×
  • Buscar
Publicidad

Complicaciones en el posparto

Complicaciones en el posparto

¿Ante qué señales debemos acudir al ginecólogo o la matrona? Aunque las complicaciones en el puerperio no son frecuentes, es conveniente saber los motivos ante los cuales debemos acudir al médico.

Publicidad

Índice

 

¿Debo preocuparme por las complicaciones en el posparto?

Después del parto, es normal que te centres en el cuidado de tu bebé, pero pueden ocurrirte algunos problemas que pueden poner en peligro tu vida. Estos pueden ocurrir en las semanas despeñes del parto o en los meses posteriores y muchas personas no son conscientes de las señales de advertencia.

Después de haber dado a luz, es común sentir fatiga e incomodidad, al igual que dolor perineal y contracciones uterinas. Es posible que no sepas diferenciar entre una recuperación normal y los síntomas de estas complicaciones o cuándo es necesario buscar atención médica. Es posible que en el hospital no identifiquen los factores de riesgo de complicaciones posparto graves antes de que te den de alta.

Además, las madres a menudo no acuden a un proveedor de atención de la salud hasta cuatro o seis semanas despeñes del parto, y hasta un 40% no asiste a una visita posparto, probablemente debido a la falta de tiempo. El resultado de esto es que la mayoría de las mujeres recibe poca orientación sobre la recuperación posparto.

¿Cuándo debo acudir a un profesional sanitario?

Ponte en manos de un profesional sanitario si presentas algunos de estos síntomas:

1. Fiebre superior a 38º C. Tras el parto la temperatura de la madre aumenta, pudiendo superar los 38º C. Esto es algo normal si no dura más de 24 horas, pero si esta elevada temperatura se mantiene podrías estar ante una infección que el médico podría determinar.

2. Hemorragia vaginal mayor que una regla, con presencia de coágulos. El sangrado es una consecuencia normal en el posparto. Pero si la hemorragia es importante en las primeras 24 horas el pronóstico puede ser grave. Una de las causas más habituales suele ser la atonía uterina (cuando el útero no se contrae después del alumbramiento).

3. Loquios malolientes.

4. Aparición de dolor abdominal, que no cede con reposo y analgesia. Los entuertos (contracciones del útero para volver a su estado normal) son normales en los primeros días después del parto. Pero si este dolor se va intensificando y no remite en los días siguientes al parto hay que consultar de inmediato al médico. Podría tratarse de una endometritis, una inflamación del endometrio. Es una de las complicaciones más habituales en las mujeres a las que se le ha practicado una cesárea.

5. Molestias al orinar. Esto puede ser síntoma de una pielonefritis o una cistitis. Puede que sea necesario un análisis de orina para determinar esto.

6. Presencia de inflamación en la episiotomía con dolor que no cede con analgesia. Esto puede estar causado por una infección en los puntos de la incisión.

7. Inflamación en las mamas: tras la subida de la leche es normal presentar congestión en las mamas, pero en ningún caso dará fiebre. Ante la aparición de esta, o de la presencia de enrojecimiento en una parte de la mama dolorida, deberemos acudir al médico. Esto normalmente se trata de una mastitis que, por lo general, se trata con antibiótico y no será necesario interrumpir la lactancia materna ya que la succión del bebé resulta más eficaz y menos dolorosa para vaciar los senos.

8. En caso de aparecer inflamación en una de las piernas, con dolor, calor y enrojecimiento de la zona.

9. Dificultad respiratoria.

10. Infección,
dolor, mal olor y aparición de pus en la cicatriz de la cesárea.

Es importante señalar que no todo vale en el posparto. Esta es una etapa de cambios severos, algunos de los cuales causan un ligero malestar en la madre, pero debes saber que no todo es normal. Si te sientes mal y no remite con el paso de los días, no dudes en acudir a tu médico para que pueda valorarlo.

¿Cuáles son las complicaciones posparto comunes?

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, las causas más comunes de muerte relacionadas con el embarazo fueron:

- Enfermedades cardiovasculares

No te puedes perder ...

Y tambien:

- Otras afecciones médicas que a menudo reflejan alguna enfermedad preexistentes

- Infección o sepsis

- Sangrado excesivo después del parto (hemorragia)

- Una enfermedad del músculo cardíaco que dificulta que el corazón bombee sangre al resto del cuerpo (cardiomiopatía)

- Una obstrucción en una de las arterias pulmonares, generalmente a causa de coágulos sanguíneos que viajan a los pulmones desde las piernas (embolia pulmonar trombótica)

- Accidente cerebrovascular

- Trastornos de presión arterial alta (hipertensión) durante el embarazo

- Una afección poco común, pero grave, que ocurre cuando el líquido amniótico o el material embrionario, como las células fetales, ingresan al torrente sanguíneo de la madre (embolia de líquido amniótico)

- Complicaciones de la anestesia

En raras ocasiones se desconocen las causas de una muerte relacionada con el embarazo.

¿Existen factores que incrementan el riesgo de complicaciones posparto?

No te preocupes, el riesgo general de morir de una complicación relacionada con el embarazo es muy bajo.

Debes tener especialmente cuidado si tienes alguna enfermedad crónica, enfermedades cardíacas, obesidad o presión arterial alta, ya que tendrás mayor riesgo de complicaciones relacionadas con tu embarazo. Si tienes estos factores de riesgo, el control de tu salud posparto es particularmente importante.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.