Estoy amamantando y mi regla es irregular

Estoy amamantando y mi regla es irregular
comparte

Durante los primeros meses de lactancia materna exclusiva es normal que no se produzca la regla ya que la hormona principal encargada de producir la leche (prolactina) inhibe la ovulación. Una vez que aparece la menstruación, lo cual puede ocurrir antes o después, esta puede ser muy irregular en los primeros meses, hasta que se vuelve a regular. Es algo normal que no debe preocuparte.

Durante la lactancia materna es normal que las mujeres no tengan la regla ya que la prolactina, la principal hormona encargada de la producción de la leche materna, inhibe la ovulación, es decir, evita que esta se produzca. Cuanto más a menudo des el pecho, más prolactina producirá tu cuerpo, lo que significa que menos posibilidades hay de que tu ciclo se reanude tras el embarazo. Sin embargo, esto no significa que no se pueda tener la regla cuando se está dando el pecho; hay muchas mujeres que, aunque estén dando el pecho de manera exclusiva y a demanda a sus bebés, vuelven a tener la regla al mes de haber dado a luz, mientras que otras pueden tardar hasta un año en recuperar sus ciclos menstruales. Tanto un caso como otro es normal.

 

No obstante, en términos generales, la regla reaparecer cuando las tomas se vuelven menos frecuentes o se introducen nuevos alimentos, por lo que se muchas las que vuelven a tener la menstruación en torno a los 7 u 8 meses de embarazo. Esta primera regla suele venir de improvisto, aunque hay mujeres que notan los síntomas de la ovulación (flujo diferente, dolor en los ovarios) y sospechan que su periodo puede reaparecer. También es posible que experimenten el síndrome premenstrual, acompañado de vómitos y leves mareos que les pueden hacer creer que se han quedado embarazadas de nuevo.

Estoy amamantando y me duele el pecho

Estoy amamantando y me duele el pecho

Amamantar es una forma de cuidar a nuestro bebé que no sólo trae beneficios para su salud, sino que nos conecta a ellos de una forma única. Aun así, es una decisión que depende de cada mamá y en la que también existen complicaciones y dolencias. Una de ellas es soportar los dolores en el pecho. Ya sea porque tienes los pechos hinchados o una sensación de dolor al estar llenos de leche, sensibles cuando los tocas, granulosos… tienes que tener presente que tus pechos van a cambiar. Las molestias pueden extenderse incluso a las axilas y hasta te puede dar un poco de fiebre. Este tipo de dolencias suelen ocurrirles a casi todas las mujeres debido a la gran transformación física de los senos, aunque algunas afortunadas nunca los presentan. En todo caso, la buena noticia es que es algo natural y transitorio.

 

Una vez que el periodo baja otra vez, esta primera regla puede ser más abundante que antes del embarazo, incluso más dolorosa, aunque lo habitual es que la regla después de un embarazo duela menos debido a que el útero ha experimentado unas contracciones mayores durante el parto y las de la regla suelen ser menos dolorosas.

 

Las reglas posteriores también pueden ser diferentes de los periodos anteriores al embarazo, siendo más irregulares al principio y con mayor cantidad de sangre y de coágulos. Esto es normal en los meses posteriores, pero no debes preocuparte ya que poco a poco tu regla se irá regulando y, si eras regular antes del embarazo, volverás a serlo. Si no lo eras, es posible que esto cambie, aunque lo normal es que sigas siendo irregular.

 

Otra característica común de los periodos tras un embarazo y un parto es que cambie no solo la cantidad de sangre expulsada, sino también el tiempo de duración del ciclo y lo que dura la regla. Así, en muchos casos los ciclos se acortan y, si antes eran de 28 días, se reducen a 26 o 27 días. De igual modo, aunque se puede sangrar más, el tiempo de sangrado suele reducirse de 5 a 3 días, aunque todo esto depende de cada mujer, de su forma física, su salud y otras posibles afecciones que se pueden desarrollar a lo largo de la vida fértil, como alteraciones hormonales, aparición de quistes o pólipos, endometriosis, etc.

 

En general, debes saber que es normal ser irregular mientras sigas dando el pecho debido a la hormona prolactina y a que el organismo necesita un tiempo para recuperarse totalmente y volver a su estado anterior, aunque también es posible que tus periodos se vuelvan irregulares para siempre o que tarden mucho en volver a ser regulares. Mientras no notes síntomas extraños (sangrado fuera del periodo, dolor intenso que no cede con analgésicos, sangrado muy abundante…), no debes preocuparte, aunque nunca está de más que acudas a una revisión ginecológica cuando lleves varios periodos para comprobar que todo está bien.


Por último, si quieres favorecer que tu menstruación se regularice tras el parto puedes ayudar al equilibrio hormonal de tu organismo llevando una dieta sana que incluya todos los minerales y vitaminas que necesitas, realizando ejercicio moderado de manera regular, tomando mucha agua, no bebiendo alcohol ni fumando, durmiendo y descansando todo lo posible dada tu nueva situación de madre, llevando una vida relajada y sin estrés (recuerda que el estrés altera los ciclos menstruales) y evitando la comida basura y los alimentos procesados que pueden funcionar como disruptores endocrinos (es decir, alterar nuestras hormonas).

 

Por lo demás, no te preocupes en exceso si te sientes bien y no hay síntomas de alarma ya que, como hemos dicho, las irregularidades son habituales. Disfruta de tu maternidad y de la lactancia todo el tiempo posible y recuerda que la vuelta de la regla es un indicador de que tu aparato reproductor funciona correctamente.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×