Sólo quiere brazos

Sólo quiere brazos
comparte

Cuando era un bebé deseabas tenerle todo el día encima para disfrutar al máximo de tu pequeño recién nacido. Sin embargo, ahora que tu niño es mayor, es él el que quiere estar todo el día cogido en tus brazos.

No te puedes perder ...

Mi hijo habla solo

Mi hijo habla solo

Hablar de vez en cuando con nosotros mismos es frecuente, sobre todo si pasamos muchos ratos solos. En los niños pequeños, esto es mucho más habitual, ya que están adaptándose a su nueva capacidad de hablar y expresar en voz alta sus pensamientos. Hablar solos les ayuda a controlar su comportamiento y adquirir nuevas habilidades

Tu pequeño ha aprendido a andar hace poquito, pero ya se desenvuelve bastante bien. Le encanta explorar y tirarse por los suelos, disfrutando al máximo de su autonomía; además, no para quieto ni un instante y tiene mucha vitalidad. No obstante, en determinados momentos empieza a llorar y patalear reclamando los brazos de papá o mamá, se niega a andar y comienza con uno de sus berrinches.

Durante sus primeros meses de vida te aconsejaron que no le tuvieras todo el día en brazos o acabaría acostumbrándose y tomándolo por un hábito, pero a ti no te importaba, ya que querías abrazarle todo el tiempo; sin embargo, esta no es la causa principal de este reclamo por parte de tu pequeño, y aunque ahora también te gustaría satisfacerle, ya es un niño mayor y tu espalda puede empezar a resentirse.

¿Por qué quiere estar en brazos?

A la hora de plantearte por qué actúa así, debes tener en cuenta que cada niño es distinto y que no siempre pedirán que les cojan en brazos por los mismos motivos.

• Tu hijo acaba de aprender a andar hace poco y además tiene las piernas más cortas, por lo que probablemente no podáis llegar a ningún sitio andando sin que, al cabo de un rato, acabe cansado y pida que le llevéis en brazos.

• Cada vez es más independiente y le encanta explorar las cosas a él solito, sin embargo, para hacerlo, necesita de la seguridad que le aportan los brazos y el contacto físico con sus papás.

• Cuando tu pequeño se encuentre mal reclamará que le cojáis, ya que no hay mejor forma para que se le pasen todos los dolores.

• En otras ocasiones, el niño necesita vuestro cariño, o simplemente os quiere cerca, a su altura y en brazos, desde donde su visión se expande y sus piernas pueden descansar, satisfaciendo así su cariño, cansancio y curiosidad al mismo tiempo.

¿Cómo actuar?

• Cede justo lo necesario, teniendo en cuenta si el niño pide constantemente que lo lleves en brazos o si sólo es en ocasiones, ya que puede sentirse mal o cansado.

• Todavía es muy pequeño y prácticamente acaba de aprender a andar. Salid de casa con el tiempo suficiente para ir despacio a los sitios, pudiendo hacer alguna parada, de unos cinco minutos, para que descanse.

• Mientras vayáis caminando, háblale y distráele, así no pensará en la necesidad de ir en brazos. Además, si lo pide, puedes ofrecerle una recompensa por ir andando, como una visita al zoo, al parque,…

• Otra opción, aunque probablemente no sea su preferida, puede ser la de llevarle en cochecito, ya que así, al menos, no se cansará.

•  Cuando te pida que lo lleves en brazos, proponle hacer turnos o un límite: “Camina hasta la esquina y yo te llevo hasta casa de la abuela”, “voy a contar hasta 100 y luego te cojo en brazos”. Así aprenderá el valor del esfuerzo y la necesidad de esperar para conseguir lo que quiere.

Te puede interesar:
Algunos padres se preguntan "¿cuánta leche toma un bebé?". Los últimos estudios científicos recomiendan que sea el propio bebé el que regule su alimentación según sus necesidades, de manera que se le deberá dar leche a demanda.


Fuente:

Nieto, Marianela; Hernández, Manuela (2009), Ya estoy en casa. Preguntas y respuestas clave para el cuidado del bebé. Eduforma. 

Fecha de actualización: 12-03-2009

Redacción: Silvia Paredes

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>