×
  • Buscar
Publicidad

¿Qué hacer si mi bebé me muerde el pezón?

¿Qué hacer si mi bebé me muerde el pezón?

Durante la lactancia pueden ocurrir una serie de imprevistos con los que puede que no contaras, como que tu bebé te muerda el pezón. Aunque creas que este movimiento surge de la nada, tu bebé está reaccionando a otras cosas, ¿quieres saber cuáles son?

Publicidad

Índice

 

¿Por qué mi bebé me muerde el pezón?


A medida que los bebés crecen, su fuerza aumenta y la probabilidad de que muerdan el pezón al alimentarse es mayor. No debes sentirte mal al sentir de repente rechazo cuando tu bebé te muerde. Al fin y al cabo, estás sintiendo dolor.

Comprender por qué los bebés muerden cuando amamantan puede ayudarte a decidir qué hacer para detener o evitar que esto suceda, y que la lactancia sea cómoda tanto para ti como para el bebé.

Muchas mujeres se sorprenden al escuchar que un bebé no puede morder mientras amamanta activamente. Si el bebé muerde durante la lactancia, en realidad está ocurriendo durante los descansos entre la alimentación activa.

Aquí van cuatro razones por las que los bebés muerden mientras amamantan:

- A tu bebé le están saliendo los dientes: la dentición puede comenzar en cualquier momento y puede hacer que las encías del bebé estén doloridas e hinchadas. Si notas que tu bebé muerde durante este tiempo, probablemente esté más interesado en aliviar el dolor que en amamantar.

- Tu bebé está aburrido: muchas veces, un bebé muerde cuando amamanta porque se distrae con lo que sucede a su alrededor. Esto suele suceder cerca del final de una sesión cuando se aburre y ya no tiene tanta hambre. Cuando sea posible, trate de amamantar en una habitación tranquila para evitar demasiada estimulación y distracción.

- Tu bebé quiere llamar tu atención: con el tiempo, los bebés tienden a exigir mucha atención y pueden morder si no sienten que están recibiendo suficiente. Intenta mantener el contacto visual e interactuar con el bebé mientras lo amamantas. Para amamantar activamente, la lengua del bebé debe colocarse sobre los dientes inferiores y las encías para extraer la leche del pecho. Los bebés juguetones suelen sacar la lengua hacia atrás al final de una sesión de lactancia, lo que indica que han terminado de mamar.

- Tu bebé quiere más leche: a veces, cuando el suministro de leche baja, el bebé puede morder y retroceder, tratando de obtener más leche. Algunos factores que pueden afectar negativamente el suministro de leche son: reanudación de la menstruación, embarazo durante la lactancia, métodos anticonceptivos hormonales, algunos medicamentos y suplementos e incluso el estrés. Recuerda, si tu bebé está aumentando de peso adecuadamente, está recibiendo suficiente leche. Si tiene preguntas sobre tu suministro de leche, consulta con un asesor de lactancia para obtener un asesoramiento experto y personalizado.
 

Qué hacer y qué no hacer cuando muerde el pezón

No te puedes perder ...

¿Cómo saber si mi bebé come bien?

¿Cómo saber si mi bebé come bien?

A menudo los papás y las mamás dudan sobre si la alimentación de sus hijos es la adecuada o no. Para muchos pediatras, además, esta es considerada como una de las consultas más frecuentes. ¿Está mi hijo comiendo bien? ¿Se estará alimentando lo suficiente? ¿Come muy poco o demasiado para su edad?

Y tambien:


Lo sabemos, estar dando el pecho y que el bebé te muerda duele. Quiere seguir amamantando, pero no quieres que el bebé muerda, entonces, ¿qué puedes hacer? Afortunadamente, todos los bebés, sin importar la edad, pueden aprender a dejar de morder con un poco de ayuda nuestra.

