×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo nace un bebé?

¿Cómo nace un bebé?

Existen varios tipos de parto y cada uno tiene sus complicaciones, ¿quieres saber cuáles son?

Publicidad

Índice

 

¿Qué tipos de parto existen?

- Parto natural:


Es en el que se da a luz vía vaginal sin la ayuda de fármacos ni de intervención tecnológica. En este tipo de partos existen varios motivos por los cuales las decisiones tomadas con premeditación pueden cambiar en cualquier momento, ya sea porque cuando llega la hora de alumbramiento se prefiere otro tipo o porque el personal médico lo considera conveniente para garantizar la salud de la madre o del bebé.

En este tipo de parto se requiere que la mujer tenga conocimientos amplios sobre las técnicas de alivio del dolor y que la comadrona le proporcione ayuda y seguimiento durante todo el proceso del parto. Además, se precisa que sea una gestación de bajo riesgo.

Entre las distintas modalidades del parto natural se encuentra la posibilidad de dilatar en el agua, un procedimiento que ya han incorporado varios hospitales.

- Parto dirigido:

En este tipo de parto los profesionales utilizan instrumentos y fármacos para garantizar la seguridad de la madre y del bebé, para facilitar la progresión de parto o bien (en casos seleccionados) para la inducción del parto.

Un ejemplo de esto es la epidural, un tipo de analgesia que proporciona un alivio continuo del dolor en todo el cuerpo por debajo del ombligo (incluidas las paredes vaginales) durante el trabajo de parto y el parto. Con una epidural, la mujer se siente cómoda y está completamente consciente, se suele utilizar un catéter durante el parto que permita utilizar dosis repetidas de analgésicos.

- Parto instrumental vaginal:

Son los partos en los que se utilizan utensilios como fórceps, espátulas o vacuum, se utilizan en casos de alumbramientos fuera de la normalidad.

Algún ejemplo de por qué se necesita un parto instrumental vaginal sería porque el feto se encontrase en una posición anormal, por la necesidad de disminuir los esfuerzos del período expulsivo o las situaciones en las cuales el equipo médico considere que debe acelerarse el nacimiento en beneficio materno o fetal (entre otros).

- Parto por cesárea:

La cesárea o el parto abdominal se realiza quirúrgicamente en casos de partos de alto riesgo o situaciones de no progresión de parto. La cesárea implica una incisión en la pared abdominal y en el útero de la madre y, aunque en términos generales se considere un procedimiento seguro, la cesárea conlleva más riesgos que el parto vaginal.

Si te indicaron una cesárea para dar a luz, en esta cirugía, el médico anestesista adormecerá parte de tu cuerpo para que relajes la musculatura abdominal e impedir que sientas dolor. Más tarde, tu gineco-obstetra realizará una incisión en la parte baja de tu abdomen para extraer a tu bebé.

Después de una cesárea se debe permanecer unos días más hospitalizada en comparación con otros tipos de parto. Tras el alta, la madre puede volver a casa, pero siguiendo con unas recomendaciones generales.

¿Qué complicaciones pueden tener?

No te puedes perder ...

Alimentación para concebir

Alimentación para concebir

Una vez que hayas considerado la idea de tener un bebé, es importante que pienses en todas las maneras que tienes de prepararte para las exigencias posteriores del embarazo, e indudablemente, una de ellas es la alimentación. Cuando se está tratando de concebir existen distintos nutrientes importantes tanto para la calidad del óvulo y del esperma como para la implantación del embrión y desarrollo del feto.

