• Buscar

Contraindicaciones de la vitamina C en el embarazo

Contraindicaciones de la vitamina C en el embarazo

La vitamina C es una vitamina fundamental para nuestro organismo, por lo que suele incluirse en los complejos vitamínicos prenatales, pero ¿puede ser tóxica si se consume en exceso? ¿Existen contraindicaciones a esta vitamina?

Publicidad

Índice

 

¿Qué es la vitamina C?

La vitamina C, también conocida como ácido ascórbico, es un antioxidante que protege las células y contribuye a fortalecer el sistema inmunitario. Además, es esencial en la absorción de hierro.

Es una vitamina hidrosoluble, lo que significa que se elimina por la orina y no se almacena en el organismo, por eso todos los días debemos incluir en nuestra dieta alimentos que la contengan.

Entre las funciones principales de la vitamina C encontramos:

- Ayudar al desarrollo y crecimiento de los tejidos y de la piel.

- Ayudar a la reparación de tejidos de cualquier parte del cuerpo, formando colágeno en el caso de las heridas o subsanando el deterioro en huesos o dientes.

- Es un antioxidante, contribuyendo a prevenir el daño de los radicales libres.

- Fortalecer el sistema inmunitario.

- Durante el embarazo, ayuda al desarrollo cerebral del feto y a desarrollar células fuertes. Además, contribuye a evitar la anemia.
 

¿Qué alimentos son una buena fuente de vitamina C?

La vitamina C está presente sobre todo en las frutas y las verduras. Una excelente fuente son los cítricos: naranjas, mandarinas, limones. También se encuentra en grandes cantidades en los pimientos rojos y verdes, las fresas, las grosellas negras y el brócoli.
 

¿Cuánta vitamina C hay que ingerir en el embarazo?

Las mujeres mayores de 18 años deben ingerir 75 mg al día, pero durante el embarazo, la necesidad diaria se incrementa a 85 mg por día.

Esto es así porque, durante la gestación, los niveles séricos de vitamina C disminuyen progresivamente. La vitamina C atraviesa la placenta por transporte activo y los niveles fetales son 2-4 veces más altos que los maternos.

 

¿Tiene efectos secundarios el exceso de vitamina C?

Al ser una vitamina hidrosoluble, no se almacena en el organismo, sino que se excreta por la orina cada día lo que no se haya absorbido, por lo que un exceso de vitamina C es muy complicado, ya que habría que consumir más de 1.000 mg para que aparecieran algunos síntomas propios de la toxicidad por vitamina C como son dolor de estómago, diarrea y gases.

Por eso, si tu dieta es elevada en vitamina C no será necesario que consumas complejos vitamínicos con esta vitamina en el embarazo. Sin embargo, seguro que has notado que la mayoría de suplementos prenatales incluyen vitamina C, lo cual puede que te preocupe, pero, si te fijas, la cantidad de vitamina C no es muy elevada, así que, por muchos alimentos que consumas con vitamina C, es casi imposible que superes los 1.000 mg, así que tranquila.

Según las investigaciones, no se encontraron efectos adversos que requiriesen interrumpir la suplementación con vitamina C. En un ensayo que incluyó a 1.877 participantes, se observó ligero un aumento del riesgo de dolor abdominal en el grupo de tratamiento. No se observaron diferencias entre los grupos tratados y los de referencia con respecto a otros resultados adversos, a saber: concentraciones elevadas de enzimas hepáticas, acné, debilidad transitoria, erupciones cutáneas, pirosis y náuseas, u otros efectos adversos.

 

¿Puede ser perjudicial la carencia de vitamina C?

Por el contrario, la carencia de vitamina C sí puede ser muy perjudicial siempre, pero aún más en el embarazo.

En primer lugar, la falta de vitamina C dificulta la absorción del hierro, lo que puede aumentar la posibilidad de anemia, un problema muy habitual en el embarazo.

