×
  • Buscar
Publicidad

Los bebés muestran respuestas fisiológicas específicas a los abrazos de los padres

Los bebés muestran respuestas fisiológicas específicas a los abrazos de los padres

Todos los padres se pasan el día abrazando a sus bebés para expresarles su afecto y su alegría. Sin embargo, no se cómo reaccionan los bebés al ser abrazados. Un nuevo estudio muestra que los bebés mayores de 4 meses pueden percibir los abrazos de sus padres como una experiencia cómoda y relajante, a diferencia de lo que ocurre si los abraza un extraño.

Publicidad

Índice

 

La importancia del vínculo con los padres

Para un niño, su relación con sus cuidadores es crucial para el desarrollo físico y mental. Los cuidadores no solo brindan comida y calor a los bebés, sino que también les brindan seguridad, proximidad y vínculos emocionales a través de interacciones físicas como abrazarse.

Tanto sostener a un bebé como abrazarlo parecen ser acciones similares usando los brazos de los padres, pero los propósitos de estos comportamientos son diferentes. En general, aunque sostener a un bebé tiene propósitos específicos, como moverlo y alimentarlo, abrazarlo es una expresión del afecto del cuidador. Además del propósito, cogerlo en brazos y un abrazo difieren en aspectos físicos como las posturas y la presión. Durante el abrazo entre padres e hijos, el área de contacto y la presión entre el padre y el bebé son más amplias y fuertes que aquellas cuando el bebé se sostiene en los brazos del padre para alimentarse o moverse.

Debido a que los bebés más pequeños dependen casi por completo de otras personas, son sostenidos frecuentemente por sus padres. Durante la lactancia, una madre necesita acunar a su bebé con los brazos. Debido a que las posturas de lactancia similares también funcionan para la alimentación con fórmula, ser sostenido con las manos suele ser una posición de rutina en la que se alimenta a un bebé. Otro propósito al coger a un bebé es causar una respuesta calmante. La mayoría de los bebés, al ser cogidos por sus madres, dejan de llorar. Por el contrario, un padre no abraza a su bebé para dormirlo o alimentarlo, sino única y exclusivamente para expresar sentimientos positivos hacia sus bebés, como alegría, amor, felicidad y calidez. Estos sentimientos motivan a los cuidadores a cuidar a los bebés y ayudan a formar vínculos emocionales con los bebés.

Por lo tanto, dado que la interacción entre los bebés y sus cuidadores subyace a la formación de vínculos mutuos y mejora el desarrollo emocional e intelectual, el abrazo entre padres e hijos puede desempeñar un papel crucial en la formación de una relación emocional.
 

¿Cómo afectan los abrazos a los bebés?

No te puedes perder ...

Cuida los ojos de tu bebé

Cuida los ojos de tu bebé

La vista es uno de los sentidos más importantes para una persona. Por eso, debes asegurarte de proteger adecuadamente los ojos de tu hijo, vigilando posibles anomalías visuales y ayudándole a desarrollar y potenciar su visión. El diagnóstico precoz es esencial, por lo que una revisión anual en el oftalmólogo es imperdonable

Y tambien:


Para examinar el contacto social entre padres e hijos a través de las interacciones corporales, los autores del estudio se centraron en la respuesta fisiológica durante el abrazo entre padres e hijos midiendo la presión aplicada por la mano adulta en la espalda del bebé. Para abordar si la presión entre padres e hijos durante los abrazos puede explicar la respuesta fisiológica en los bebés o si una relación específica entre padres e hijos subyace a la respuesta fisiológica en los bebés, realizaron este estudio con las madres, los padres y personas extrañas a los bebés.

