×
  • Buscar
Publicidad

¿Cómo hacer que mi bebé se duerma solo en su cuna?

¿Cómo hacer que mi bebé se duerma solo en su cuna?

Para muchos bebés, acostumbrados a dormirse en brazos sus padres o incluso con ellos en su cama, conciliar el sueño solos en su cuna es toda una hazaña. Si la situación se alarga en el tiempo seguramente acabará impidiendo vuestro descanso.

Publicidad

Indice

 

Cada bebé tiene su ritmo de desarrollo

Cuando el bebé es recién nacido o tiene muy pocos meses es sumamente importante que esté el máximo de tiempo posible con sus padres, situación que le brindará la seguridad y la confianza precisas para explorar el mundo que le rodea y estar tranquilo.

Por ello, muchos recién nacidos se acostumbran a dormirse en brazos de sus padres, cogidos del pecho, tumbados en la cama con su mamá o su papá… Y cuando se considera que ha llegado el momento de pasarles a su cuna para que duerman solos la misión se vuelve imposible.

Lo primero a tener en cuenta en estos casos, es que no es necesario pasarles a la cuna demasiado pronto y determinar si realmente el bebé está preparado o no.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

Consejos para pasar al bebé a dormir en una cuna

Una vez que se considera que ha llegado el momento, con paciencia y unos consejos todo es posible:

- Empieza por la noche, ya que puede ser el momento que más os cueste a ambos. Además, durante el día, es frecuente que se quede dormido en su carrito mientras pasea o en brazos de su abuela mientras le coge. Pero por la noche, debe acostumbrarse a dormirse siempre en su cuna.

- Establece una rutina antes de acostarle. Los niños necesitan rutinas para sentirse seguros y a salvo; de esta manera, no sentirá miedo al quedarse solo.

- Debes ir gradualmente, es decir, no puedes pretender que desde el primer día sea capaz de dormirse solo y encima, en la cuna, cuando hasta hora le dormías tú. Lo primero, acostúmbrale a la cuna. Túmbale y quédate a su lado. Aunque llore, no le cojas, pero eso sí, cálmale, cántale, acaríciale, dale un beso… Lo que haga falta para que note tu presencia y sepa que estás a su lado consolándole. Ten en cuenta que el llanto de un bebé ante la ausencia de su madre es un instinto innato de supervivencia. Aunque estés en el salón, él no sabe que estás cerca y que no le va a ocurrir nada. Por lo tanto, si no le pasa nada (está limpio, seco, no tiene frío ni hambre), un pequeño gesto que le confirme que estás ahí podría ser suficiente para calmarle.

- Ten paciencia, probablemente tarde bastante rato en dormirse. Se queje, gima, lloriquee… mantente firme y no le cojas, por mucho que te cueste. No te separes de su lado, al final caerá rendido y se dormirá. Después, le costará un par de días, pero terminará haciéndose a estar tumbado en la cuna y tardará menos en dormirse, siempre que sepa que estás junto a él.

- Espera unas semanas, para que se habitúe, a dar el siguiente paso: dejarle solo desde un primer momento para que se duerma sin ti a su lado. Este paso puede que lleve más tiempo.

- Para lograrlo, debes sustituir tu presencia por algo que le calme y le tranquilice: su peluche favorito, una mantita… Pónselo a su lado en la cuna para que lo pueda abrazar, oler, notar… Déjale en la cuna y cuando veas que está tranquilo, vete de la habitación. Probablemente se ponga a llora enseguida. Vuelve, cálmale y quédate otro poquito. Cuando veas que se está quedando dormido, vuelve a probar a irte. Así, día tras día, acabará por acostumbrarse a que te vayas cuando esté tumbado y a dormirse sin tu presencia.

Este puede ser un proceso largo, pero con paciencia y amor siempre se consigue. Para acelerar este aprendizaje y además estar acompañado, tambien han salido aplicaciones que ayudan a establecer rutinas de sueño para el bebé.

 

 


Fecha de actualización: 17-05-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.