Infecciones en los bebés prematuros

Infecciones en los bebés prematuros
comparte

En nuestro país, nacen cerca de 30.000 recién nacidos antes de llegar a término que son conocidos como bebés prematuros. Estos bebés tienen más riesgo de infección y también de sufrir más enfermedades que los bebés nacidos a término, aunque es importante destacar que su supervivencia en la actualidad es cada vez mayor.

Por norma general, los bebés prematuros permanecen durante más tiempo en el hospital. Algunas veces simplemente por precaución y cuidado tras haber nacido antes de tiempo, y otras, sin embargo, porque sufren alguna enfermedad o infección que no permite el traslado tan inmediato a casa con sus padres. En ocasiones, muchos bebés prematuros deben pasar a la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN), que es el área de los hospitales donde permanecen los bebés recién nacidos que están enfermos.


Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), todos los bebés que nacen antes de la semana 37 de gestación son considerados prematuros. El bebé prematuro es el que nace demasiado temprano, cuando todavía no se han formado todos sus órganos completamente. Además, todos los bebés que vienen al mundo antes que los recién nacidos a término presentan un físico diferente porque ni sus huesos, ni sus órganos ni músculos han tenido tiempo de completar su desarrollo. Por estos motivos es normal que sufran más infecciones, pues los bebés prematuros suelen tener más problemas para combatir los gérmenes porque su sistema inmunitario no está totalmente desarrollado. Entre las infecciones más comunes que pueden afectar a un recién nacido están la neumonía, la sepsis y la meningitis.

Bebés prematuros… ¿y después qué?

Bebés prematuros… ¿y después qué?

En los últimos años se ha observado un aumento de las cifras de recién nacidos prematuros, actualmente entre el 9-10% de los niños que nacen, lo hacen antes de concluir la gestación completa. Estos bebés requieren unos cuidados especiales al nacer y un mayor seguimiento por parte de sus padres y de su pediatra. Pero… ¿les quedan secuelas una vez que crecen? ¿Son más propensos a coger ciertas enfermedades? ¿Su desarrollo es más lento? Y sobre todo, ¿qué pueden hacer sus padres para evitar estas enfermedades y estimular su desarrollo?


Neumonía: infección pulmonar aguda que debe ser identificada lo más rápido posible para evitar que se agrave. Es diagnosticada a través de una radiografía de tórax y puede ser causada por virus, hongos, bacterias o parásitos. Por lo general, el tratamiento se lleva a cabo mediante la ingestión de antibióticos y nebulizadores. La mayoría de los casos de neumonía en bebés y niños es de causa viral.


Sepsis: enfermedad grave que ocurre cuando el cuerpo tiene una fuerte respuesta inmunitaria a una infección bacteriana. Casi cualquier infección puede provocar sepsis (respuesta extrema del cuerpo ante una infección). Tiende a afectar a bebés muy pequeños, pero también a algunos adultos muy mayores.


Meningitis: inflamación de las meninges (las membranas que recubren el cerebro y la médula espinal). Por norma general, la meningitis se contrae a través de un virus o bacterias. La que afecta a los bebés menores de dos y tres meses se denomina meningitis neonatal. Se trata de una meningitis viral o de una meningitis bacteriana, cualquier retraso en el tratamiento puede ser muy grave llegando a causar sordera.


Problemas de salud más comunes


Cuanto más temprano nazca el bebé, mayor probabilidad existirá de que tenga algunos problemas de salud. Sin embargo, gracias a los avances de atención médica que existen, los bebés prematuros sobreviven mucho más que antes. Pero lo que los papás y las mamás de estos niños prematuros deben tener claro es que cuanto más prematuro sea su bebé, más problemas y secuelas tendrá.


De hecho, no es lo mismo nacer con 26 semanas y pesar setecientos gramos que hacerlo con cuatrocientos, porque a menor peso también la tasa de mortalidad y complicaciones aumenta. Algunos de los problemas de salud más comunes que pueden afectar a los bebés prematuros son los siguientes:


- Apnea.

- Síndrome disneico.

- Hemorragia intraventricular.

- Conducto arterial persistente.

- Retinopatía del prematuro.

-Displasia broncopulmonar.

-Anemia.


