×
  • Buscar
Publicidad

¿Por qué los recién nacidos se asustan cuando duermen?

¿Por qué los recién nacidos se asustan cuando duermen?

El sueño de los bebés difiere mucho del de los adultos. A diferencia de estos, los recién nacidos no duermen seguido muchas horas.

Publicidad

Indice

 

El sueño del bebé se rige por las tomas

Esto se debe a que sus horarios de sueño y vigilia se rigen por las tomas. Los bebés tienen el estómago muy pequeño y necesitan comer poco pero a menudo, por ello deben despertarse por la noche para alimentarse.

Un recién nacido suele dormir una media de dieciséis o dieciocho horas de 24 que tiene el día. No obstante, no todos los niños duermen el mismo tiempo, alguno necesitarán doce horas y otros veinte. También existen diferencias entre las horas que duermen ininterrumpidamente. Hay niños que se despiertan cada dos o tres horas y otros que permanecen dormidos cinco o seis horas del tirón.

No te puedes perder ...

Y tambien:

En cualquier caso, lo que está claro es que los lactantes tienen un ciclo de sueño distinto al de un adulto, lo que explica por qué se despiertan mucho más durante la noche. Y a medida que van creciendo el ciclo de sueño, así como la calidad de éste, irá cambiando y pareciéndose más al de los adultos.

El sueño de los adultos se rige por dos estados diferenciados, el sueño REM (movimiento rápido ocular) y el sueño no REM.

A su vez el sueño NO REM se divide en 5 fases:

- Fase 1: Somnolencia. Transición de la vigilia al sueño. Aún se es capaz de percibir estímulos.

- Fase 2: Sueño ligero. Se para el movimiento de los ojos. Hay desconexión sensorial.

- Fase 3: Sueño profundo. Se intensifica el bloqueo sensorial. El cuerpo se relaja y el tono muscular desciende.

- Fase 4: Sueño muy profundo. El tono muscular está muy reducido y la actividad cerebral es muy lenta. Es difícil despertarse.

Durante el REM, el cuerpo está relajado e inmóvil pero el cerebro activo. Es la fase en la que se presentan los sueños. Hay movimiento ocular rápido. En esta fase es fácil despertarse por un ruido u otras molestias.

Los adultos, mientras permanecen dormidos, pasan de una fase a otra del sueño NO REM de forma cíclica hasta llegar a la fase REM. Cada 90 o 100 minutos, aproximadamente, comienza un nuevo ciclo de sueño en el que los últimos 20 o 30 minutos se corresponden con la fase REM.

 

¿Por qué se sobresaltan los bebés durante el sueño?

Los bebés, sin embargo, pasan casi el 50% del sueño en REM y en esta fase se pueden despertar fácilmente. Desde que nacen, y hasta aproximadamente los tres meses, los bebés al dormir pasan directamente al dueño REM, no como los adultos que antes experimentan un sueño profundo y al cabo de 90 minutos pasan a la fase REM. Por eso cuando se acuesta a un bebé se puede observar que durante los primeros veinte minutos de sueño, sus ojos se mueven rápidamente bajo sus párpados cerrados y se sobresalta o se asusta con cualquier ruido.

Y es que, como decíamos, pasar más tiempo con sueño ligero es un mecanismo de supervivencia, que le hace despertarse con facilidad cuando tiene hambre o dolor, para pedir ayuda.

Otra de las razones de estos “sustos” durante el sueño es que un bebé tarda menos que un adulto en recorrer el ciclo de sueño y mientras pasa de una fase a otra es más sencillo que se despierte bruscamente por hambre o por malestar. Los bebés, además, aún no tienen control sobre sus movimientos. Su todavía inmaduro sistema nervioso provoca esas sacudidas espasmódicas de manos y pies cada vez que se mueve. Dando la impresión de que se asusta. Esto puede estar relacionado con el reflejo de Moro. Este reflejo o respuesta involuntaria de sobresalto está presente en los bebés desde que nacen hasta alrededor de los 3 o 4 meses. Es un tipo de respuesta ante un estímulo brusco, por el que el niño extiende o sacude los brazos y piernas repentinamente a modo de sobresalto ante un fuerte e inesperado ruido o ante la sensación de que se cae hacia atrás.

Aunque generalmente no hay por qué preocuparse por el ruido, ya que los bebés de pocos meses no necesitan silencio absoluto para dormirse, lógicamente, un ruido súbito y fuerte puede hacerlos sobresaltarse e incluso despertarlos.

 

Consejos para que un bebé duerma mejor

Aunque que los bebés se sobresalten durante el sueño los primeros meses es algo totalmente normal, a veces que los bebés concilien el sueño es algo complicado. El sueño es un proceso madurativo en el que los padres no pueden hacer nada para que se acelere, pero el deseo para que el bebé duerma mejor siempre va a estar ahí.

- La oscuridad total es lo más recomendable para el descanso nocturno para el bebé, pero también para los adultos si se hace colecho. Pero, a medida que crecen muchos niños se niegan a dormir sin una luz. Lo mejor es que en estos casos se escoja una luz pequeña, que no ilumine mucho la estancia y que no quede a la altura de los ojos para que no se desvele.

- Se debe mantener una temperatura estable de la habitación, en torno a los 20 grados. A nadie le gusta pasar frío ni calor durante la noche. Además los recién nacidos no saben termorregularse y hasta unos meses después no saben taparse y destaparse.

- Para que el bebé duerme mejor, es recomendable el colecho. A los bebés de pocos meses (y a algunos de más tiempo también) les gusta la cercanía con sus padres, sobre todos si son lactantes y tienen acceso al pecho a demanda durante la noche. Esto dependerá de la familia ya que hay niños que no soportan dormir acompañados y padres que tampoco. Es una opción a valorar.

- Cambiar el pañal a media noche, muchos de los pañales que hay hoy en día permiten al bebé estar seco durante 12 horas. Si le cambias al bebé el pañal antes de irte a dormir, evitarás tener que levantarte durante la noche a cambiarle el pañal, y evitarás madrugar por el mismo motivo.

 


Fuentes:

Blog EnFamilia de la AEP: "Sueño en los bebés", https://enfamilia.aeped.es/edades-etapas/sueno-en-bebes

Kids Health, https://kidshealth.org/es/parents/sleepnewborn-esp.html

Fecha de actualización: 17-06-2020

Redacción: Lola García-Amado

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.