×
  • Buscar
Publicidad

Consejos para padres en el parto

Consejos para padres en el parto

Siempre que se habla de un parto todo el mundo centra su atención en la madre, ya que ella es una de las protagonistas en el momento del parto, pero no debemos olvidarnos nunca del papá. Existe muchísima información para las madres acerca de cómo prepararse para el parto, pero ¿qué pasa con los papás?

Publicidad

Índice

 

¿Es beneficioso que me acompañe el padre en el parto?


En el parto, la compañía amorosa y ayuda de nuestra pareja puede suponernos una experiencia mucho más serena, alegre y segura a la hora de dar a luz, un momento tan bonito y gratificante como doloroso y agotador. 

Es cierto que los hombres no siempre asisten a las consultas prenatales y son mucho menos propensos (por norma general) a leer y a hablar sobre el embarazo, pero eso no significa que no estén interesados ​​o que no necesiten apoyo. 

Es recomendable hablar con la pareja sobre los sentimientos que le produce el parto. ¿Le desagradan mucho los procedimientos médicos? ¿No le gusta la sangre? ¿Tiene miedo de defraudar como padre primerizo? Si la futura mamá lo conoce bien y sabe cómo se siente él en relación con estas situaciones, podrá hacerse una ligera idea de lo que puede o no esperar de su compañero.
 

¿Cuál es el papel del padre en el parto?

No te puedes perder ...

La importancia del agua en el embarazo

La importancia del agua en el embarazo

Las recomendaciones que hacen los médicos acerca de la necesidad de la toma constante de líquidos durante el embarazo van más allá de la función de hidratación del organismo. Así, el agua se convierte en el compañero ideal de las futuras mamás, aportándoles diversos beneficios… ¡Conócelos!<

Y tambien:


El padre ya no tiene por qué tener ese papel pasivo de espectador y oyente de algo ajeno a él. La pareja (el padre) puede y debe convertirse en una pieza clave durante el parto, siendo partícipe activo de la llegada al mundo de su hijo, pero también el responsable del cuidado de su mujer durante la dilatación y el trabajo del parto.

Algunos estudios indican que la parte que más nerviosos pone a los papás durante el parto, es el hecho de no poder eliminar el dolor o las molestias que está sintiendo su esposa en esos momentos. Nadie quiere ver sufrir a sus seres queridos y su familia. Sin embargo, durante el parto, por desgracia, lo único que puede hacer el papá o la pareja de la madre es apoyar y esperar a que todo termine.

Hace ya algunas décadas, los papás se sentaban a esperar a que el doctor dijera si su bebé había nacido ya o no. Sin embargo, actualmente entra a la sala donde está por nacer el pequeño. Como futuros papás lo más importante es recordar que el bebé es de los dos y, por lo tanto, estar presente durante el nacimiento, algo que sin duda estrechará aún más los lazos afectivos entre padre e hijo, y también afianzará mucho más su relación de pareja.

El papá juega un importante papel a la hora de:

- Dar apoyo emocional
. El papá mejor que nadie sabrá contagiar a su mujer una actitud positiva, aliviar sus ansiedades, trasmitirle serenidad y proporcionarle consuelo.

- Controlar la situación. Durante la dilatación puede proporcionarle distracción, relajación y compañía y, por supuesto, también un gran alivio físico mediante caricias, masajes y palabras de cariño.

- Responsabilizarse del papeleo previo y posterior al parto. El padre puede ser quien solucione cualquier requerimiento administrativo; el que haga llegar al personal cualquier sugerencia o duda respecto al parto de su esposa; quien haga las llamadas oportunas y también quien responda a preguntas del personal sanitario que puedan interrumpir la concentración de su mujer.

Ser testigo junto a su mujer del momento inolvidable de conocer a su hijo por primera vez y de celebrar juntos este gran acontecimiento. Si el papá decide entrar en la sala de parto del hospital debe ser muy consciente de a lo que se va a enfrentar, pues son muchos los hombres que se desmayan en plena sala.

Las clases de preparación al parto, por ejemplo, son una oportunidad ideal para que tanto el papá como la mamá aprendan sobre la fisiología del parto, los cuidados del bebé, la lactancia... pero también disfruten de la experiencia con otras parejas que se encuentran en la misma situación.
 

¿Qué puede hacer el padre en el parto?


En la fase de dilatación, las contracciones ya han comenzado y la mujer empieza a sentirse incómoda, en este momento es en el que al padre debe ofrecer todo el apoyo a su pareja. Para eso puede:

- Hacerle sentir a tu mujer que está ahí, que estará con ella en todo momento.

- Guardar silencio durante las contracciones, pero cogiéndola de la mano para que sienta que está ahí.

- Puede darle frases para animarla, pero no se debe insistir en el exceso de dolor.

- El padre no debe regañar a la madre, tampoco censurarla.

- Puede intentar distraerla, intentando que no piense demasiado en la evolución del parto.

- Puede controlar el ritmo de las contracciones, atendiendo al ritmo y frecuencia.

- El padre puede ayudar a la madre si esta quiere tomarse una ducha caliente.

- Puede tener preparada una toalla fresca y póntela sobre la nuca o frente.

- Una bolsa de agua caliente en los riñones también puede ayudar a la futura madre con el dolor.

- El padre puede masajear en los riñones con las dos manos, una sobre otra.

En la fase de expulsión, cuando llega el momento de empujar, el padre puede ayudar a la madre:

- No teniendo en cuenta las malas contestaciones que le pueda dar la madre y evitando iniciar discusiones.

- Continuando con las frases de ánimo y actitudes cariñosas.

- Si la madre prefiere silencio, ten en cuenta sus deseos.

- Puede comentar lo poco que queda y que el parto acabará pronto.

- Con cada contracción el padre puede colocarse junto a la madre, ayudando a enderezarse en cada momento del pujo.

Cuando se ha producido el nacimiento, es el momento de felicitarla por lo bien que lo ha hecho y disfrutar de este momento tan especial en pareja.


Fecha de actualización: 04-06-2020

Redacción: Edgar Corona

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.