Además, puede provocar escorbuto, una enfermedad que era muy habitual antes y que provoca el daño en el tejido conectivo y hemorragia capilar, causando cansancio, pérdida de dientes, sangrado gingival, cicatrización deficiente de las heridas, lesiones cutáneas, fiebre e ictericia.

 

¿Es cierto que la vitamina C puede prevenir la preeclampsia?

Según diversos estudios, la vitamina C, al igual que la vitamina E, ayuda a prevenir el estrés oxidativo y, por lo tanto, se ha postulado que su suplementación en la gestación podría disminuir la incidencia de preeclampsia, Crecimiento Intrauterino Retardado (CIR) y RPM (ruptura prematura de membranas y, por lo tanto, parto prematuro). Es decir, una ingesta baja de vitamina C puede causar hipertensión con edema de las manos, los pies y la cara (preeclampsia), anemia y un recién nacido pequeño.

De hecho, la dieta mediterránea proporciona gran cantidad de alimentos ricos en vitamina C y E, por eso la incidencia de preeclampsia en EEUU y Gran Bretaña se sitúa en torno al 3-4% mientras que en nuestra población ronda el 1%.

 

Entonces, ¿debo tomar suplementos de vitamina C en el embarazo? ¿Existen contraindicaciones?

No obstante, la última revisión de Cochrane (estudio) concluye que “no se puede apoyar el suplemento habitual de vitamina C durante la gestación, sólo ni asociado. Algunos estudios señalan un incremento moderado en el riesgo de parto prematuro en gestantes con suplementos y el exceso podría provocar en el recién nacido un escorbuto “de rebote”.

En los estudios que se incluyeron en esta revisión, la dosis diaria más frecuente de vitamina C fue 1.000 mg y se utilizó en 15 estudios. Los resultados indicaron que la administración habitual de suplementos de vitamina C durante el embarazo solos o en combinación con otros suplementos (principalmente vitamina E) no mejoró los resultados de las embarazadas y los recién nacidos.

Sí que se comprobó una reducción relativa del 36% de desprendimiento placentario en las embarazadas que recibieron suplementos de vitamina C (ocho estudios, más de 15.700 mujeres), pero no está claro si este resultado se debió a la vitamina C o a otro agente, como la vitamina E. Por lo tanto, se necesitan estudios de investigación adicionales para examinar la función de la vitamina C para reducir el desprendimiento placentario y el desarrollo de RPM. La continuación del seguimiento de las mujeres y los niños incluidos en los ensayos permitirá conocer mejor los posibles efectos a largo plazo de la administración de suplementos de vitamina C durante el embarazo.

En resumen, tomar suplementos de vitamina C durante el embarazo no ayuda a prevenir los problemas en el embarazo que incluyen el mortinato, la muerte del recién nacido, el parto prematuro, la preeclampsia o los recién nacidos con bajo peso al nacer, al menos según los autores de esta revisión Cochrane, aunque hacen falta más estudios ya que sí se ha comprobado cierta relación entre una reducción de la preeclampsia, la ruptura prematura de membranas y el CIR, pero hay que asegurarse si es por la ingesta de vitamina C o no.

Lo que sabemos seguro es que el ácido ascórbico previene la anemia y mejora el desarrollo del feto, por lo  que debe formar parte de tu dieta habitual, ingiriendo al menos 85 mg al día durante la gestación.


Fuentes:

Revisión Cochrane: https://www.cochrane.org/es/CD004072/PREG_administracion-de-suplementos-de-vitamina-c-durante-el-embarazo

Organización Mundial de la Salud: https://www.who.int/elena/titles/review_summaries/vitaminC-pregnancy/es/

“Suplementos en embarazadas: controversias, evidencias y recomendaciones”, López Rodríguez MJ., Sánchez Méndez JI., Sánchez Martínez MC., Calderay Domínguez M. IT del Sistema Nacional de Salud. Volumen 34, Nº 4/2010. https://www.mscbs.gob.es/biblioPublic/publicaciones/recursos_propios/infMedic/docs/vol34n4_Suplementos.pdf

Fecha de actualización: 28-05-2021

Redacción:

Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×