Estoy amamantando y tengo un seno más grande que otro

Estoy amamantando y tengo un seno más grande que otro
comparte

El embarazo y la lactancia pueden modificar el tamaño y la forma del busto. Muchas mujeres producen más leche en una mama que en la otra y, cuanta más leche genere el seno, más grande será y más lleno se sentirá. Esto es completamente normal y no debe provocar inquietud. 

Cuando se alimenta más al bebé con un seno que con el otro también tiene lugar una producción desigual de leche. Esto quiere decir que el seno que se use más producirá una mayor cantidad de leche. Incluso cuando se amamanta al bebé con ambos pechos por igual, es probable que un seno sea mayor que el otro porque tendrá más conductos mamarios. Seguramente, el lado más lleno continuará produciendo más leche durante todo el periodo de lactancia y posiblemente también será más productivo en el próximo embarazo. 

 

Esto se debe a que la producción de cada pecho se regula mediante una especie de hormona llamada FIL (Factor Inhibidor de la Lactancia), esta hormona responde a la demanda y la oferta. En pocas palabras, si el bebé mama mucho y saca todo el FIL, la glándula entiende que se debe producir más leche, si por el contrario el FIL queda dentro del pecho, el cuerpo responde fabricando menos leche.

 

¿Cómo se produce la leche?

 

El proceso de producción de leche empieza en el embarazo, pero es la reacción hormonal tras el parto la que estimula a las glándulas mamarias a producir leche y a conducirla a través de los senos hasta el pezón para que el bebé pueda acceder a ella. Se trata de un proceso natural que es el ideal para el desarrollo del bebé.

¿Cuándo un bebé debe dormir con almohada?

¿Cuándo un bebé debe dormir con almohada?

Si el sueño es importante para los adultos, ¡imagínate para un bebé que aún no tiene su cuerpo desarrollado completamente! Por tanto, el sueño en los recién nacidos es decisivo, ya que es en ese tiempo dónde actúa la hormona del crecimiento “Gh”. Debido a su importancia es aconsejable que prestemos atención a su rutina de sueño y sobre todo entender que sus necesidades a la hora de dormir no son las mismas que las nuestras. Al contrario que nosotros, ellos no sólo no necesitan almohada sino que no es nada recomendable antes de los 2 años. Hasta ese momento la cabeza del bebé es proporcionalmente más grande que su cuerpo y si duermen con ella podría molestarle o incluso forzar su postura causándole problemas respiratorios.


Esa producción de leche se produce en la mayoría de las mujeres tras el parto, aunque hay casos en los que determinadas circunstancias fisiológicas complican la lactancia materna. Pero en ningún caso el tamaño de los senos es uno de esos impedimentos para dar de mamar al bebé.


¿Es malo tener un seno más grande que el otro?


No lo es, tan solo es un tema estético. Es normal que la mujer que se encuentra amamantando pueda sentirse preocupada o incómoda por esta situación, pero es más común de lo que se cree. Muchas madres lo experimentan.

¿Qué puedo hacer?

Se puede intentar ofrecer más el pecho más pequeño, recordemos que cuanto mayor succión haya, mayor producción. Así se estimulará la producción de leche en el seno que se ve pequeño y poco a poco se logrará que se vean de tamaños más parecidos.


Hay madres que optan por usar el sacaleches para estimular el pecho, si se practica tan solo se debe tener cuidado con no padecer una mastitis posterior, ya que si se estimula y aumenta la producción de leche pero el bebé no quiere mamar de ese pecho existe el riesgo de que la leche se acumule.

 

¿Cómo recuperar la forma de los senos despues de la lactancia?

La caída y la flacidez en los senos es uno de los inconvenientes a los que las mujeres después de dar a luz deben enfrentarse.

Después de la lactancia las mujeres se encuentran con que los pechos no son los mismo que antes, están caídos y flácidos.

El cuidado de la piel es muy importante, es esencial mantenerla hidratadapara dismuinuir la aparición de estrías en la zona, recuerda que esta zona tenderá a crecer por lo que la piel se verá afectada y se recomiendan usar cremas hidratantes y reafirmantes.

Realizar ejercicios especiales para recuperar la forma de ellos es otro consejo, no es necesario acudir a un gimnasio, se puede trabajar con ejercicios en casa como, por ejemplo, levantamiento de hombros por un minuto repitiéndolo tres veces; este ejercicio es muy sencillo, pero a la vez muy efectivo para mejorar el tono de los senos.

Cuando termine la lactancia ¿van a volver a la normalidad?

La asimetría se va a mantener en el tiempo, pero después de lactar todo vuelve poco a poco a la normalidad y la asimetría no va a ser tan visible. 

Si sientes dolor, ardor o tus senos calientes, es importante que consultes a tu ductor porque podría ser una mastitis o alguna otra enfermedad y debe ser atendida de inmediato.


Fuente: Guía de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría. 

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×