• Buscar
Publicidad

Juegos para desarrollar el gusto

Juegos para desarrollar el gusto

Los niños desarrollan el sentido del gusto a medida que van cumpliendo años. Por eso es muy importante introducirles en el mundo de los sabores, muy necesario si queremos que sepan comer de todo. Con estos sencillos y apetitosos juegos tus hijos aprenderán jugando.

Publicidad

De 6 a 12 meses

Coloca a tu bebé en la trona y ofrécele una manzana roja lavada. Permítele explorar mientras la coge, se la mete en la boca, la chupa... Repite la operación con una manzana verde y después con una amarilla. Después preséntasela en trozos y nombra cada color mientras la saborea. Descubrirá los diferentes sabores que puede tener una misma fruta, en función de su color.

Prueba también… con trozos de plátano, de zanahoria, albaricoque. ¡Déjale explorar cada fruta y hortaliza!

De 2 a 4 años

Pon una muestra de varios platos que le gusten a tu hijo (flan, queso, zumo de limón, jamón, chocolate, etc.). Véndale los ojos y ofrécele una cucharada de uno de los platos. Tendrá que decir si es dulce, salado, amargo, ácido, picante… Le servirá para aprender a asociar un nombre y un adjetivo a cada sensación.

De 4 a 6 años

Coloca varios vasos en una mesa. Llénalos con diferentes líquidos (zumo de naranja, batido de fresa, leche, chocolate, agua, refresco de limón…) y añade a cada uno unas gotas de colorante alimenticio diferente, de modo que el líquido presente un color distinto al original. El niño tendrá que probar cada bebida, describir a qué sabe y finalmente averiguar de qué líquido se trata. Con ello comprobará que la vista le puede engañar y por lo tanto a confiar más en su olfato y su gusto. También le será útil para desarrollar su vocabulario y aprender a definir las sensaciones.


Todos los bebés, a no ser que sufran ageusia, pueden desarrollar el gusto con estos juegos.
 


Te puede interesar:

TodoPapás ha desarrollado una herramienta para calcular el color de ojos de los bebés que arroja como resultado qué porcentaje de probabilidades existen, sobre la base de las leyes mendelianas, de que un niño tenga un color de ojos determinado. En términos generales, el color de ojos de los bebés se hereda de una manera similar al color de pelo: los genes para los colores más oscuros son dominantes.

Fuente:

Fodor, Elizabeth; Morán, Montserrat (2009), Todo un mundo de sonrisas, Madrid, Ed. Pirámide.

Fecha de actualización: 27-01-2012

Redacción: Lola García-Amado

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×