Y tambien:

 

Tipo de parto

Complicaciones

 

 

 

 

 

Parto natural

 

Prescindir totalmente de atención médica en un parto natural lo puede convertir en una situación de riesgo, además puede tener otras complicaciones:

 

- Falta de progreso o parto prolongado

 

- Desgarros vaginales

 

- Sufrimiento fetal

 

- Querer cambiar a un parto dirigido cuando ya es demasiado tarde

 

- Sangrado excesivo

 

- Asfixia perinatal

 

 

 

 

Parto dirigido

 

- Sufrimiento fetal

 

Episiotomía

 

- Sangrado excesivo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Parto instrumental vaginal

 

Hay diversas complicaciones, en la madre:

 

- Desgarros y laceraciones de vagina, cuello y cuerpo uterino

 

- Desgarros musculares y del esfínter anal

 

- Lesiones del pudendo

 

- Propagación de la episiotomía

 

- Lesiones de órganos vecinos

 

- Hematomas, fracturas de coxis

 

- Dolor crónico vulvar y perineal

 

En el recién nacido:

 

- Marcas de las palas, laceraciones, esquimosis, erosiones

 

- Heridas, cefalohematomas, hematomas, hemorragias intracraneanas, fracturas de cráneo, parálisis facial.

 

- Dolor en los primeros días de vida

 

- Aumento de riesgo de ingreso hospitalario por hiperbilirrubinemia

 

- Mayor dificultad para iniciar la lactancia materna

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Parto por cesárea

 

Al igual que en cualquier otro procedimiento quirúrgico, pueden surgir complicaciones. Algunas posibles complicaciones serían.

 

- Sangrado

 

- Desprendimiento anormal de la placenta (especialmente en mujeres con un parto por cesárea anterior)

 

- Lesiones en la vejiga o en los intestinos

 

- Infección en el útero

 

- Infección de la herida

 

- Dificultad para orinar y/o infección de las vías urinarias

 

- Retraso en el regreso de la función intestinal

 

- Coágulos de sangre

 

- Ruptura uterina

 

- Complicaciones en un embarazo futuro

 

Es posible que existan otros riesgos dependiendo de tu estado de salud específico. Consulta todas tus dudas con tu médico antes del procedimiento.

 

 

¿Se debe hacer un plan de parto?

El plan de parto es un documento que realiza la madre desde el inicio hasta el final del embarazo. Aquí es donde la madre plasma sus preferencias a la hora de dar a luz. Es muy recomendable hacerlo y consultarlo con tu médico para comprobar que le parece bien.

En el plan de parto se debe especificar:

- La postura ante el dolor: se debe explicar si se quiere dar a luz sin medicamentos para el dolor o por el contrario se desea paliar lo máximo posible. Si tienes en mente algo común (como pasar las contracciones en una bañera o pedir acupuntura) te tendrás que informar antes sobre si el hospital escogido tiene esas medidas y en qué circunstancias pueden ser utilizadas.

- Acompañante en el parto: recuerda elegir a tu acompañante según tus deseos,es un día importante para ti y no para quedar bien con alguien. Puede que prefieras que esté el padre del niño, o te sientas más segura con una amiga o con un familiar. Puede que quieras que entren varias personas, tendrás que consultar también si esto es posible.

- Durante el parto: en muchos sitios aún se realizan por rutina ciertas prácticas que están desaconsejadas. Puedes pedir que no te rasuren el vello púbico, que no te pongan un enema, que no te coloquen una vía en el brazo si no es necesario, puedes elegir la postura en la que quieres dilatar, solicitar que no te administren oxitocina para acelerar las contracciones a menos que sea necesario, que no se haga episiotomía porque sí...

Dado que todo ocurre en tu cuerpo durante el parto, el personal sanitario tendrá que contar con tu consentimiento para hacer cambios en lo que hayas expresado.

- Tras el parto: explicar si quieres o no que te separen de tu bebé después del parto es algo muy importante. En España todavía se separa a menudo a madre e hijo sin que exista ningún problema de salud que lo justifique. Las primeras horas de vida del bebé son muy importantes para establecer vínculos y una buena lactancia materna. Además, también puedes especificar:
 

            · Si deseas que no se corte el cordón umbilical hasta que deje de salir

            · Si quieres que el cordón umbilical lo corte tu acompañante

            · Si quieres donar la sangre del cordón

            · Si te gustaría hacerte cargo de los cuidados de limpieza de tu bebé

Expresa todo lo que es importante para ti.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.