×
  • Buscar
Publicidad

¿Por qué el feto se desprende de la placenta?

¿Por qué el feto se desprende de la placenta?

Cualquier embarazo es distinto a otro. De hecho, cada mujer presenta unos síntomas distintos durante estos nueve meses y, además, el parto se desarrolla también de diferente forma. En algunas ocasiones, por ejemplo, el feto se puede desprender de la placenta.  ¿Por qué sucede esto?

Publicidad

Índice

 

Grados de desprendimiento de la placenta

Pues bien, antes de entrar de lleno a explicar el concepto de desprendimiento de placenta se deben distinguir tres grados atendiendo a su gravedad:

- grado 1. En este grado en realidad el sangrado que se produce es bastante escaso con pocas contracciones uterinas. No hay signos de sufrimiento fetal ni baja presión sanguínea de la madre.

No te puedes perder ...

¿A partir de qué edad se puede dar el chupete al bebé?

¿A partir de qué edad se puede dar el chupete al bebé?

Normalmente en los hospitales, cuando una madre acaba de dar a luz a su bebé, si quiere darle lactancia materna lo primero que le dicen es que no debe dar el chupete al bebé porque la lactancia se puede ver perjudicada. Esto es cierto ya que si se le ofrece el chupete antes de tiempo el bebé no sabrá cómo deberá colocarse para mamar y cuál es la fuerza que necesitará para la succión puesto que la fuerza necesaria para amantar y para el chupete es diferente.

Y tambien:

- grado 2. La hemorragia es moderada con más contracciones uterinas y la frecuencia cardiaca del feto que puede indicar que existe sufrimiento.

- grado 3. El desprendimiento total o casi total de la placenta es infrecuente, pero grave. En este caso, el sangrado es intenso o permanece oculto. Sin embargo, aquí las contracciones uterinas son continuas con dolor abdominal y baja presión sanguínea de la madre quien podría llegar incluso a sufrir un shock.

El desprendimiento de la placenta en medicina se produce cuando la placenta se separa parcial o totalmente de la pared interna del útero antes del parto. Esto es algo que, por tanto, va a disminuir o bloquear el suministro de oxígeno y nutrientes del bebé causando, además, un fuerte sangrado en la madre. Suele aparecer con bastante frecuencia de manera repentina y por este motivo también si no se trata a tiempo podría suponer un peligro para la madre y también para el bebé.

Pero ¿qué sucede realmente? El desprendimiento prematuro de placenta es un problema durante el embarazo en el que la placenta se separa de la pared del útero de manera temprana, lo cual es muy grave porque la placenta es el órgano redondo y plano que se forma durante el embarazo y que proporciona alimento y oxígeno de la madre al feto a través de su sangre y del cordón umbilical, por lo que sin él, el embarazo no es viable.
 

¿Cómo sé yo si he sufrido un desprendimiento de la placenta?

Por norma general, el desprendimiento de la placenta no ocurre ni en el primer trimestre de embarazo ni en el segundo, sino más bien ya en el tercero, concretamente en las últimas semanas antes del nacimiento. Para saber si el bebé sufre o no un desprendimiento placentario hay que observar algunos síntomas o signos comunes en estos casos como:

- hemorragia vaginal

- dolor abdominal

- dolor de espalda

- sensibilidad o rigidez uterina

- contracciones uterinas

Este desprendimiento de placenta, no obstante, no suele ser demasiado común. Sin embargo, existen algunos factores que pueden aumentar el riesgo de dicho desprendimiento como:

- presión arterial alta crónica o hipertensión

- caída o golpe en el abdomen

- desprendimiento de placenta en embarazos anteriores

- consumo de cocaína durante el embarazo

- infección dentro del útero

- tabaquismo

- traumatismo abdominal

- enfermedad del corazón

- rotura prematura de las membranas

- enfermedad del corazón
 

Pero ¿por qué se produce realmente este desprendimiento de la placenta?

La causa como tal de dicho desprendimiento suele ser algo bastante desconocido. Sin embargo, es cierto que existe la posibilidad de que se produzca si se originan traumatismos o lesiones abdominales. No obstante, el problema puede ser difícil de diagnosticar, aunque con algunas pruebas médicas es posible descubrir si existe un desprendimiento prematuro de placenta. Algunas de las pruebas que se suelen realizar en estos casos son:

- una cardiotocografía: para evaluar la condición del bebé y verificar si hay contracciones en el útero

- ecografía: para detectar abrupciones placentarias.

- análisis de sangre para comprobar si hay anemia.
 

¿Se puede prevenir el desprendimiento de placenta?

No, un desprendimiento de placenta como tal no se puede prevenir, pero sí se pueden disminuir algunos factores de riesgo como los mencionados anteriormente. Es decir, intentando mantener la presión arterial alta, las enfermedades del corazón y la diabetes bajo control, no consumiendo tabaco, alcohol o cocaína y siguiendo las instrucciones de tu médico o ginecólogo acerca de cómo disminuir su riesgo si se ha tenido un desprendimiento de placenta en una gestación anterior.
 

Consecuencias de un desprendimiento de placenta

En el bebé, el desprendimiento de la placenta puede provocar:

- crecimiento deficiente por no recibir suficientes nutrientes

- insuficiencia de oxígeno

- parto prematuro

- muerte fetal

Por eso, ante cualquier síntoma de posible desprendimiento, debes acudir a urgencias para que el médico te examine y, si hay desprendimiento y el bebé todavía no está a término, mandar reposo y medicación para evitar un parto prematuro.


Fuentes:

Mayo Clinic, https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/placental-abruption/symptoms-causes/syc-20376458#:~:text=El%20desprendimiento%20de%20la%20placenta,fuerte%20sangrado%20en%20la%20madre.

Cigna, https://www.cigna.com/individuals-families/health-wellness/hw-en-espanol/temas-de-salud/desprendimiento-prematuro-de-placenta-hw180726

Medline plus, https://medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000605.htm

Fecha de actualización: 01-09-2020

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.