Anmiotomía para acelerar el trabajo del parto

Anmiotomía para acelerar el trabajo del parto
comparte

La amniotomía es una de las prácticas de partería y obstetricia más utilizadas en la actualidad. Consiste en romper de manera artificial, y totalmente intencionada, la bolsa del líquido amniótico que envuelve al feto con el fin de acelerar las contracciones, “romper aguas” antes de tiempo y acelerar el proceso de trabajo del parto.

Esta práctica consiste en punzar las membranas que envuelven al niño con un gancho o lanceta de asa larga durante el tacto vaginal, de esta forma el líquido amniótico es expulsado a través de la vagina antes de tiempo. Esta rotura de membranas libera prostaglandina E2 y eleva los niveles de oxitocina que, según los expertos, aceleran las contracciones y, así, se altera la evolución fisiológica del alumbramiento que incluso se puede llegar a acortar en casi cincuenta minutos de media.

 

Es por esto que los médicos a la hora de atender a una mujer de parto utilizan esta técnica, evitando el riesgo de morbilidad materna en caso de trabajos de parto complicado y prolongado. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) se considera que un parto pasa a ser prolongado cuando excede 18 horas el trabajo de alumbramiento.

 

Un ensayo clínico elaborado por William D. Fraser en 1993 (investigador de la Universidad de Liverpool) titulado “Canadian early amniotomy study” asegura que la amniotomía es efectiva cuando la dilatación de la mujer es mayor de 3 cm. Sin embargo, respecto a otros temas de interés como son si se reduce el número de cesáreas, el estudio concluyó que no existía beneficio clínico alguno.

 

Los informes y trabajos realizados señalan que practicar la amniotomía acorta la fase inicial del parto en el 28% de las mujeres.

Segundo embarazo

Segundo embarazo

Tras un primer parto  la mamá está más preparada para afrontar los cambios que va a experimentar su cuerpo y su mente. Los tiempos de acción y de reacción se acortan y el trabajo del parto se ve reducido. Ya sabes qué es lo que te espera durante y después del embarazo y esto supone una gran ventaja

 

Otras finalidades médicas de la amniotomía son:

 

1. Verificar el color y aspecto del líquido amniótico.

 

2. Obtener el registro de la actividad cardíaca del feto adhiriéndole unos electrodos en el cuero cabelludo.

 

3. Extraer sangre al feto.

 

4. Medir el pH del bebé.

 

Los opositores a la amniotomía fundamentan sus afirmaciones diciendo que la bolsa del líquido amniótico tiene la función de proteger al feto de las contracciones uterinas, que pueden provocarle deformaciones, y evitarle otros riesgos como modificaciones cervicales o estiramientos previos del periné.

 

Además de riesgos físicos también existen otros de tipo psicológico, como demuestra un estudio llevado a cabo por la revista de interés médico British Journal of Midwifery, porque a las mujeres les inquieta más que se les extraiga la bolsa del líquido amniótico que enfrentarse al dolor o a una duración larga de parto.

 

 

POSIBLES RIESGOS DE PRACTICAR UNA AMNIOTOMÍA PRECOZ

Altera el proceso fisiológico de ruptura de membranas

Puede reducir en el feto la oxigenación cerebral

Aumenta la compresión de la cabeza del feto

Aumenta la desalineación de huesos parietales del recién nacido

Hace más frecuente el uso de fórceps y cesáreas en partos normales

Facilita la oclusión de vasos umbilicales durante las contracciones uterinas

Produce riesgo de infección posparto y neonatal

 

 


Fuente:

British Journal of Midwifery

Redacción: Almudena Villoslada

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×