×
  • Buscar
Publicidad

Lactancia con pezoneras

Lactancia con pezoneras

Dar el pecho a tu bebé no siempre resulta como esperas. Encontrar un sitio adecuado, que la leche salga bien, que el bebé esté tranquilo y coma… son muchos factores los que influyen. Las pezoneras pueden ser la solución a algunos de los problemas de la lactancia. Quédate para descubrir cuáles.

Publicidad

Índice

 

¿Qué es una pezonera? ¿Cuál debo utilizar?


Las pezoneras son cubiertas de silicona fina y flexible que se colocan en el pezón para protegerlo antes de amamantar al bebé. Su forma podría asemejarse a la de un sombrero mexicano, adaptándose así a la forma del pezón y de la aréola de la madre.

La pezonera tiene un agujero en el extremo por donde sale la leche y, en algunos modelos, la superficie que está en contacto con el pecho no es muy amplia, permitiendo así que la nariz del bebé toque la piel de la madre y no la pezonera.

Las pezoneras se dimensionan de acuerdo con el diámetro de la base del pezón de la madre. Un protector mal ajustado puede causar problemas, incluida la reducción de la transferencia de leche y dolor.

Los tamaños estándar son 16 mm (pequeño), 20 mm (mediano) y 24 mm (grande).

Las pezoneras no son ni buenas ni malas, pueden recomendarse en ciertos casos y no hacerlo en otros. Sigue leyendo para descubrir más.
 

¿Cuándo debo utilizar pezoneras en la lactancia?

No te puedes perder ...

Solo 4 de cada 10 mujeres da el pecho durante los seis primeros meses

Solo 4 de cada 10 mujeres da el pecho durante los seis primeros meses

Cerca de 40.000 mujeres en etapa preconcepcional, embarazadas y madres lactantes han sido asesoradas en materia nutricional por 3.000 farmacéuticos durante el desarrollo de la cuarta edición del Plan de Educación Nutricional por el Farmacéutico, PLENUFAR IV. Esta campaña, llevada a cabo por el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, a través de la Vocalía Nacional de Alimentación ha tenido como objetivo lograr que las mujeres en etapa preconcepcional, embarazadas y en período de lactancia aumentasen sus conocimientos sobre los alimentos y su valor nutritivo y los aplicasen a su dieta diaria con el objetivo de adquirir conductas y hábitos alimentarios correctos que mejoran tanto su salud como el desarrollo y salud de sus hijos.

Y tambien:


Las pezoneras pueden ayudar a establecer la lactancia materna con algunos bebés que padecen tener dificultades para mantener el apego al pecho.

Este complemento puede ser una solución temporal, pero no una solución permanente a un problema subyacente.

¿Qué puede hacer que mi bebé tenga dificultades con el apego? Pueden provocarlo eventos relacionados con el parto, la fisiología del bebé, los pezones planos o invertidos…

También pueden utilizarse si tienes los pezones doloridos, agrietados o con alguna herida, o como paso intermedio al destetar al bebé del biberón al pecho.

Cuando amamantar es incómodo, usar pezoneras puede parecer una solución rápida, pero nunca deben sustituir a la búsqueda de apoyo calificado para la lactancia. Si hay un problema de enganche subyacente, agregar este protector puede provocar reducción del suministro y que el bebé no obtenga suficiente leche. Las tomas pueden terminar siendo largas e inestables y el bebé tomará más aire que se traducirá más tarde en gases.

Cuando se quita la pezonera, los problemas persisten y pueden incluso empeorar a medida que el bebé se acostumbra a usarla. Es por eso que debes pedir ayuda cualificada si la lactancia es incómoda o desafiante.

Por lo general, no se debe usar una pezonera antes de que la leche materna haya "salido", normalmente alrededor de los días 2 a 6 después del nacimiento del bebé.

En la mayoría de los casos, el uso de una pezonera es temporal. Algunas madres descubren que solo necesitan usar el protector de pezón en los primeros días mientras su bebé está aprendiendo a amamantar.

Algunas madres encuentran que el contacto piel con piel y dejar que su bebé encuentre su pecho usando sus instintos y otras técnicas para ayudar a mejorar la posición y el apego puede ayudar con lo anterior.
 

Cómo usar una pezonera correctamente


Para beneficiarse del uso de las pezoneras, primeramente hay que saber utilizarlas bien. Esto generalmente implica una consulta cara a cara con un profesional de la salud o matrona. Esto te ayudará a asegurarte de que el bebé esté recibiendo bien la leche.

El primer paso es encontrar la pezonera perfecta para ti, tamaño, forma… que se ajuste bien a tu fisiología y necesidades. Cuando ya la hayas encontrado, debes seguir los siguientes pasos:

- Exprime unas gotas de leche materna en el interior de la pezonera. Esto ayudará a prevenir las rozaduras y a mejorar el sellado de la silicona con la piel.

- Exprime también unas gotas de leche materna en la punta de la pezonera, justo donde están los orificios. Esto animará al bebé a que se agarre.

- Estira el borde de la pezonera un poco hacia afuera y colócalo sobre el pezón. Coloca los "recortes" donde la barbilla y la nariz del bebé toquen el pecho. Aplana el borde de la pezonera sobre el pecho. Si lo necesitas, sostenla para que no se mueva de su lugar con los dedos en los bordes exteriores.

- Debe haber un pequeño espacio entre el extremo del pezón y el extremo de la pezonera. Si tu pezón toca el extremo de la silicona, entonces la pezonera es demasiado pequeña para ti.

Los siguientes puntos te ayudarán a reconocer si el bebé tiene un buen apego:

- Su boca está muy abierta.

- Su barbilla está presionada contra tu pecho.

- Tiene un buen agarre, con sus labios sobre el borde del pezón, no solo la porción de la silicona.

- Sus labios están rebordeados hacia afuera.

- Su lengua está hacia adelante sobre la encía inferior y ahuecando el protector del pezón. Esto puede ser difícil de ver cuando tiene un buen apego.

- Notas que toda su mandíbula se mueve mientras chupa. No debe aspirar aire ni deslizarse fuera del protector.

- Puedes saber si está tragando leche cuando su mandíbula inferior se detiene ligeramente a mitad de la succión cuando su boca está bien abierta. También puedes escucharlo tragar.

Si cuando acabas de dar el pecho, notas el pezón dolorido, entonces no estás utilizando la pezonera correcta.


Fuente:

Guía de lactancia materna, Asociación Española de Pediatría. http://www.aeped.es/sites/default/files/7-guia_baleares_esp.pdf

Fecha de actualización: 02-10-2020

Redacción: Laura Abad

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.