¿Cómo llevar a mi bebé?

¿Cómo llevar a mi bebé?
comparte

¿Cuál es la mejor manera de llevar a tu bebé en brazos? ¿Y cuando se sale a dar un paseo? ¿Carrito o portabebés? La edad de tu bebé y su peso serán los que te hagan decidirte en cada momento por uno u otro sistema. De todas formas, elige siempre aquel con el que más a gusto te sientas y menos te canses

En brazos

Llevar al bebé en brazos sólo es recomendable para trayectos cortos: paseos por la casa, cogerle cuando llora o para darle de comer, etc. Para pasear es peligroso, por si tropiezas o te caes, y además te cansará muchísimo.

De recién nacido, hay que tener mucho cuidado a la hora de coger al bebé, ya que todavía no soporta el peso de su cabeza, por lo que se la deberéis sostener de manera que no caiga hacia los lados ni, sobre todo, hacia atrás. Cógelo en el hueco que queda entre el brazo y el cuerpo, con la cabeza apoyada en tu brazo. Para moverlo, pon siempre una mano detrás de su cabeza.

A medida que crezca, tendrás más facilidad para cogerlo, incluso él te podrá ayudar pasando sus piernas alrededor de tu cuerpo para afianzarse mejor.


Salir de paseo

A la hora de salir de paseo, existen dos opciones, igualmente buenas. Elige la que mejor te convenga:

- Cochecito y carrito: Lo ideal es una mezcla de los dos. Comprueba que sea fácil de plegar y que la altura de la barra no te obligue a inclinarte, ya que acabarás con dolor de espalda. Este cochecito puede utilizarse para bebés de hasta seis meses. Después podrás sustituir el cuco por una silla para transformarlo en un carrito que te servirá de ahí en adelante.


Ventajas: Es más cómodo que el portabebés y cansa menos.

Inconvenientes: Tendrás que sortear los diversos obstáculos de la calle: bordillos, escaleras, terrenos embarrados, adoquinados en el suelo… Puede llegar a ser toda una aventura en algunos sitios, sobre todo si vas al campo.
 

No te puedes perder ...

- Portabebés: Existen varios tipos diferentes que se adaptan a los bebés más pequeños; pruébalos para encontrar el que te resulte más cómodo. Una vez que el bebé sea capaz de sentarse, puede que lo mejor sea una mochila. Normalmente los portabebés se usan para llevar al niño delante y las mochilas para llevarlo en la espalda.


Ventajas: Cuanto más pequeño sea, mejor será llevarlo delante para poder verlo en todo momento y que él te vea a ti. El bebé se siente a salvo por la proximidad de sus padres. Fortalece el vínculo padre-hijo.

Inconvenientes: Si no eliges uno adecuado al tamaño y al peso de tu bebé, o si no lo llevas correctamente, te puedes lastimar la espalda o el cuello.

 

En coche

Tienes que llevarlo siempre en una sillita adaptada al coche, nunca en brazos. El uso de los sistemas de retención infantil (SRI) está regulado por la Directiva Europea 2003/20/CE. Entre otros requisitos, esta directiva establece la obligatoriedad de utilizar sistemas de retención infantil para niños menores de tres años o bien niños que no superen 1,35 metros de altura.

No basta con comprar una sillita homologada, es fundamental también que esté bien colocada. La correcta sujeción de la silla es igualmente importante cuando el bebé pase a una silla fija.


Consejos:

- Si colocas al bebé en el asiento del copiloto, debes poner la silla en posición inversa a la marcha si el coche no tiene sistema airbag; si lo tiene, coloca al niño detrás.

- Cuando los niños son menores de 1 año o pesan menos de 10 kilos, debe situarse la silla de forma que los niños queden mirando hacia la parte trasera del coche. A partir del primer año y si el niño pesa 10 kilos o más, ya puede colocarse mirando hacia delante.

- El cierre de las correas debe de ir a la altura del pecho, para que las correas pasen por encima de los hombros. Las correas deberían ajustarse para que se adecuen al cuerpo del niño y que no vayan ni muy holgadas, ni excesivamente sujetas.

- En caso de que el niño sea mayor, cuando pesa 20 kilos o más, se debe usar otro modelo de silla que se ata con el cinturón de seguridad del coche.

 

En transporte público

El secreto de un viaje sin problemas en transporte público es planificarlo por adelantado:


- Si viajas sola, asegúrate de poder encargarte de todo.

- Sal con mucho tiempo de antelación para evitar el estrés de llegar tarde a tu cita.

- Si vas a ir en metro, intenta que las estaciones en las que entres y de las que salgas tengan ascensor, si no, tendrás que pedir ayuda para subir y bajar las escaleras, a no ser que hayas optado por llevar al niño en un porta bebés, en cuyo caso deberás evitar las horas puntas para no sentirte agobiada por la falta de espacio. 

- En autobús es más complicado, ya que no existe todavía una ley que regule la posibilidad de subir el carrito desplegado –salvo algunas ciudades que sí lo permiten como Barcelona u Oviedo- con lo que deberás plegar el carrito y llevar a tu bebé en brazos, con la dificultad que ello conlleva estando en movimiento.

 

Aunque las normas cívicas obligan a ceder el asiento ante una madre con su bebé en brazos, no siempre encontramos gente dispuesta a hacerlo, con lo que puede que te toque ir de pie, con el carrito en una mano y el bebé en otra. Desde hace un par de años diversas asociaciones luchan por que se permita subir con el carrito desplegado, pero aún no se ha llegado a un acuerdo ya que se deberían incluir en los autobuses sistemas de sujeción, sin contar con todo el espacio que ocuparían y los problemas que surgirían en las horas puntas. Por eso, evita en lo posible los autobuses mientras tu hijo sea pequeño.

 

 


Te puede interesar:
La tabla de pesos de bebés es una herramienta elaborada por la OMS para facilitar al máximo el control del desarrollo de un bebé dado en relación a otros bebés de su misma edad.


Fuente:

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

Fecha de actualización: 07-02-2008

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>