×
  • Buscar
Publicidad

¿Cuándo un bebé debe dormir solo?

¿Cuándo un bebé debe dormir solo?

No hay una edad concreta ni más conveniente para cambiar al niño a su habitación. Depende de cómo duerma, de si se despierta muchas veces por la noche o no, de si sigue comiendo por la noche o de si los papás practican el colecho. Por lo tanto, el mejor consejo en este caso es que los padres decidan cuándo cambiarle de habitación según lo consideren ellos mejor.

Publicidad

Puede que hayas oído que debes cambiar a su habitación a tu bebé cuando deje las tomas nocturnas de pecho o cuando cumpla los 6 meses, pero eso es simplemente lo que hacen muchos padres, lo que no significa que sea lo mejor para ti o para tu bebé.


Ser padre no siempre es fácil y requiere tomar muchas decisiones desde que el bebé nace. Además, es inevitable sentirse influido por los consejos o recomendaciones que nos dan padres, amigos y familiares. Sin embargo, aunque es conveniente oír estos consejos ya que a veces pueden ayudarnos o darnos ideas nuevas, no significa que debamos hacer lo que los demás hacen o dicen. En paternidad, la máxima que debes seguir siempre es: “Haz lo que os funcione mejor a vosotros”. Si el colecho hace que todos durmáis mejor y más felices, no lo dudes. Si lo que os va mejor es que el bebé esté en otra habitación, adelante. Lo importante es que aquello que decidáis hacer contribuya a mejorar vuestra calidad de sueño y vuestra felicidad (vuestra y del bebé, claro). En ese caso, sin duda, será la mejor decisión posible.


No obstante, si tienes dudas sobre cuándo es el mejor momento para que tu bebé duerma solo, puedes echar un ojo a estos consejos a ver si alguno te convence:

No te puedes perder ...

Y tambien:


1- Nunca lo hagas mientras continúen las tomas nocturnas, especialmente si le estás dando el pecho. Por la noche, cuando el bebé se despierta y empieza a pedir la comida, lo mejor es dársela cuanto antes para que no se ponga nervioso ni se desvele del todo, y la mejor manera de oírle en cuanto empieza a removerse es teniéndole al lado. Además, si le sigues dando el pecho, no tendrás ni que levantarte de la cama si le tienes al lado, por lo que será mucho más cómodo para todos y te permitirá dormir mejor. Si le das biberón es más factible que esté en otra habitación aunque, como decíamos, suele ser más sencillo que siga durmiendo a vuestro lado.


2- Valora cómo es vuestro sueño antes de hacer ningún cambio. Si el bebé es pequeño, duerme a gusto en vuestra cama o su minicuna, y vosotros también dormís y descansáis bien, y queréis seguir teniéndole a vuestro lado, no os lo planteéis. Si esto os hace felices y todos estáis a gusto, ¿por qué cambiar? Pero si el bebé hace muchos ruiditos nocturnos y te despierta cada 5 segundos sin dejarte descansar, puede ser un buen momento cambiarle de habitación para que te deje dormir mejor.


3- El espacio también es un factor determinante a la hora de tomar esta decisión ya que, si el bebé ya no cabe en su minicuna y le tenéis que pasar a la cuna, pero esta no cabe en vuestro cuarto, no habrá más remedio que cambiarle a su habitación.


4- El hecho de tener o no hermanos mayores también puede influir en vuestra decisión puesto que, si tiene algún hermanito mayor con el que vaya a compartir cuarto, puede que os decidáis antes a cambiarle ya que dormir con un hermano puede aportar muchos momentos y vivencias positivas y ser bueno para ambos. O lo contrario, quizá queráis esperar a que duerma del tirón y sin despertarse mucho para que no moleste al hermano mayor.


5- Por último, se recomienda que los niños pequeños duerman en su propia cama y habitación a partir de los 2 años, pero, como decíamos, es un consejo general, no algo que haya que hacer por obligación. Si seguís haciendo colecho y queréis que siga en vuestra cama más tiempo, no tenéis más que seguir vuestro instinto y hacer aquello que consideréis mejor para que el sueño de toda la familia sea el mejor posible. 


Fecha de actualización: 13-02-2018

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.