×
Publicidad

¿Cómo hacer para que el recién nacido engorde?

¿Cómo hacer para que el recién nacido engorde?

Es absolutamente normal que, como madre, te preocupes tanto por tu bebé recién nacido. Apenas lleva unas semanas en casa y tú ya estás como loca porque le ves demasiado delgado. Es frecuente también que, al darle pecho, la preocupación sea mayor porque no sabes exactamente cuánta leche toma, si se está agarrando bien al pecho o si está tomando la suficiente leche materna.

Publicidad

La Asociación Española de Pediatría avala la superioridad de la leche materna para la alimentación del recién nacido y del lactante durante los primeros seis meses de vida. Tras esta edad, lo ideal es que estos bebés reciban la alimentación complementaria al tiempo que continúan con la leche materna hasta los dos años o más. Sin embargo, cuando las mamás que dan el pecho notan que su bebé no está engordando o no engorda lo suficiente es posible que abandonen la lactancia materna y pasen a la artificial para de esta forma sí ser conscientes de cuánta leche exactamente toma su bebé, aunque en realidad esta no sea la solución.


De hecho, antes de abandonar la lactancia materna lo ideal sería averiguar el por qué el bebé realmente no engorda ya que las causas pueden ser muy variadas y en ocasiones incluso las madres pueden llegar a necesitar algo de ayuda. Si el bebé que se alimenta de la leche del pecho de su mamá no engorda es posible que se le tenga que ofrecer más leche, aunque esto es algo que el pediatra debe decidir, y no la mamá por su cuenta, pues la mayoría de los bebés recién nacidos pierden siempre algo de peso, pero si la cosa se alarga en el tiempo es importante acudir al pediatra porque muchas veces los bebés no engordan lo suficiente por otros motivos distintos que no tienen que ver con la norma generalizada de que los bebés recién nacidos pierden peso al principio como, por ejemplo, algunos de estos:

No te puedes perder ...

¿Cuánto debo esperar para tener mi segundo hijo?

¿Cuánto debo esperar para tener mi segundo hijo?

Has pasado la experiencia de ser madre por primera vez y ahora os estáis planteando la posibilidad de darle un hermanito a vuestro hijo. Si bien la primera paternidad os ha otorgado experiencia suficiente para afrontar la llegada de un recién nacido, ahora surgen otras dudas. ¿Debemos esperar un tiempo para recuperarnos del primero? ¿O será perjudicial la diferencia de edad para la relación de los dos hermanos?

Y tambien:


- es posible que el bebé no mame correctamente o lo haga en una mala posición

- puede que no le ofrezcan el pecho a demanda, sino que lo limiten a un horario

- puede también que tenga un frenillo que no le deje mover adecuadamente la lengua

-es posible que le entretengáis con un chupete cuando en realidad lo que el bebé quiere es mamar


Pero sí, como ya hemos visto, lo más seguro es que vuestro bebé no engorde porque es un recién nacido y, como tal, la tendencia es que pierda peso al principio de manera totalmente natural. Los bebés recién nacidos pueden llegar a perder alrededor de un 10% al nacer, y aquellos que nacen con un peso más elevado, incluso algo más. Aunque lo que no está claro es lo que pueden tardar exactamente en recuperarlo, si entre dos o tres semanas o algo más por lo que ante la duda lo mejor siempre será acudir al pediatra, pero sin obsesionarse, aunque teniendo en cuenta siempre algunos aspectos importantes como estos:


- Algunos bebés pierden hasta un 6% de su peso, aunque la gran mayoría lo recupera y supera en mucho menos de una semana.


- Hay un porcentaje de bebés recién nacidos al que le cuesta bastante más recuperar dicho peso o incluso en los que se cumplen algunos de los motivos anteriores, como que el frenillo no se lo permita o no esté en una posición adecuada para mamar bien.


Cuando todo esto pase lo que las mamás deben tener claro es que deberán dar siempre el pecho a demanda, colocar al recién nacido en una posición adecuada para que mame, comprimir el pecho durante la toma y sacarse leche, aunque estas dos últimas en realidad deberán hacerse si hay un verdadero motivo, es decir, si el bebé no engorda lo suficiente o si duele el pezón al dar de mamar.


