×
  • Buscar
Publicidad

Estimulación del bebé de 8 meses

Estimulación del bebé de 8 meses

Tu bebé ya tiene 8 meses y está más activo que nunca. Cada vez es más curioso con lo nuevo, aunque ya reconoce algunas cosas que le gustan. Sus piernas son cada vez más fuertes y ya se mantiene de pie si se agarra a los barrotes de la cuna o si lo sujetas. Su desarrollo es continuo, pero ¿sabes cómo estimularlo correctamente acorde a su edad?

Publicidad

Índice

 

¿De qué es capaz un bebé de 8 meses?

Ocho meses dan para mucho y en este tiempo el bebé ya te habrá sorprendido unas cuantas veces.

Si aún no se ha lanzado a gatear, le faltará poco, antes de que te des cuenta estará recorriéndose el pasillo una y otra vez.

La mejora de la coordinación mano-ojo es uno de los muchos hitos del bebé de 8 meses que tu peque está alcanzando. En este punto, el bebé sabrá reconocer un juguete que esté al otro lado de la habitación y no dudará en desplazarse como pueda hasta él para agarrarlo.

Le encanta tocar nuevas texturas, ya sea de peluches, ropa o de la comida. También está mejorando sus habilidades auditivas y de lenguaje temprano, así que asegúrate de hablar con él tanto como sea posible, por ejemplo describiendo todo lo que veis durante los paseos o repitiendo el nombre de aquellos objetos que le llamen más la atención.

Parece que cada día te entiendes mejor con tu bebé, y eso que parecen balbuceos, poco a poco se están convirtiendo en sílabas como ‘’ma’’ o ‘’pa’’.

Hace un par de meses que se mantiene sentado solito, pero ahora su estabilidad y equilibrio han mejorado, es capaz de estirarse hacia los lados para alcanzar sus juguetes. Así está fortaleciendo sus músculos y preparándolos para gatear.

A los 8 meses el bebé ya ha más que duplicado su peso de nacimiento. En cada revisión médica el pediatra se asegurará de que tu bebé está creciendo y engordando de manera progresiva y acorde a su edad.

También está comenzando a comprender la permanencia de los objetos, el concepto de que los objetos existen incluso cuando están fuera de la vista. Se está volviendo más curioso y puede comenzar a buscar objetos que escondas. Si le enseñas un juguete y luego los ocultas tras tu espalda, tu bebé reaccionará señalando, balbuceando o inclinándose como intentando ver el juguete.

En este momento también está desarrollando el apego hacia ti y hacia las personas que ve más frecuentemente. La ansiedad por separación no es infrecuente en esta etapa. El peque está aprendiendo que, al igual que con los objetos, las personas continúan existiendo, por lo que su ausencia puede causarle algo de estrés. Y, con poco o ningún concepto de tiempo, no puede resolver cuándo volverá a verlo.

Para ayudarlo en esta transición puedes darle un objeto de seguridad como una mantita o un peluche, que le tranquilice cuando tú no estés.
 

Alimentación y sueño de un bebé de 8 meses

No te puedes perder ...

¿Qué puede comer un niño de 10 meses?

¿Qué puede comer un niño de 10 meses?

La alimentación del niño de 10 meses es similar a la de un niño de 9 meses ya que a esta edad no se introduce ningún alimento nuevo, aunque según haya sido su alimentación hasta ahora puedes probar con verduras o frutas que todavía no hubiera probado. También mejora su coordinación para comer él solito con cubiertos o con las manos.

Y tambien:


El menú de tu bebé cada vez es más variado y amplio, ya ha comenzado con la alimentación complementaria y cada día experimenta sabores y texturas nuevas.

De los sólidos o semi-sólidos obtiene la mitad de las calorías que necesita, la otra mitad las cubre con la leche materna o de fórmula. En total, necesita de 750 a 900 calorías para desarrollarse bien.

Ya ha probado muchos alimentos y, gracias al desarrollo del olfato y el gusto, ya tiene preferencias alimentarias tanto en sabor como en texturas.

En este momento, tu bebé de 8 meses puede estar durmiendo entre 9 y 12 horas por la noche, y tomar unas dos siestas al día. Las siestas pueden durar entre 30 minutos y 2 horas. Esto puede sonar mucho tiempo durmiendo, pero es lo normal, al igual que también puede que pronto experimente desajustes en su rutina del sueño.
 

Estimulación del bebé de 8 meses


Hay muchas maneras de ayudar al desarrollo intelectual y físico del bebé mediante la estimulación temprana. El bebé es curioso, cada vez más ágil y está ansioso por disfrutar de nuevas experiencias de aprendizaje contigo.

Aquí van algunos consejos para apoyar su progreso:

- Sigue hablando y leyendo. Al introducir nuevos sonidos, sílabas y palabras simples, puede alentarlo a que repita lo que escucha.

- Los bebés comienzan a gatear entre los 7 y los 10 meses, una forma de ayudarlo a prepararse para gatear es poniéndolo boca abajo, la posición perfecta para comenzar a gatear. Empezará a  levantarse sobre sus manos y rodillas y a balancearse hacia adelante y hacia atrás antes de poder impulsarse hacia adelante. Incluso puedes animarlo aún más sosteniendo un juguete u otro objeto lejos de su alcance.

- Dale una cuchara. A medida que mejoran sus habilidades motoras, déjalo jugar con una cuchara durante las comidas. Se acostumbrará a la sensación del utensilio en la mano.

- Juega al escondite. Este sencillo juego puede proporcionar entretenimiento y risas sin fin. Podéis  turnaros para "encontraros" el uno al otro detrás de una manta o toalla.

- No es necesario que tenga los juguetes más caros y nuevos del mercado. Un bebé de 8 meses se dedica más a explorar cada rincón y objeto, por lo que puede divertirse con casi cualquier cosa blandita con la que no tenga riesgo de hacerse daño.


Fuentes: National Healthcare System UK

Fecha de actualización: 13-08-2020

Redacción: Laura Abad

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.