Los parámetros fisiológicos, como la frecuencia cardíaca y la variabilidad de la frecuencia cardíaca (VFC), se han utilizado en muchos estudios para examinar las actividades simpáticas y parasimpáticas. HRV es una serie de parámetros que evalúan la variación en el intervalo de tiempo entre los sucesivos intervalos R-R (RRI). RRI es el recíproco de la frecuencia cardíaca, lo que significa que la relación de aumento de RRI (porcentaje de RRI sucesivas que son más largas que la RRI anterior) aumenta cuando la frecuencia cardíaca disminuye. Por lo tanto, usaron la relación de aumento de RRI para evaluar la actividad parasimpática durante una retención o abrazo que dura 20 s. Estos parámetros se midieron con electrodos de ECG y un sensor de aceleración. Es importante destacar que la madre recibió instrucciones de no abrazar a los bebés mecánicamente, sino de abrazarlos con afecto positivo. La RRI se controló durante este procedimiento de abrazo / retención, y se evaluaron las proporciones de aumento de RRI durante una retención, abrazo y abrazo fuerte.

Los resultados mostraron que los niños de tan solo cuatro meses experimentan una mayor disminución de la frecuencia cardíaca durante un abrazo que a cogerlos e brazos, y durante un abrazo de sus padres en comparación con un abrazo de un extraño, lo que confirma que los abrazos juegan un papel importante en el vínculo temprano entre padres e hijos.

"Los bebés mayores de cuatro meses mostraron un alto índice de aumento de los intervalos de latidos cardíacos durante el abrazo por parte de sus padres que por personas extrañas", dijo Yoshida, autor del estudio. "Los padres también mostraron un alto índice de aumento de los intervalos de latidos al abrazar a sus bebés. Descubrimos que tanto los bebés como los padres se relajan abrazándose".

Los investigadores informan que los padres y los bebés mostraron un aumento durante un abrazo en lo que se conoce como el intervalo R-R (RRI) en un electrocardiograma. El intervalo R-R es el tiempo entre una forma de onda particular que mide la actividad eléctrica del corazón. El aumento del tiempo indica una frecuencia cardíaca más lenta.

Los bebés menores de cuatro meses no mostraron el mismo aumento de RRI durante un abrazo, pero esos bebés pequeños mostraron una frecuencia cardíaca más lenta cuando la mano de un padre ejerció presión sobre su espalda mientras los sostenía, lo que sugiere que no hicieron la misma distinción que los bebés mayores entre ser abrazados y ser cogidos.

Los investigadores también esperaban que un abrazo llevaría a cambios obvios en el comportamiento de un bebé, convirtiendo un estado de ánimo irritante en uno bueno, por ejemplo. Pero lo que los sorprendió fue que los efectos calmantes de un abrazo que observaron solo podían detectarse en los bebés que no lloraban ni estaban molestos.
 

A los bebés les gusta que los abracen sus padres


"A tu bebé le encanta que lo abracen y le encanta cómo lo abrazas", agrega Yoshida. "A pesar de que los bebés no pueden hablar, reconocen a sus padres a través de varios métodos de crianza, incluidos los abrazos, después de los cuatro meses de edad como máximo”.

Por el momento, este estudio es el primer informe cuantitativo y transversal que investiga el comportamiento de los abrazos entre padres e hijos durante su primer año, pero muestra conclusiones importantes que habría que seguir indagando con nuevos estudios.

El estudio actual demuestra que el abrazo entre padres e hijos es un comportamiento interactivo que promueve la formación de vínculos mutuos entre los padres y los bebés prelingüísticos y exhibe un efecto calmante sobre los padres y los bebés mayores. El efecto relajante a menudo permite a los padres abrazar a sus bebés espontáneamente en lugar de obligarlos. Los bebés pueden acostumbrarse a ser abrazados y pueden reaccionar a los abrazos dependiendo de su estado emocional y la relación interpersonal específica.

Los hallazgos actuales promoverán una comprensión del desarrollo infantil típico y atípico a través de la formación de vínculos entre padres e hijos basados ​​en la interacción física. Un importante estudio futuro sería llevar a cabo la tarea de abrazar / coger bebés con alto riesgo familiar de trastorno del espectro autista (TEA).


Fuente:

“Infants Show Physiological Responses Specific to Parental Hugs”, Sachine Yoshida, Yoshihiro Kawahara, Takuya Sasatani, Ken Kiyono, Yo Kobayashi, Hiromasa Funato. Published: April 6, 2020. https://doi.org/10.1016/j.isci.2020.100996

Fecha de actualización: 12-07-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.