Cómo se desarrollan los sentidos del bebé

Cómo se desarrollan los sentidos del bebé
comparte

La vista, el oído, el tacto, el olfato y el gusto son los cinco sentidos que existen. Los órganos de los sentidos son los encargados de hacernos ver, escuchar, olfatear, saborear y tener sensibilidad táctil. A medida que los bebés van desarrollándose también lo hacen sus sentidos, pero ¿sabemos cómo, cuándo y por qué?

En el caso de los recién nacidos los sentidos que más desarrollados tienen son el olfato y el tacto. Por ese motivo lo más recomendable es que ni la mamá ni el bebé utilicen colonias. También es importante que la mamá no le coloque manoplas a su pequeño para que pueda tocarle. Esto hace que mejore el vínculo y el establecimiento con la lactancia materna. También es fundamental que los progenitores sepan cómo ven, cómo oyen y también cómo sienten los bebés. Es normal que, al principio, sobre todo en el caso de aquellos papás y mamás que son padres por primera vez y que no saben a lo que tienen que enfrentarse, duden de muchas cosas. Además, recordemos que los bebés no vienen con ningún manual de instrucciones.


En relación ya con los sentidos hay que tener en cuenta que cada órgano está asociado a un sentido:


- los ojos están asociados al sentido de la vista (visión)

- los oídos están asociados al sentido del oído (audición)

- la nariz está asociada al sentido del olfato

No te puedes perder ...

- la lengua está asociada al sentido del gusto

- la piel está asociada al sentido del tacto


Pero ¿cómo se van desarrollando en los bebés?


La vista


En el caso de la vista, los bebés recién nacidos no conocen los colores tal y como los adultos los ven. Estos perciben sensaciones visuales que podrían entenderse como colores en sí, aunque está demostrado que son los colores brillantes lo que más captan su atención. Para visualizar las formas necesitarán cumplir al menos seis meses. Pero es importante saber que la visión del bebé se desarrolla rápidamente durante el primer año de vida.


- El recién nacido podrá ver formas grandes y rostros al igual que colores brillantes.

- Entre los tres y los cuatro meses, podrá enfocar la vista sobre algunos objetos más pequeños y también reconocer la variedad de los colores.

- A los cuatro meses, los ojos del bebé deben estar trabajando a la vez. Aquí comienza la percepción de profundidad (o visión binocular), que es la capacidad que tiene el ser humano para integrar dos imágenes en una sola.

- A partir ya de los doce meses, el bebé alcanza la visión normal de un adulto mientras continúa aprendiendo.


El oído


Es importante tener en cuenta que el bebé antes de nacer ya oye. El oído es uno de los sentidos más desarrollado en él, pues el oído interno ya está formado en las veinte semanas de embarazo, y justo en el momento del nacimiento, parte del líquido amniótico permanece en los oídos causando una sordera temporal que desaparece a las pocas horas de vida.


Desde el inicio el bebé prestará más atención a los sonidos familiares más agudos y se asustará al escuchar sonidos fuertes o inesperados. Alrededor de los dos meses comenzará a prestar atención cuando escuche voces familiares. A los cuatro meses ya empezará a tratar de determinar de dónde proceden los sonidos y a los seis meses intentará imitarlos. Una vez cumplidos los ocho meses balbuceará y responderá a cambios en tonos de voz. Finalmente, y a pesar de que los oídos ya estén completamente desarrollados al nacer, el área de su cerebro que responde a los estímulos complejos y les atribuye un significado seguirá desarrollándose hasta que el bebé cumpla doce meses.


El olfato


Al nacer, el sentido del olfato es el más desarrollado de los cinco sentidos. De hecho, algunos estudios muestran que el recién nacido se deja guiar por el olfato para identificar la leche materna de su progenitora. El olor del calostro (líquido secretado por las glándulas mamarias durante el embarazo) lo guía hasta llegar al alimento. Cuando la mamá deja a su bebé encima de ella podrá observar que este se irá arrastrando por su rostro guiado por el olor y así hasta alcanzar el pezón. Esto se conoce como el arrastre al pecho.


Es importante tener en cuenta que el bebé comienza a desarrollar el sentido del olfato ya desde el útero y se familiariza un poco con el olor del líquido amniótico cuando lo respira y lo traga. Este juega un papel importante porque, además, es un sentido que se asocia al del gusto. La nariz del bebé comienza a desarrollarse alrededor de las siete semanas de gestación, pero no es hasta la semana diez cuando comienzan a formarse los receptores que el bebé comenzará a usar para detectar olores.


