×
  • Buscar
Publicidad

Ejercicios de estimulación y psicomotricidad para bebés

Ejercicios de estimulación y psicomotricidad para bebés

Desde su nacimiento, los bebés comienzan a interactuar con el mundo, utilizando sus sentidos y, a medida que van creciendo y desarrollándose, combinándolos para mejorar la experiencia. Es entonces cuando los ejercicios de estimulación y psicomotricidad adquieren un papel importante en el desarrollo del bebé.

Publicidad

Índice

 

¿Qué es la psicomotricidad y la estimulación?


Hoy en día, todo el mundo sabe que el movimiento juega un papel fundamental no solo en el desarrollo físico del niño, sino también en el mental, motor, artístico y socio-afectivo, respondiendo así a estas necesidades fundamentales.

En consecuencia, se convierte en un factor de aprendizaje y desarrollo temprano. Ofrece conocimientos y habilidades.

La práctica psicomotora puede tomar dos orientaciones; terapéutica y educativa. La edad de oro de la “psicomotricidad” se sitúa desde el nacimiento hasta los 8 o 9 años. A través del cuerpo, el juego y el movimiento, el niño aprende a controlar su espacio, tiempo y movimientos dentro de un proceso altruista. Aparte del aspecto motor que permite la adquisición de nociones como la orientación espacio-temporal, el conocimiento de la imagen corporal, las nociones de altura,… que permiten el desarrollo del lenguaje, dominar la ortografía (dar sentido a las letras, escribir, leer), aritmética (noción de tiempo, cantidad,….) y que parecen fijar conocimientos y habilidades escolares: la psicomotricidad grupal también propone el trabajo relacional.

Los niños, a través del juego, viven una serie de experiencias motoras. No solo esto, sino que viven experiencias relacionales, lo que les permite expresar sus emociones, controlarlas y ser conscientes de sí mismos y de los demás. La sesión de psicomotricidad involucra una serie de nociones “sociales”, como “turnarse”, “no lo hace así”, “es demasiado fácil, demasiado difícil para mí”, “tengo miedo”, “los demás me están mirando”… todo para lo cual es necesario adaptarse y trabajar por una buena organización del “YO ”.

Desarrollar el placer sensori-motor, manejar situaciones agresivas, estar ahí para los demás… sentirse bien consigo mismo. Estos son los objetivos técnicos de la “psicomotricidad”.

Estimulación es el estímulo de algo para que se desarrolle o se vuelva más activo. En los primeros cinco años de vida, el cerebro de un niño se desarrolla más y más rápido que en cualquier otro momento de su vida. Las primeras experiencias del niño (las cosas que ve, oye, toca, huele y saborea) estimulan su cerebro, creando millones de conexiones.

Esto significa que el niño necesita un entorno estimulante con muchas actividades diferentes que le brinden muchas formas de jugar y aprender, y muchas oportunidades de practicar lo que está aprendiendo.
 

El desarrollo psicomotor en la infancia

No te puedes perder ...

Recetas de tupper para llevar al cole

Recetas de tupper para llevar al cole

Muchas comunidades autónomas permiten este curso a los niños llevar comida de casa a los comedores escolares. Una medida que ha sido aplaudida por los padres, ya que permitirá a muchas familias ahorrarse los gastos del comedor. Sin embargo esto también puede suponer un inconveniente añadido al jaleo y las prisas matutinas. Pues, no cabe duda, se necesita más tiempo y un poco de imaginación para no caer en la monotonía o en la comida precocinada industrial, menos saludable, obviamente, que la casera.

Y tambien:


El desarrollo psicomotor de los niños durante sus primeros años de vida es fundamental para que avancen adecuadamente en el desarrollo cognitivo, lingüístico y social, ya que los niños aprenden y exploran el mundo que les rodea de forma sensorial: a los niños les encanta mirar, agarrar, tocar... en resumen, ¡experimentar! El desarrollo psicomotor logra el desarrollo de funciones motoras, de movimiento y acción, así como funciones psicológicas, entre las que existen similitudes. A través de la psicomotricidad, los niños adquieren comprensión del espacio, el tiempo, sus cuerpos, objetos, situaciones, etc. y desarrollan sus habilidades. Esta es una etapa fundamental en la que los niños descubren, aprenden, exploran, evalúan, actúan, participan, aprenden rutinas, se sienten, se emocionan... Por eso, el desarrollo psicomotor se convierte en un aspecto vital de su vida diaria en la escuela infantil.

Para el desarrollo psicomotor de los se debe utilizar una metodología activa, creativa e integral que convierte nuestro día a día en un entorno vivencial en el que los niños adquieren competencias, habilidades, hábitos y actitudes que facilitan su posterior adaptación a la Educación Primaria. Educar a través del juego y el movimiento, con espacios de juego libre donde puedan expresarse y reconocer sus emociones y sentimientos es la mejor opción. Es decir, el aprendizaje no debe ser dirigido: los niños son dueños de su propio camino, descubriendo su entorno, sus propias habilidades y sus relaciones con los demás y consigo mismos. El desarrollo psicomotor les permite cultivar su capacidad perceptiva, crear y desarrollar su imagen corporal y expresarse a través de la acción creativa y las emociones.

Gracias al desarrollo psicomotor, los bebés y niños sientan las bases de todo el proceso educativo. Los primeros años de vida constituyen una de las etapas educativas más fundamentales, que vivirán como personas activas, protagonistas de su propio desarrollo, personas a las que se escucha, y cuyo potencial se fomenta para que puedan superarse. Descubren el mundo. A través del desarrollo psicomotor se debe tener en cuenta las necesidades de cada grupo de edad, con actividades adaptadas a cada caso, para acompañarlos en su crecimiento personal y educativo.
 

Ejercicios de estimulación y psicomotricidad


El espacio de psicomotricidad que creemos en casa debe ser creativo para el bebé, de forma que suponga un descubrimiento para él. El deseo de jugar se despierta a través de la presentación que hace el adulto de los espacios y materiales de la psicomotricidad.

Disponer de todo tipo de material, llamativo y seguro para la habitación no es una tarea complicada. Este tipo de material de psicomotricidad crea un espacio lúdico y confortable que lo convierte en un deseo para los más pequeños.

Tenemos que adaptar la metodología al espacio creado siguiendo un proceso de maduración y unas reglas para que el juego garantice un desarrollo óptimo y un lugar para divertirse.

Una actividad de estimulación y psicomotricidad para bebés sería utilizando un tapiz. El bebé se sentiría bien al estar en una superficie acolchada. Además, si a ese tapiz le cosemos diferentes objetos blanditos, estaremos  favoreciendo la observación y el movimiento espontáneo del bebé.

También se han creado para los bebés cojines y almohadas de colores que emiten diferentes sonidos según donde los toques. El bebé empezará a tocarlo porque le llamará la atención su colorido y textura, pero con el tiempo empezará a relacionar colores y sonidos.

Otra opción es hacer un corralito al que le vayas añadiendo distintos elementos según la edad y nivel de desarrollo del bebé. Puedes crear un pequeño circuito de gateo o elevaciones con cojines.


Fuentes:

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

Fodor, Elizabeth; Morán, Montserrat (2009), Todo un mundo de sonrisas, Madrid, Ed. Pirámide.

Fecha de actualización: 25-09-2020

Redacción: Laura Abad

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.