×
  • Buscar
Publicidad

¿Es normal que duelan los senos en la lactancia?

¿Es normal que duelan los senos en la lactancia?

La lactancia materna es la alimentación recomendada por todos los especialistas durante los primeros meses de vida del bebé. Hasta los primeros 6 meses se aconseja que la leche materna sea la única fuente de alimentación de los recién nacidos. Los beneficios para la salud están comprobados y son numerosos, pero por el bien del bebé las madres, a veces, tienen que sufrir dolores y molestias en los pechos y los pezones.

Publicidad

Índice

 

Causas del dolor en los senos

Aunque algunas mujeres sufran dolores en los senos durante la etapa de la lactancia esto no debería ser así, el dolor nunca es normal. Es importante no ignorar esta sensación ya que se puede agravar con el tiempo y derivar en otras consecuencias peores como la aparición de grietas y sangrado en los pezones. Las causas que pueden provocar este dolor son varias:

1- La principal es la incorrecta colocación del bebé en el pecho durante la lactancia. Esto, además del dolor en los senos, deriva en el que pequeño no se alimente lo suficiente y no succione tampoco de la forma adecuada. Surgen, por tanto, problemas en los pezones o aparecen grietas dolorosas que conllevarán a un posterior sangrado.

2- El inadecuado cuidado de los pezones es una causa también bastante habitual. La sequedad y la utilización de sujetadores de material sintético que no favorecen la evaporación del sudor conllevan a la necesidad de cuidar de manera especial esta zona. 

3- La aparición de la llamada ampolla de leche. Una fina capa de tejido se desarrolla sobre el conducto de la leche y hace que este se tapone provocando molestias en el seno afectado.

4- El incorrecto uso de los extractores de leche. Pueden provocar dolorosas heridas si se utiliza un tamaño de la copa extractora inadecuado. Estas heridas también pueden aparecer cuando al bebé le comienzan a salir los dientes.

5- Los bebés que padecen de frenillo corto tienen problemas para succionar de forma correcta ya que la lengua no puede realizar el movimiento completo. En este caso la solución la tiene siempre el médico quien dirá, además, si se requiere de una cirugía.

6- Sufrir el llamado vasoespasmo. Esto se produce cuando el diámetro de los vasos sanguíneos se contrae o disminuye. Si cuando se está amamantando el pezón tiene un color pálido, al terminar duele y posteriormente vuelva a su color habitual son síntomas de este trastorno. La sangre no puede pasar por la zona de manera adecuada debido a una infección o una lesión.

7- Algunas infecciones por hongos como la candidiasis suelen provocar dolores y molestias en los pechos. En este caso es indispensable acudir al especialista ya que el propio bebé se ha podido ver infectado también.

Consejos para evitar el dolor



Existen algunos trucos o pautas que se pueden seguir para aliviar el dolor de los senos durante la lactancia, aunque esto no implica que eliminen el dolor por completo ya que cada mujer y cuerpo son distintos. Se puede aplicar un poco de aceite en los pezones y en la areola antes de la extracción de la leche. Es una manera de acelerar el proceso de sanación y a la vez facilitar el deslizamiento cuando se está sacando la leche. Otro truco es rociar con la leche el propio pezón y dejar que se seque al aire.

Por otro lado, existen unas pezoneras que se pueden colocar dentro del sujetador y ayudan a evitar el roce del pezón con la tela de manera directa y permiten una mejor circulación del aire evitando que se quede la zona húmeda. De igual modo, existen unas gasas de hidrogel que junto con compresas frías suelen ser de alivio para la zona. También, el uso de compresas con agua y sal porque aceleran el proceso de curación de las posibles heridas.

Cuando se presenta una obstrucción del conducto de la leche hay algunos trucos caseros que suelen funcionar. Aplicar paños con agua caliente o tomar varias duchas de agua caliente antes de dar el pecho, así como beber mucho líquido son remedios que a veces funcionan, pero siempre se debe consultar previamente al médico. También se recomienda el uso del extractor de leche.

En cualquier caso, siempre es mejor tomar precauciones para evitar en la medida de lo posible estas molestias y dolores, y para ello será necesario utilizar ropas transpirables o darle al pequeño algo frío antes de amamantar si ya tiene dientes. También es importante para darle solución a la principal causa de estos dolores, es decir, la mala colocación del bebé en el pecho analizar los errores que se cometen y aprender a colocarlo de la manera correcta.

¿Cómo cuidar el pecho durante la lactancia?

- Evita el uso de jabones fuertes o de alcohol: para limpiar tu pecho no necesitas seguir una rutina adicional de limpieza. Con tu ducha habitual es suficiente par asegurar la higiene adecuada para amamantar a tu bebé. En ningún caso utilices astringentes, jabones fuertes o alcohol en los pezones ya que estos resecan la piel, algo que puede provocar grietas o irritaciones molestas a la hora de amamantar.

- Elige sujetadores especiales para lactancia: el sujetador no debe molestar ni apretar, pero sí ajustarse bien a tu cuerpo. Elegir bien la talla te proporciona el soporte que necesitas para disminuir las molestias y los dolores de espalda ocasionados por el peso de tu pecho. Además, utiliza ropa cómoda pero que no te apriete,

- Separa bien a tu bebé del pezón: la postura del bebé es muy importante para que realice bien la succión, se alimente de manera correcta y no haga daño a la madre.

- Humedece el pezón con leche materna cada vez que acabes de amamantar: la leche materna es un cicatrizante natural. Así podrás mantener la buena salud de tu pecho.

- Deja secar tu pecho al aire: después de aplicar la leche en tu pezón deja secar la piel al aire libre. Evita frotar paños sobre tu piel, Tras amamantar tu piel quedará sensible y exponerla al roce de paños o toallitas limpiadoras.

Hazte masajes en el pecho con regularidad: los masajes son muy beneficiosos durante la lactancia. En los primeros días pueden ayudar a que la bajada de la leche llegue antes y después son beneficiosos para evitar la congestión o la obstrucción mamaria.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 


Fuentes:

Reproducción Asistida ORG y la Asociación Española de Pediatría.

 

Fecha de actualización: 13-02-2020

Redacción: Andrea Rivero

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.