• Buscar
Publicidad

¿La lactancia estropea el pecho?

¿La lactancia estropea el pecho?

Amamantar no perjudica el pecho. En realidad lo que lo estropea son los cambios repentinos de peso y tamaño. Sabiendo esto, es más lógico pensar que lo que puede afectar es el incremento de este durante el embarazo.

Publicidad

Indice

 

El impacto de la lactancia en el pecho de la mujer

Muchas mujeres se preocupan por si el hecho de dar el pecho puede afectar al tamaño y la forma de sus pechos ya que, para muchas, el pecho es una parte muy importante de su cuerpo que quieren mantener. Sin embargo, hay que saber que la lactancia no perjudica el pecho, sino que la mayoría de los cambios que se producen en este se deben a los cambios de peso durante el embarazo, así como al paso del tiempo. 

De hecho, la lactancia es la forma más natural de que el pecho recupere su forma y tamaño anterior, ya que lo hace de forma gradual. Si se deja de amamantar repentinamente el cambio brusco sí podría perjudicar su aspecto.

Las ingurgitaciones, inflamaciones o abscesos también pueden deformar el pecho. Y estos problemas son habitualmente provocados por saltarse o espaciar tomas o por destetes bruscos.

Por lo tanto, si estás dudando sobre si dar el pecho o no a tu hijo por motivos estéticos, debes saber que la lactancia materna no solo es el mejor alimento para tu bebé, sino una forma de recuperar su estado anterior al embarazo de manera progresiva y natural.

 

Consejos para cuidar el pecho en el embarazo y la lactancia

Es importante tener en cuenta una serie de consejos y recomendaciones:

- Evitar los cambios bruscos de peso durante la gestación, debiendo aumentar de peso de manera gradual. Es bueno recordar que el dicho “tienes que comer por dos” es mentira, evitando los atracones que harán que el peso no disminuya, si no que aumente rápidamente. Además, es aconsejable acompañar una dieta sana equilibrada con ejercicio de intensidad moderada. Cuando una se sienta preparada (y el médico te dé el visto bueno), se podrá volver a la rutina deportiva de antes del embarazo.

- Cuidar el pecho durante el embarazo y el posparto aplicando cremas hidratantes y antiestrías. Esto hará que el pecho esté bien hidratado y así poder prevenir las grietas ocasionadas por la sequedad del pezón.


- Mientras se da el pecho es normal que los senos estén más grandes, pero una vez se produzca el destete, irán volviendo poco a poco a su forma y tamaño anterior. Se les debe dar tiempo ya que pueden tardar meses en recuperarse.

- El destete debe ser progresivo y cuidadoso para no afectar al pecho ni causar problemas en él como mastitis u obstrucciones. Eliminar las tomas poco a poco. Si se desteta de manera repentina, además, se puede sufrir problemas emocionales, al igual que en el bebé. Se puede sentir que el vínculo con el hijo se ha roto, pero él no entenderá por qué se le ha quitado algo tan importante para él.

- Realizar ejercicios de forma regular para mantener el pecho firme y tenso. Hay multitud de ejercicios que se pueden hacer en casa enfocados en recuperar el tono del pecho después de la lactancia. Si no se es capaz de realizarlos sola, se puede hablar con un entrenador personal para que pueda asesorar. Lo peor de los ejercicios es empezarlos, una vez se tengasla rutina precisa, será pan comido.

- Utilizar sujetadores de lactancia. Se deben usar sujetadores que se adapten a la nueva figura y que, además, no aprieten (no es común que te sirvan los de antes del embarazo). Se debe ser cuidadosa y así se evitan problemas en el pecho. Estos sujetadores proporcionan el soporte que se necesita para disminuir las molestias y dolores ocasionados por el peso del pecho. Por último, los sujetadores de lactancia facilitarán el trabajo de amamantamiento del bebé.

- Hay que procurar que el bebé se agarre bien del pecho. La postura de los bebés lactantes es muy importante, tanto para su correcta alimentación como para que no cause daño. Es fundamental que, cuando el bebé acabe de mamar, se separe del pecho para evitar tirones mediante la introducción del dedo meñique en la comisura de los labios del bebé para eliminar el vacío que crean para succionar. De esta forma se asegura que se suelte del pezón con suavidad y no tire demasiado al dejar de amamantar.

- Para evitar grietas en los pezones al terminar de amamantar lo mejor que se puede hacer es aplicar un poco de la leche en el pezón para protegerlo. Como beneficio adicional, también aseguras de que la higiene del  pecho es adecuada para la siguiente toma (debido a las propiedades antibacterianas de la leche materna) sin necesidad de utilizar productos que pueden resecar los pezones.

- Además, con el mismo fin de evitar las gritas, lo mejor es dejar secar el pecho al aire y evitar frotarlo con paños (aunque sean delicados). Después de amamantar al bebé el pecho puede quedar sensible y hasta el roce con las toallitas limpiadoras puede ser molesto. Si se tiene la posibilidad de exponer el pecho unos minutos al sol, hay que aprovecharla ya que su exposición moderada es beneficiosa para la piel. Evitar tomar el sol en los pechos durante mucho tiempo seguido o en las horas en las que el sol está en lo más alto.

- Asimismo, para limpiar el pecho no se necesita ningún ritual especial. Con la ducha diaria es suficiente para asegurar la higiene adecuada para amamantar a tu bebé. En ningún caso se deben utilizar jabones fuertes, que contengan alcohol, astringentes, etc. en los pechos. Esto podría hacer que los pezones se resequen y crear grietas o molestias a la hora de amamantar.

- Hacer masajes en el pecho con regularidad ya que son beneficiosos durante la lactancia. En los primeros días después del parto puede ayudar con la bajada de la leche, y después son beneficiosos para la congestión del pecho o las posibles obstrucciones que se pueda tener, evitando una dolorosa mastitis. Para realizar estos masajes se deben hacer movimientos circulares alrededor de la aréola. Procurar que los movimientos ejerzan una presión (muy leve) sobre el pecho, pero evitando frotar la piel. Rodear todo el pecho repitiendo este movimiento y luego repetir lo mismo en el otro pecho. Se puede hacer antes de amamantar para facilitar la lactancia del bebé.

 

 


Te puede interesar:

El incremento de peso en el embarazo debe ser controlado periódicamente para así evitar adquirir más kilos de los precisos y evitar problemas de salud tanto para la madre gestante como para el bebé.

Glosario

Absceso

Definición:

Es una acumulación de pus en cualquier parte del cuerpo que provoca una hinchazón. En general, se produce por una infección bacteriana. Puede formarse en distintas regiones del organismo (cerebro, huesos, piel, músculos).

Síntomas:

Puede ocasionar fiebre, escalofríos, temblores y enrojecimiento y dolor de la zona afectada.

Tratamiento:

Varía según la zona en la que se encuentre y su gravedad. Suele requerir antibióticos y, en ocasiones, es necesario drenarlo mediante cirugía para lograr su completa desaparición.

Fuente:

Guía de lactancia materna, Asociación Española de Pediatría. http://www.aeped.es/sites/default/files/7-guia_baleares_esp.pdf

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 10-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×