Sólo quiere brazos

Sólo quiere brazos
comparte

Cuando era un bebé deseabas tenerle todo el día encima para disfrutar al máximo de tu pequeño recién nacido. Sin embargo, ahora que tu niño es mayor, es él el que quiere estar todo el día cogido en tus brazos.

¡Sólo quiere que le coja en brazos!

¡Sólo quiere que le coja en brazos!

¿En cuanto le dejas en la cuna o en el parque se pone a llorar? ¿No puedes ni hacer las camas sin que berree y llame tu atención? A muchos niños les pasa, pero es imposible que hagas vida normal si te ves obligado a estar todo el día con él en brazos –aparte del dolor de espalda que vas a acabar teniendo.

Tu pequeño ha aprendido a andar hace poquito, pero ya se desenvuelve bastante bien. Le encanta explorar y tirarse por los suelos, disfrutando al máximo de su autonomía; además, no para quieto ni un instante y tiene mucha vitalidad. No obstante, en determinados momentos empieza a llorar y patalear reclamando los brazos de papá o mamá, se niega a andar y comienza con uno de sus berrinches.

Durante sus primeros meses de vida te aconsejaron que no le tuvieras todo el día en brazos o acabaría acostumbrándose y tomándolo por un hábito, pero a ti no te importaba, ya que querías abrazarle todo el tiempo; sin embargo, esta no es la causa principal de este reclamo por parte de tu pequeño, y aunque ahora también te gustaría satisfacerle, ya es un niño mayor y tu espalda puede empezar a resentirse.

¿Por qué quiere estar en brazos?

A la hora de plantearte por qué actúa así, debes tener en cuenta que cada niño es distinto y que no siempre pedirán que les cojan en brazos por los mismos motivos.

• Tu hijo acaba de aprender a andar hace poco y además tiene las piernas más cortas, por lo que probablemente no podáis llegar a ningún sitio andando sin que, al cabo de un rato, acabe cansado y pida que le llevéis en brazos.

• Cada vez es más independiente y le encanta explorar las cosas a él solito, sin embargo, para hacerlo, necesita de la seguridad que le aportan los brazos y el contacto físico con sus papás.

• Cuando tu pequeño se encuentre mal reclamará que le cojáis, ya que no hay mejor forma para que se le pasen todos los dolores.

• En otras ocasiones, el niño necesita vuestro cariño, o simplemente os quiere cerca, a su altura y en brazos, desde donde su visión se expande y sus piernas pueden descansar, satisfaciendo así su cariño, cansancio y curiosidad al mismo tiempo.

¿Cómo actuar?

• Cede justo lo necesario, teniendo en cuenta si el niño pide constantemente que lo lleves en brazos o si sólo es en ocasiones, ya que puede sentirse mal o cansado.

• Todavía es muy pequeño y prácticamente acaba de aprender a andar. Salid de casa con el tiempo suficiente para ir despacio a los sitios, pudiendo hacer alguna parada, de unos cinco minutos, para que descanse.

• Mientras vayáis caminando, háblale y distráele, así no pensará en la necesidad de ir en brazos. Además, si lo pide, puedes ofrecerle una recompensa por ir andando, como una visita al zoo, al parque,…

• Otra opción, aunque probablemente no sea su preferida, puede ser la de llevarle en cochecito, ya que así, al menos, no se cansará.

•  Cuando te pida que lo lleves en brazos, proponle hacer turnos o un límite: “Camina hasta la esquina y yo te llevo hasta casa de la abuela”, “voy a contar hasta 100 y luego te cojo en brazos”. Así aprenderá el valor del esfuerzo y la necesidad de esperar para conseguir lo que quiere.

Fuente:

Nieto, Marianela; Hernández, Manuela (2009), Ya estoy en casa. Preguntas y respuestas clave para el cuidado del bebé. Eduforma. 

Redacción: Silvia Paredes

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar