×
  • Buscar
Publicidad

Mi hijo no quiere dormir solo

Mi hijo no quiere dormir solo

A partir de los 12 meses, tu hijo puede acostumbrarse a dormir solo en su propia habitación. Algunos padres temen el momento de la separación nocturna y lo alargan. Pero esto es una costumbre que hay que evitar ya que puede perjudicar el desarrollo intelectual del niño y sobre todo el descanso de los progenitores, ocasionando una dependencia excesiva del niño hacia sus padres. Cuanto antes se haga a dormir solo, mejor descansaréis todos.

Publicidad

Indice

 

El sueño del bebé

A los niños les gusta dormir con sus padres: les reporta seguridad, confianza y cariño. Pero desde el año de edad, lo mejor es que tu hijo cuente con su propia habitación (siempre cerca de la tuya o conectados mediante un interfono) para que se acostumbre cuanto antes a dormir solo, aunque el momento de cambiar al bebé de habitación es algo muy personal que depende de cada familia. 

El problema surge cuando el niño llora o se niega a dormir solo, llegando a levantarse de su cama para ir a la de sus padres. Muchos padres acaban cediendo ante la presión de ver a su hijo llorar o cuando el cansancio les puede, ya que después de todo el día trabajando, no es fácil ponerse firmes. Pero excepto en ocasiones especiales –si el niño está enfermo-, es mejor que el niño se acostumbre, antes o después, a dormir en otra habitación. 

Incluso si tiene una pesadilla, lo mejor es que estés con él mientras se le pasa el susto, que le ayudes a tranquilizarse y a dormir de nuevo, pero siempre en su cama. No es bueno que cada vez que le ocurra algo, asocie el ponerse bien y recuperarse con la cama de sus padres, ya que esto le hará creer que sólo allí estará a salvo.

No obstante, como decíamos, el momento concreto de pasarle a su habitación depende de cada niño, de su desarrollo y de cómo sea su sueño. Si con 12 meses duerme casi todas las noches del tirón, está preparado para dormir en otro cuarto. Si por el contrario todavía se despierta a menudo, incluso si todavía sigue con alguna toma nocturna, es mejor que continúe en vuestro cuarto para que no tengáis que levantaros a otra habitación varias veces por la noche.

Igualmente, si practicaís el colecho, puede que queráis seguir durmiendo juntos un poco más de tiempo, hasta que el bebé esté preparado y os pida él mismo cambiarse a su habitación.

No te puedes perder ...

Mi hijo no quiere comer en la mesa

Mi hijo no quiere comer en la mesa

A medida que tu hijo crece, sus horarios de comida son los mismos que los del resto de la familia y su dieta también. Ya no cabe en las tronas y tiene que empezar a comer sentado en la mesa, formalito y sin moverse todo el rato. Pero a tu niño esta nueva disposición no le convence para nada. Él quiere levantarse, correr alrededor de la mesa, jugar con la comida y probar sólo aquello que le gusta

Y tambien:

 

¿Cómo lograr que el bebé duerma solo?

- Una vez tomada la decisión, debéis manteneros firmes los dos. Si ve que uno de los dos duda, lo notará y se aprovechará de ello. Habla con tu pareja y decide si es un buen momento o no y si ya queréis que duerma en otra habitación que no sea la vuestra.

- Para hacer el cambio más fácil, haz su cuarto atractivo para él. Decora las paredes con sus personajes de dibujos animados, llena la habitación de juguetes… Haz que se sienta cómodo en ella y que quiera pasar tiempo allí.

- Podéis empezar por dormir las siestas diurnas en su cuarto. Así, se irá acostumbrando gradualmente a dormir en esa otra habitación. 

- Si se levanta y va a tu habitación, mantente firme y devuélvele a la suya, a no ser que esté malito o le ocurra algo. 

- Si se mete en tu cama cuando estáis dormidos y no os dais cuenta hasta la mañana siguiente, puedes probar varios trucos:

º Cuelga una campanilla en la puerta de su habitación o de la tuya para que le oigáis al empujarla.

º Arrebújale en las sábanas de forma apretada o coloca las almohadas en tu cama de tal forma que le sea imposible subirse sin despertaros.

º Bloquea la puerta con algo que le permita entrar si pasa algo, pero que le obligue a hacer ruido para que le oigáis.

Recompensa a tu hijo cada noche que duerma solo. No se trata de que le hagas un regalo cada día, sino de que le alabes o le des un fuerte abrazo, haciéndole ver lo orgullosos que os sentís de él porque ya se porta como un niño mayor.

- Si veis que aún no está preparado, podéis dejarle un tiempo más en vuestra habitación y probar un poco más adelante.

- No hagas que el cambio de habitación coincida con otros cambios importantes
como una mudanza, empezar el colegio, el nacimiento de un hermano... los cambios alteran la rutina de los niños y a ellos y es mejor que no coincidan varios a la vez. 

- Si nada de esto funciona y tu hijo es incapaz de dormir solo en su cuarto, buscad la ayuda de un profesional que os ayude a investigar la causa por la que tu niño teme dormir solo y a buscar la solución.
 

 


Fuentes: Enseña a dormir a tu bebe, Clínica del Sueño Infantil Millpond.

Fecha de actualización: 20-05-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.