×
  • Buscar
Publicidad

¿Por qué los bebés quieren estar en brazos?

¿Por qué los bebés quieren estar en brazos?

Muchos abuelos y abuelas dicen la misma cantinela: “No lo cojas tanto que se acostumbra”. Pero tú has intentado seguir sus consejos y no hay forma de dejar a tu hijo en la cuna o la silla de paseo, en cuanto lo sueltas, se pone a berrear como un loco. ¿Por qué quiere estar todo el rato en brazos? ¿Es realmente malo cogerlo a menudo?

Publicidad

La respuesta a la primera pregunta es sencilla: porque se sienten más seguros y necesitan el contacto de sus papás para sentirse a salvo y queridos. Los bebés llegan a este mundo sin saber nada de él, y mucho menos de normas y rutinas. Ellos lo único que sabe con seguridad es quién es su mamá y su papá y que en sus brazos se sienten seguros y amados. Cuando uno de sus padres lo coge en brazos el bebé puede sentir su calor, oler su aroma, escuchar su corazón y notar sus besos y caricias. ¿Hay algo mejor en este mundo? Para ellos, desde luego, no. Y si encima es mamá la que lo coge y lo pone al pecho para comer, felicidad absoluta.


Los bebés experimentan desde el nacimiento una serie de emociones que se van desarrollando a medida que viven experiencias. Por ejemplo, cuando su mamá lo coge por primera vez se siente feliz. Pero cuando lo deja en la cuna, se siente solo y experimenta miedo e inseguridad ya que no sabe si mamá va a volver a por él o no. Desde ese momento, asocia los brazos de mamá o papá con la felicidad y el bienestar, y la cuna o a la silla con la soledad y el miedo.

No te puedes perder ...

Y tambien:


Por supuesto, no a todos los bebés les pasa esto ni en la misma intensidad. Algunos son felices también tumbados en su cuna, aunque a todos les encanta que sus papás, sus abuelos o sus seres cercanos los cojan en brazos. Y es que no se trata solo de miedo o inseguridad, estar en brazos es mucho más divertido que permanecer tumbado sin hacer nada en la cuna. Por eso, muchas veces los bebés lloran para que los cojan porque están aburridos. Quieren ver el mundo, que juegues con ellos, le enseñes cosas, le hables o le cantes. Esto se va haciendo más patente a medida que el bebé crece y quiere explorar y conocer el mundo, por lo que, si tu bebé tiene 4 o 5 meses, olvídate de dejarle todo el día tumbado en la cuna o la silla de paseo, necesita jugar y experimentar.


¿Qué hacer si solo quiere brazos?


Por lo tanto, es normal que tu hijo quiera estar en brazos todo el tiempo, pero eso es incompatible con tu vida diaria ya que, lamentablemente, hay ocasiones en que necesitas tus dos manos para cocinar, lavar, planchar, comprar o trabajar. En esos momentos, la demanda constante de tu bebé para que lo cojas puede ponerte nervioso, pero debes estar tranquilo y seguir alguno de estos trucos:


1- Usa una mochila portabebés o un fular para tenerlo contigo y tener las manos libres. Por supuesto, esto no siempre te servirá ya que, por ejemplo, no puedes bañarte con él en la mochila y no hablemos de lo peligroso que puede ser cocinar, pero sí te ayudará en algunas ocasiones, como haciendo la compra.


2- Prueba otros sitios para dejarlo. Puede que no le guste estar en su cuna o en su capazo, pero quizá le guste estar en la hamaca, que puedes llevar a todas partes y tener cerca de ti para que te vea, le cantes o le cuentes cosas mientras juega con sus juguetes o se balancea. O ponerlo en su mantita de juego o gimnasio. O si tiene más de 5 meses y puede estar sentado, en la trona con unos cuantos juguetes delante. Lo importante es que esté entretenido y cerca de ti para que se sienta seguro y se divierta.


3- Coordínate con tu pareja para turnaros, tanto en el cuidado del niño, como de las tareas de la casa. Si uno está con el bebé, el otro puede aprovechar para hacer la comida o tender la ropa. O si uno lleva toda la tarde con el pequeño y ya está agotado, se puede hacer el relevo para que ese pueda salir a pasear y descansar un rato. Y es que tener a tu bebé en brazos y jugar con él es lo más maravilloso del mundo, pero también puede ser agotador así que, antes de estallar, déjaselo un rato a tu pareja o los abuelos y descansa para volver con más ganas.


4- Ten paciencia ya que es cuestión de meses. En cuanto tu pequeño sepa gatear, lo cual suele pasar en torno a los 8 meses, ya no querrá estar en brazos a todas horas. Habrá descubierto la libertad y le encantará moverse a su aire por todas partes, por lo que el problema será que quiera quedarse quieto en tus brazos y no soltarlo.


Pero ¿es realmente malo cogerlo mucho en brazos?


Lo cierto es que, por mucho que digan los abuelos, no es malo coger al bebé en brazos siempre que él o vosotros queráis. Los bebés no se “acostumbran” ni querrán brazos toda la vida, como hemos dicho, en cuanto sepan gatear y andar lo que querrán será jugar a sus anchas, no estarse todo el rato quieto en brazos de sus papás. Así que no debes preocuparte por eso ni porque el niño se haga más dependiente de ti, estamos hablando de un bebé de meses, no de un adulto de 30 años.


Que el bebé necesite estar con sus papás a todas horas es normal y saludable ya que necesita forjar un vínculo con ellos que será la clave de sus relaciones sociales posteriores. El hecho de que cojas a tu bebé en brazos mucho no hará que sea más mimado o inseguro, al contrario, le dará seguridad ya que, si llora y demanda tu presencia, y no le haces caso, se sentirá solo y pensará que sus padres no pueden ayudarle, lo cual es malo para su desarrollo emocional y social.


Así que no hagas caso de aquellos que te dicen que no debes cogerlo en brazos y cógelo siempre que te apetezca. Eso sí, si tu hijo es muy demandante y eso te agota, sigue los consejos antes indicados para que no acabes agotado.


Fuentes:

Mahé, Véronique (2008), Los 100 primeros días del bebé, Barcelona, Robin Book.

Silveira, Dr. Manuel (2011), 50 cosas que debes saber sobre un recién nacido, Barcelona, Libros Cúpula.

Fecha de actualización: 12-11-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.