se ha detectado una mayor incidencia de náuseas, mareos y vómitos.

 

- Dolores lumbares: Es probable sentir molestias en la zona de la espalda donde se ha colocado el catéter de la anestesia. Es un dolor temporal que remitirá en poco tiempo.

 

- Fracaso de la epidural: El espacio donde se debe inyectar es pequeño, por lo que la aplicación del producto anestésico requiere de mucha precisión. Puede ocurrir que, si la parturiente no colabora adecuadamente, no sea posible pinchar en la zona exacta y la anestesia no cumpla su función. Igualmente, a pesar de haber sido administrada correctamente, puede no surtir el efecto deseado. O bien, puede fracasar parcialmente y que solo quede insensibilizada una parte del cuerpo y la otra no.

 

Algunos mitos

Hace tiempo era habitual asociar el dolor de espalda crónico con el uso de la anestesia epidural durante el parto. Si bien parece que diversos estudios han demostrado que el responsable de esta dolencia es el propio embarazo y no la epidural.

 

Otro de los efectos secundarios, sin fundamento alguno, es el de la incompatibilidad con la lactancia materna. Se creía, erróneamente, que la anestesia afectaba a la capacidad para dar de mamar.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
Volver

Utilizamos cookies para mejorar la calidad del servicio, medir la audiencia y ofrecerle publicidad que pueda ser de su interés. Si continua navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.