Otro problema frecuente y una duda bastante común para las mamás, y sobre todo para aquellas primerizas, es sobre el inicio de la leche al dar a luz, es decir, cuándo se produce esa subida de la leche para comenzar a dar de mamar. Los expertos aseguran que la leche comienza a salir desde el primer momento en que tiene lugar el parto, e incluso a veces durante el embarazo también es posible tener algo de leche ya. Los primeros días la leche va a estar adaptada al recién nacido. Esta tiene la mitad de lactosa (azúcar) y el doble de proteínas que la leche normal, pero como es distinta recibe el nombre de calostro, uno de los alimentos más importantes de la vida del bebé. Cuando la leche ya comienza a aparecer durante el embarazo no se denomina calostro sino “precalostro”, que es el líquido que se forma durante el tercer mes de gestación, cuando los pechos empiezan a secretar una sustancia formada por plasma, cloro, óxido y ácido.


El calostro es, por tanto, el líquido secretado por las glándulas mamarias durante los primeros días después del parto. Está compuesto por inmunoglobulinas, agua, proteínas grasas y carbohidratos en un líquido sequeroso y amarillo. El calostro no es, como ya decíamos, la leche definitiva, pues este dura solamente entre los dos y cinco días posteriores al parto para después ya comenzar lo que si será ya la leche definitiva. Este es, además, un alimento indispensable, ideal y primordial porque está en él la primera inmunización del bebé.


Asimismo, el calostro resuelve las necesidades alimentarias de los pequeños órganos del bebé que no están todavía maduros. Pero ¿cómo diferenciar el calostro de la leche definitiva? Porque el calostro es más pegajoso y mucho más denso que la leche definitiva materna. Además, por su color al calostro lo denominan “oro líquido” porque su color suele ser algo dorado, aunque a veces más claro y a veces más oscuro.


¿Y si el problema es de la madre?


También puede suceder que el problema realmente lo tenga la madre, es decir, que sea ella quien, por ejemplo, lleve un ritmo tan estresado de vida o esté tan alterada que esté provocando alteraciones en la leche que produce, y sí habrá que cuidar también la alimentación, pero al igual que se hace durante el embarazo y no porque esta afecte de manera negativa a la leche materna, aunque muchas crean lo contrario. De hecho, se ha descubierto que influye muy poco la alimentación en la calidad de la leche materna. El Comité de la Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría aclaró que, “el estado nutricional de la madre, salvo en casos de desnutrición extrema, no interfiere en la capacidad de producción láctea ni tampoco en la calidad de la leche”.


En cuanto a las emociones, la cosa varía algo más, aunque tan solo durante unos minutos. Son muchas las mamás que han notado cómo un acontecimiento algo estresante, el miedo o la preocupación han llegado a producir algunos posibles cambios en su leche. En el caso de que, por ejemplo, una madre esté amamantando a su bebé y le afecte un acontecimiento negativo es probable que note como su leche sale en menor cantidad o directamente esta no sale. Ante esto, el bebé lo que hace es succionar con mucha más fuerza o enfadarse y volver a llorar.


Cuando suceda no hay que darle demasiada importancia ya que se trata de algo temporal por lo que antes de lo que la mamá se imagine la calidad y cantidad de su leche seguirá siendo la misma. Es un primer momento de estrés y bloqueo, pero en cuanto una vuelva a relajarse todo va a volver a ser como al principio.

 

 


Te puede interesar:

Las tomas de leche del recién nacido deben ser definidas por el propio bebé tal y como se hace con la lactancia materna, que es a demanda. De esta manera, el bebé se regula en función de las necesidades de cada momento.

Fuentes:

Lactancia materna http://www.carlosgonzalezpediatra.com/2016/07/lactancia-materna/

Asociación Española de Pediatría https://www.aeped.es/

Lactancia materna https://www.who.int/topics/breastfeeding/es/

Fecha de actualización: 04-04-2019

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.