Lo primero es observar al bebé mientras le das el pecho y descubrir la razón de que muerda. ¿Tiene hambre? ¿No le llega bien la leche?

Una vez hayamos intuido por las señales lo que le sucede al bebé, deberemos aplicar la mejor técnica para solucionarlo en cada caso.

Si lo que le pasa al bebé es que le están naciendo los dientes, trata de darle un juguete apropiado para la dentición. Podrá ‘’descargarse’’ con el juguete, aliviar su dolor y, a la hora de comer, no tendrá esa necesidad irremediable de morder.

Si por el contrario se trata de un problema de aburrimiento, la clave estará en vigilar cuándo empieza a aburrirse, que será cuando ya esté lleno y no quiera más. Haciendo esto evitaremos que llegue al punto de morder.

Cuando el bebé quiere llamar tu atención mordiéndote es porque en ese momento no se siente atendido. Mírale, hazle alguna caricia, háblale de forma suave. Estará entretenido y no morderá.

Si notas que el bebé muerde de repente, puedes apartarlo un poco utilizando un dedo. Mantenlo apartado durante unos minutos y observa su reacción.  Si realmente quiere seguir comiendo, se enfadará y puedes darle otra oportunidad. Si no estaba realmente interesado en la lactancia, puede que empiece a jugar.

Además de saber reaccionar a un mordisco, es importante saber cómo no reaccionar. Gritar o chillar puede alterar al bebé. Sus sentimientos pueden verse heridos y comenzará a llorar. Si sucede varias veces puede que el bebé empiece a relacionar la lactancia con los gritos, y puede que en el futuro se niegue a amamantar.
 

¿Puede saberse con antelación si un bebé morderá en una toma?


Si las mordeduras tienden a ocurrir al comienzo de una toma, coloca al bebé de manera que su cabeza esté inclinada algo hacia atrás.

Algunos bebés que muerden al comienzo de la alimentación lo hacen para detener el flujo de leche.

A muchas mamás les resulta particularmente útil vigilar al bebé al comienzo de la alimentación. Si parece que el flujo de leche está a punto de abrumarlo, quitárselo puede ser una buena solución para evitar que muerda.

Otros bebés muerden al final de la toma cuando comienzan a perder el interés. Darle a tu bebé toda tu atención mientras le estás enseñando a no morder te permitirá estar atento a que esto suceda y interrumpir la alimentación cuando veas las primeras señales. Esto también podría ser útil si el bebé muerde para llamar tu atención.

Como se puede ver, la clave está en observar y conocer las señales que nos manda nuestro bebé para así poder anticiparnos.
 

Cuidados del pezón a la hora de dar el pecho


Aunque es raro sufrir daños graves por las mordeduras de un bebé, una mordedura inesperada en el área del pezón puede ser dolorosa. A veces, el daño puede ser mayor cuando el bebé ya está mordiendo y se le intenta apartar.

Las pequeñas heridas pueden provocar infecciones si no se limpian y cuidan  de manera correcta.

Si has sufrido alguna pequeña herida por esta razón puedes seguir estos pasos para asegurarte de que queda bien curada:

- Limpiar la piel con agua salina para reducir el dolor.

- Aplicar hielo o una toalla fría para el dolor.

- Si es necesario, usa crema para mejorar la cicatrización.

- Extrae la leche hasta que cicatrice la herida y puedas volver a dar el pecho sin dolor.

Si el dolor continúa, un experto sanitario te recomendará lo que mejor se adapte a ti.

Que el bebé muerda no tiene por qué ser un motivo para hacer una pausa o dejar de amamantar. Interactúa con tu bebé mientras para asegurarte de que se siente cómodo y descubrir la causa de por qué lo hace.


Fuente:

Guía de lactancia materna, Asociación Española de Pediatría. http://www.aeped.es/sites/default/files/7-guia_baleares_esp.pdf

Fecha de actualización: 18-09-2020

Redacción: Laura Abad

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.