×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo ayudar a mi bebé resfriado?

¿Cómo ayudar a mi bebé resfriado?

¿Tu bebé se ha resfriado y apenas puede comer ni dormir a causa de la congestión nasal? No te preocupes, seguro que se pasará en unos pocos días y que, con unos cuantos consejos, estará mejor enseguida.

Publicidad

Los resfriados son una de las enfermedades más habituales y comunes en los bebés ya que estos virus circulan a sus anchas durante todo el año, no son estacionales como la gripe, por lo que es posible contagiarse de un resfriado en cualquier época del año, aunque es cierto que son más habituales en otoño e invierno a causa de la bajada de las temperaturas. Además, existen más de 200 tipos diferentes de virus, lo que hace que sea muy normal enfermar de catarro, especialmente en los bebés ya que su sistema inmunológico es más débil y se llevan todo a la boca, incluidos juguetes u objetos que haya chupado otro bebé justo antes que él. Por eso la tasa de contagio entre bebés en las guarderías es tan alta.


Lo bueno es que los resfriados son enfermedades leves y se curan solas en 5 o 6 días. Lo malo, que pueden ser muy incómodos y molestos ya que causan congestión nasal, tos, dolor de garganta… rara vez producen fiebre, aunque es cierto que en los bebés es más habitual que un simple resfriado eleve la temperatura, algo muy raro en adultos. No obstante, suelen ser fiebres bajas que desaparecen rápido.

No te puedes perder ...

Y tambien:


El mayor problema de los resfriados es que causan una gran congestión nasal y mocos que impiden comer y dormir bien, sobre todo en lactantes que solo saben respirar por la nariz y no pueden hacerlo mientras maman o toman el biberón. Por eso, en los casos de resfriado no es necesario ningún fármaco ni tratamiento –al menos en la mayoría de los casos- ya que no hay medicamentos efectivos contra los virus, pero sí hace falta adoptar una serie de medidas para ayudar al bebé a estar menos incómodo y favorecer su recuperación.


En primer lugar, se debe tratar la congestión nasal por medio de varias medidas:


1- Lavados nasales con suero fisiológico o agua salina. Para realizarlos, debes tumbar al bebé sobre una superficie dura y segura, sin dejarle nunca solo, y colocar su cabeza ligeramente ladeada. Aplica el suero con el envase monodosis directamente o una jeringuilla. Límpiale y gira su cabeza para aplicarlo en el otro agujero. Si el niño usa chupete conviene ponérselo, así tendrá la boca tapada y el aire saldrá por la nariz expulsando los mocos.


2- Uso de aspirador nasal. Se recomienda hacerlo solo cuando el bebé esté muy congestionado, y nunca más de dos veces al día ya que puede irritar sus mucosas. Usa una pera o aspirador nasal para extraer la mucosidad. Conviene hacerlo después de echarle suero para que sea más efectivo.


3- Ambiente húmedo para favorecer el sueño. Puedes usar un humidificador o colocar un cuenco con agua.


4- Ofrecerle el pecho o el biberón más a menudo para que se mantenga bien hidratado y, si es mayor de 6 meses, darle mucha agua.


Si tiene fiebre baja, lo mejor es que le dejes con poca ropa y le des un baño de agua tibia. Solo si la fiebre no baja o está muy molesto debes darle paracetamol. Recuerda que el antiinflamatorio no se debe dar antes de los 6 meses. Lee bien el prospecto antes de darle cualquier fármaco para administrar la dosis indicada según peso y edad.


Su alimentación no debe variar, aunque hay que ser flexible ya que es posible que tenga menos hambre. Es mejor que coma menos cantidad, pero más a menudo.


Si los mocos no le dejan dormir, colócale con la espalda y la cabeza ligeramente incorporadas, poniendo, por ejemplo, un par de libros bajo las dos patas delanteras de la cuna o colocando una manta doblada o un cojín debajo de la mitad del colchón, para que la espalda quede un poco elevada. (Siempre debajo del colchón, nunca encima por el riesgo de asfixia).


Si el resfriado dura más de una semana, debes acudir al médico. También si tiene fiebre muy elevada, problemas para respirar, sibilancias, llanto que no cesa, problemas para comer, etc. 


Te puede interesar:

Las medidas del biberón del bebé es mejor que las decida el propio lactante, en base a sus necesidades tanto si se alimente vía lactancia materna o con leche de fórmula.

Fecha de actualización: 06-07-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.