¿Qué se puede comer y beber en Navidades si estás dando el pecho?

¿Qué se puede comer y beber en Navidades si estás dando el pecho?
comparte

Durante la lactancia, hay que tener cuidado con lo que se come y no beber nada de alcohol ya que todo lo que la mamá ingiere, llega al bebé a través de la leche. Por eso, es posible que te preguntes qué limitaciones tendrás a la hora de celebrar estas fiestas. Tranquila, hay muchas menos de lo que crees.

Si has pasado unas Navidades embarazada seguro que echaste de menos poder comer y beber normal ya que, durante el embarazo, el miedo a contraer ciertas infecciones hace que sean muchos los alimentos que no se pueden consumir, como embutidos, ahumados, quesos no pasteurizados, algunos patés, etc. Y, por supuesto, nada de alcohol. Sin embargo, este año que estás dando el pecho las limitaciones serán muchas menos.


La alimentación de la madre lactante puede parecer muy complicada pero en realidad no hay para tanto, este año vas a poder disfrutar de estas fiestas amamantando a tu bebé. Alba Padró, consultora internacional de lactancia y cofundadora de LactApp, una aplicación móvil sobre salud y lactancia, nos explica los consejos principales que deben seguir las mamás que estén dando el pecho en estas fiestas:


1- No hay alimentos prohibidos cuando das de mamar. Ni el ajo, ni las legumbres, ni la coliflor…. Y es que todos los alimentos que consumimos modifican el sabor de la leche materna, pero no solo no es malo para el bebé, sino que es bueno para que se vaya acostumbrando a los distintos sabores. Esto le ayudará a aceptar mejor los alimentos cuando comience con la alimentación sólida.


2- Si tu bebé es alérgico a algún alimento, deberás ir con especial cuidado. Si tu bebé padece alguna intolerancia alimenticia, deberás tener cuidado con las comidas, sobre todo fuera de casa, para no consumir ese alimento que puede causar una reacción alérgica al bebé.


3- No es necesario que comas por dos. Ni durante el embarazo, ni en la lactancia. Durante esta etapa solo necesitas unas 500 calorías diarias extra, pero si un día te excedes, no pasa nada. Un día es un día y hay que disfrutar de las fiestas. Recuerda además que dar el pecho te ayuda a consumir las calorías extra.


4- Intenta que tu dieta sea lo más sana posible estos días. Tanto si estás dando el pecho como si no, hay que intentar comer siempre de la manera más sana posible siguiendo una dieta basada en frutas, verduras y legumbres, evitando calorías vacías y alimentos precocinados.


5- Y recuerda que, aunque tu dieta no sea perfecta, tu leche va a ser la más adecuada y óptima para tu bebé, mucho mejor que cualquier leche de fórmula. El cuerpo siempre prepara la receta idónea para tu hijo y la dieta navideña no va a modificar su calidad.


¿Se puede beber alcohol dando el pecho?


La principal duda en esta época viene por el alcohol. ¿Puede una madre lactante beber una copa de alcohol? Lo cierto es que el alcohol no es bueno para nadie, estés dando el pecho o no, por lo que lo mejor es evitar siempre el alcohol. Pero, ¿pasa algo si, de manera excepcional, se toma una copa de vino dando el pecho? Si hablamos de una mujer embarazada la respuesta es inequívoca: no se debe tomar nada de alcohol durante el embarazo.


Sin embargo, la lactancia es una situación completamente diferente. No se sabe qué cantidad de alcohol es segura para el bebé dando el pecho, por eso se recomienda no beber nada de nada durante este periodo. El problema a veces es que el hecho de limitar a la madre con indicaciones tan estrictas sobre su dieta acaba provocando que decida destetar antes de lo que desearía, lo cual es perjudicial para el bebé ya que mantener la lactancia materna todo el tiempo posible es lo mejor para su desarrollo.


Por ello, a pesar de que el alcohol nunca es saludable, para el bebé es preferible que la madre tome una copa en Navidad y siga amamantando a que abandone la lactancia por no poder brindar durante estas fechas tan señaladas. No obstante, bebe con moderación y justo después de la toma, para que pase el mayor tiempo posible hasta la siguiente toma. El tiempo necesario que se debe esperar para no dañar al bebé depende del alcohol ingerido (a más alcohol, más tiempo) y del peso de la madre (a menos peso, más tiempo).


Y es que el alcohol pasa rápidamente al torrente sanguíneo, pero sus niveles también descienden con la misma celeridad. Alcanza su nivel máximo una hora después de haberlo ingerido y empieza a disminuir a las 2 horas. Por eso, durante los primeros meses de vida del bebé se recomienda no beber nada ya que los recién nacidos maman más a menudo y no suelen pasar ni dos horas entre toma y toma.


Por eso, si tu bebé es menor de un mes, prematuro o está enfermo, hay que extremar precauciones y evitar cualquier consumo de alcohol.


Respecto a otras bebidas, como bebidas con gas o zumos, no afectan para nada a tu leche ni al bebé, así que si puedes beberlas sin problema.


Y si lo que te preocupa es la cafeína, tranquila, puedes hacer un consumo moderado de café y té sin que afecte a tu pequeño. Si has tomado más de lo habitual y notas que está muy irritable o le cuesta conciliar el sueño, es por esa razón y en unas horas se le pasará. Aunque también puede ser por los cambios de rutinas de estos días.


Fuente: Alba Padró, aplicación LactApp.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
Volver

Utilizamos cookies para mejorar la calidad del servicio, medir la audiencia y ofrecerle publicidad que pueda ser de su interés. Si continua navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.