×
  • Buscar
Publicidad

Conducto arterial persistente en bebés prematuros

Conducto arterial persistente en bebés prematuros

Es una afección en la que el conducto arterial (el vaso que permite que la sangre circule alrededor de los pulmones) permanece abierto después de nacer. Es muy frecuente en prematuros o bebés con determinados trastornos genéticos.

Publicidad

Indice

 

¿Qué es Conducto Arterial Persistente (CAP)?

El conducto arterial es un vaso sanguíneo que conecta dos arterias principales, la aorta y la arteria pulmonar, para transportar sangre fuera del corazón en el feto mientras está dentro del útero.  Este conducto desvía sangre de los pulmones y la envía a diferentes partes del cuerpo.

Esto se debe a que el feto no usa sus pulmones al estar inmerso en el líquido amniótico ya que obtiene el oxígeno que necesita para vivir directamente a través del cordón umbilical. Pero cuando el bebé nace y comienza a usar sus pulmones, ya no necesita que el conducto arterial esté abierto, por lo que normalmente se cierra en unos días.

No te puedes perder ...

Beneficios de la lactancia materna exclusiva

Beneficios de la lactancia materna exclusiva

De todos es sabido que la lactancia materna exclusiva es el mejor alimento posible para los bebés recién nacidos y hasta los 6 meses. Pero, además, los pediatras y expertos continúan continuar con la lactancia todo lo posible ya que la lactancia materna prolongada presenta múltiples beneficios, como una mejor comprensión del lenguaje y visión espacial.

Y tambien:

Sin embargo, en algunos recién nacidos permanece abierto, una afección que se conoce como Conducto Arterial Persistente (CAP), en el que la sangre con oxígeno proveniente de la aorta se mezcla con la deficiente en el mismo de la arteria pulmonar, lo cual provoca que circule demasiada sangre hacia los pulmones, forzando el trabajo del corazón y aumentando la presión sanguínea en las arterias pulmonares.

 

¿Por qué se produce?

Es muy habitual en niños prematuros y aquellos que presentan síndrome de dificultad respiratoria neonatal. También es más frecuente en las niñas que en los niños y en bebés con ciertos trastornos genéticos como síndrome de Down, bebés cuyas madres hayan contraído rubéola en el embarazo o niños con problemas cardíacos congénitos.

 

Síntomas

Generalmente este problema, como se manifiesta en los primeros días, se descubre antes de darle el alta al bebé o en la primera revisión del pediatra. Algunas de las señales que nos pueden indicar que existe esta afección son:

- Respiración rápida y agitada

- Pulso rápido y enérgico

- Dificultad para respirar

- Sudoración al comer

- Cansancio

- Retraso en el crecimiento

- Problemas de alimentación

Si se sospecha que el niño puede padecer CAP, el médico realizará una serie de pruebas para confirmar cono una ecocardiografía.

 

¿Cómo se trata?

Si el niño no presenta ninguna enfermedad asociada, como un problema cardíaco, el conducto suele cerrarse solo. En niños prematuros puede tardar hasta 2 años en cerrarse, según la edad gestacional con la que naciera. En niños nacidos a término no suele tardar más de un par de semanas.

Si hablamos de bebés con otros defectos de corazón que disminuyen el flujo sanguíneo del corazón hacia los pulmones o el flujo de la sangre rica en oxígeno al cuerpo, el CAP puede ser beneficioso y se mantiene abierto por prescripción médica.

Si hace falta tratamiento porque no se cierra solo o porque el bebé presenta muchos problemas para respirar, se puede recurrir a ciertos fármacos. Si no funcionan, puede ser necesario colocar un transcatéter (un tubo hueco y delgado) que se coloca en el vaso para introducir a través de él un dispositivo de bloqueo.

Otra opción, aunque se intenta evitar, es la cirugía.

Es necesario que el niño vaya a revisiones y se trate el CAP si hace falta para evitar que se dañe el corazón a la larga.


Fecha de actualización: 23-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.