×
  • Buscar
Publicidad

¿Cuántos puntos se suelen dar en la episiotomía?

¿Cuántos puntos se suelen dar en la episiotomía?

Normalmente el número de puntos que nosotros vemos en la episiotomía son los que se dan en la piel, que varían según el tamaño de la episiotomía, pero internamente hay más ya que se tienen que coser todas las capas cortadas.

Publicidad

Índice

 

¿Cómo es la episiotomía? ¿Cuántos puntos se dan?

La episiotomía es un pequeño corte quirúrgico que se realiza en algunos partos vaginales para facilitar la salida del bebé si le está costando y el médico considera que seguir intentándolo sin hacer nada puede dar lugar a un desgarro mayor o pérdida de bienestar fetal por parto prolongado o algún otro problema.

Por lo tanto, no debe de hacerse siempre en todos los partos vaginales, solo en aquellos que sea necesario. Siempre que se pueda, se debe dejar al bebé que salga solo para evitar este corte y que así la recuperación de la mujer sea mejor y la zona causada a su zona perineal menor.

Los puntos de una episiotomía pueden oscilar entre 2 y 5, aunque en realidad para suturar se tiene que reparar primero la vagina, después el músculo y por último la piel. A veces no se realiza episiotomía pero se puede producir un desgarro, que según la extensión tendrá mayor o menor necesidad de reparación. Es decir, muchos desgarros también necesitan una sutura para evitar problemas.

Se utiliza sutura continua de material reabsorbible. Los puntos se caerán solos al cabo de unos días (entre 7 y 10 días).


¿Cómo se debe cuidar la herida de la episiotomía?

No te puedes perder ...

Y tambien:

No obstante, hay que cuidarlos adecuadamente para evitar una infección. Debes extremar tu higiene y mantener la zona lo más seca posible. Sigue las recomendaciones de higiene que te recomienda tu médico, sobre todo para después de orinar y evacuar. Si tienes dolor al defecar, puedes preguntarle a tu médico sobre los ablandadores de heces.

Es posible que justo después del parto tengas dolor en la incisión. En este caso puedes aplicarte una bolsa de hielo en la zona con el fin de reducir la inflamación y el dolor.

Tiempo después de que nazca el bebé, te pueden ayudar los baños de siento (baños en la zona tibios o fríos con muy poca agua). Estos pueden ayudar a aliviar el dolor y a acelerar la cicatrización de la episiotomía. También puede ser útil aplicar en la zona cremas que te haya recetado tu médico o pulverizadores con anestesia local en el perineo.

Si consultas con tu médico, puede que te recete un analgésico para el dolor. No te tomes medicamentos sin la supervisión de tu médico ya que, por ejemplo, las aspirinas y otros medicamentos contra el dolor pueden aumentar las probabilidades de sangrado. Asegúrate de tomar sólo los medicamentos que tu médico te recomiende, la automedicación es peligrosa en todos casos, pero sobre todo si le estás dando el pecho a tu bebé (aunque son pocos los medicamentos que pasan a la leche).

Evita hacerte lavados vaginales, tampoco utilices tampones ni tengas relaciones sexuales durante el tiempo que tu médico te indique. Puede que tu médico te indique otras actividades con las que debes tener restricciones como realizar actividades agotadoras ni levantar objetos demasiado pesados.

En cuanto a la dieta, a menos que tu médico te indique lo contrario, puedes seguir con tu alimentación normal. En el caso de que considere que debas cambiar tu dieta por distintos motivos, como el estreñimiento, deberás seguir sus recomendaciones.

Además, puede que tu médico te indique cuándo debes volver para una revisión o algún tratamiento o cuidado posterior de la herida de la episiotomía.


¿Qué riesgos supone una episiotomía?

La episiotomía supone ciertos riesgos como:

- Que el corte se desgarre y aumente de tamaño durante el parto. Este desgarro puede llegar al músculo alrededor del recto o incluso hasta el recto.

- Puede haber más hemorragia.

- Las relaciones sexuales pueden ser dolorosas durante los primeros meses después del nacimiento del bebé.

- El corte y los puntos de sutura pueden infectarse.

Los síntomas principales de una infección son: dolor intenso, mal olor, supuración, fiebre. Si tienes estos síntomas, acude a Urgencias.

Por otra parte, es normal que los puntos te duelan unos cuantos días, sobre todo al sentarte y levantarte ya que es una zona muy sensible y complicada. Procura estar más tranquila estos primeros días y no andar demasiado para evitar roces. En cuanto se te hayan caído los puntos, podrás realizar actividad normal siempre que no haya otros problemas.

Asimismo, si te duele, puedes tomar un paracetamol cada 6 horas, pero recuerda que un dolor excesivo puede ser síntomas de infección.


¿Se puede evitar una episiotomía?

No hay una manera infalible de evitar una episiotomía, pero si hay ciertas recomendaciones para que las probabilidades de esta disminuyan.

Para evitar la episiotomía y tener una mejor recuperación posparto, te recomendamos que, desde la semana 33, te hagas masajes en la zona perineal con aceite de rosa de mosqueta para flexibilizar los músculos y que dilaten mejor. Está comprobado que funciona en la mayoría de los casos.

También puedes practicar los ejercicios de Kegel.

Además, puedes practicar las técnicas que aprendas en las clases de preparación al parto para controlar la respiración y las ganas de pujar.

Como hemos dicho, no hay una manera infalible de evitar una episiotomía y, aunque lleves a cabo todas estas recomendaciones, puede que la necesites durante el parto. Confía en el proveedor médico si te dice que es necesario practicártela, buscará lo mejor para ti y para el bebé.


¿Cuándo se suele necesitar una episiotomía?

- El trabajo de parto está siendo demasiado estresante para el bebé y se necesite acortar la fase de pujo para disminuir los problemas para él.

- La cabeza o los hombros del bebé son demasiado grandes para la abertura vaginal de la madre.

- El bebé está en posición de nalgas (donde los pues o las nalgas salen primero) y hay un problema durante el parto.

- Es necesario un parto instrumentalizado para ayudar a sacar al bebé.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.