Al mes de nacido, el bebé comienza a acostumbrarse a diferentes olores, aunque los olores fuertes le podrían afectar algo más. A los tres meses, se vuelve mucho más consciente de la gente que les rodea, y seguirá usando el olfato para poder distinguir entre las personas que conoce y las que no. A los seis meses (y una vez introduzcas los alimentos sólidos en su dieta) utilizará el sentido del olfato, pero también el del gusto para identificar si la comida le gusta o no. Por último, ya a partir de los diez meses y hasta los doce, comenzará a mostrar mucho menos entusiasmo en probar diferentes alimentos marcado sobre todo por el olor, pero hasta los ocho años su sentido del olfato continuará desarrollándose.


El gusto


Lo primero que el bebé va a comenzar a diferenciar será el dulce del salado, aunque normalmente preferirá siempre el dulce porque la leche materna, también conocida como leche madura, es bastante más dulce que salada por el contenido de lactosa, aunque esta cambia en su composición y su sabor dependiendo de muchos factores como, por ejemplo, la alimentación o el tiempo que ha pasado desde el parto.


Aproximadamente las madres lactantes suelen necesitar alrededor de quinientas calorías adicionales cada día para fabricar leche materna. Esto significa que deberá ingerir una amplia variedad de alimentos bien equilibrados haciendo que el bebé pueda probar diferentes sabores a través de la leche materna.


Este sentido, al igual que el sentido del olfato, también comienza a desarrollarse ya en el útero. De hecho, alrededor de las primeras nueve semanas de gestación se han formado ya tanto la boca como la lengua, pero también sus pequeñas papilas gustativas. Después, una vez que el bebé nace tiene unas papilas gustativas muy sensibles. Además, hasta los tres meses su sentido del gusto continuará siendo muy sensible, pero distinguirá entre dulces y salados.


Entre los tres y los seis meses comenzará a usar la lengua para probar diferentes texturas y sabores, pero será alrededor de los cinco meses cuando cambie y reaccione más a los alimentos salados. Finalmente, entre los seis y los doce meses comenzará a sorprenderse al recibir los primeros alimentos sólidos, y una vez dejes de darle el pecho es posible que sus gustos también cambien. A los siete u ocho meses, el bebé ya ha desarrollado la capacidad de sostener algunos alimentos con sus propias manos. Es el momento ideal para que pruebe alimentos nuevos y conozca distintas texturas.


El tacto


El tacto es otro sentido que también se activa en el embarazo, por lo que al nacer el bebé ya se da cuenta del roce y del calor de las caricias de su madre. A través de este sentido también los bebés pueden percibir otros cambios como los de temperatura o la presión de la atmósfera. La boca será un órgano que habrá que explorar porque tanto en la lengua como en los labios están la mayoría de los receptores táctiles.
 

El tacto es el sentido que permite al bebé estar en contacto con el exterior ya que gracias a este aprenderá a conocer las caricias, los abrazos, el cariño, etc. Y es por eso por lo que el contacto con el bebé, sobre todo al principio, es fundamental. Además, según los expertos es importante coger al bebé en brazos siempre que se pueda o este dé señales, darle masajes y “el piel con piel” porque ayudan a su desarrollo psicofisiológico. Estar cerca de él también es necesario porque le crea seguridad e independencia y atenderle lo antes posible cuando llora, esencial.

 

 


Te puede interesar:
Las tablas de percentiles han sido elaboradas por la OMS con el fin de determinar de manera rápida y precisa si un bebé está creciendo de manera adecuada en relación con otros bebés de su misma edad.


Fuentes:

- “Cómo se desarrollan los sentidos de los bebés” https://www.pediatrix.com/workfiles/medicalaffairs/es/B2_sp.pdf

- “La vista, el oído y otros sentidos de su bebé: 2 meses” https://kidshealth.org/es/parents/senses-2mos-esp.html

- “Etapas del desarrollo de la audición y la comunicación del bebé” https://www.nidcd.nih.gov/es/espanol/etapas-del-desarrollo-de-la-audicion-y-la-comunicacion-del-bebe

 

Fecha de actualización: 05-02-2019

Redacción: Ana Ruiz

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>