Existe, además, una relación directa entre la edad gestacional del bebé prematuro y la importancia de las deficiencias que pueden ir apareciendo. También los grandes prematuros, es decir, los bebés que nacen antes de la semana 29 de gestación, pueden sufrir trastornos de atención y concentración, presentar problemas de memoria a corto plazo o incluso hiperactividad. Eso sí, la clave siempre está en estos casos en la detección precoz. En muchas ocasiones, antes de que los niños comiencen a hablar o a caminar, algunos de los problemas relacionados con la cognición pueden ser detectados previamente para así recibir, además, el tratamiento cuanto antes.


Normalmente los grandes prematuros son los que más secuelas tienen y los que, por tanto, más cuidados necesitan. Los problemas de retina y/o auditivos son bastante habituales en aquellos bebés nacidos tan prematuramente, aunque los más comunes son las dificultades o problemas respiratorios. A pesar de que los pulmones siguen desarrollándose y maduran de forma constante, el problema principal aquí es que les falta surfactante. El surfactante pulmonar es la sustancia que se encuentra en los alveolos de los pulmones y ayuda a minimizar la tensión superficial alveolar evitando que se colapsen durante la espiración.  


¿Cómo es, entonces, el aspecto físico de los bebés prematuros?


En primer lugar, al observar el cuerpo y la cabeza del bebé podemos darnos cuenta de que está descompensada, pues la cabeza de los bebés prematuros es mas bien grande y está desproporcionada con respecto a las extremidades. Los bebés prematuros tienen, además, una piel muy fina, brillante y arrugada, tanto, que a través de ella se transparentan todas las venas y arterias superficiales que posee. Y aunque muchos bebés prematuros suelen nacer algo más sonrosados, muchos de ellos sufren ictericia en los primeros días.


La masa muscular es algo pobre y tienen poca grasa. Los bebés prematuros suelen tener las palmas de las manos y las plantas de los pies algo enrojecidos y presentan pocos surcos. Sus genitales están también poco desarrollados. De hecho, en los niños los testículos todavía no han descendido hacia el escroto y el tamaño del pene es muy pequeño. En el caso de las niñas prematuras, los labios mayores de los genitales femeninos no cubren por completo los labios menores.


Prácticamente la mayoría de los niños prematuros suelen tener una capa de vello fino y suave por todo su cuerpo que recibe el nombre de lanugo (vello corporal aterciopelado que está presente como parte normal de su desarrollo y que crece como aislante de la piel por razón de ausencia de grasa). Las uñas son muy pequeñas y los párpados están fusionados, aunque con el tiempo se abrirán. Las orejas también están poco desarrolladas.  


¿Por qué nacen tantos bebés prematuros?


A pesar de que la mayoría de los partos prematuros ocurren de manera espontánea, algunos se desencadenan como consecuencia de la inducción precoz de las contracciones uterinas o del parto por cesárea. No obstante, cabe destacar que la probabilidad de que se produzca un parto prematuro aumenta, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuando se trata de un embarazo múltiple o cuando, por ejemplo, el anterior embarazo también fue un parto prematuro.


Estos factores, además, han aumentado en un 30% en los últimos veinte años según los últimos datos recogidos porque el nivel y el ritmo de vida también ha ido cambiando con el paso del tiempo. Por ejemplo, las mujeres retrasan cada vez más la edad en la que tienen sus hijos, la forma de vida que llevan no es la más adecuada, pues sufren demasiado estrés y la carga de trabajo no ayuda demasiado, y además hay un riesgo mayor de sufrir enfermedades como la diabetes, la hipertensión o la preeclampsia. La preeclampsia es una complicación médica durante el embarazo que se asocia a hipertensión inducida durante el embarazo y se relaciona con elevados niveles de proteína en la orina (proteinuria).


Finalmente, hay que tener en cuenta que las técnicas de reproducción asistida también son las responsables de una buena parte del incremento de partos prematuros porque, además, la utilización de estas nuevas técnicas aumenta la probabilidad de tener un embarazo múltiple y, por tanto, de los nacidos antes de tiempo. Lo bueno de esto, por supuesto, es que la supervivencia de los bebés ha aumentado mucho y cada vez la probabilidad de que puedan llevar una vida normal como cualquier otro bebé nacido a término también es mucho mayor.


Fuente:   

Asociación Española de Pediatría “El recién nacido prematuro” https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/8_1.pdf

Redacción: Ana Ruiz

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×