×
  • Buscar
Publicidad

Cómo cuidar a un bebé que llora mucho

Cómo cuidar a un bebé que llora mucho

Todos los bebés lloran para comunicarse con sus padres e indicarles que les pasa algo, pero algunos lo hacen tan a menudo que pueden llegar a desesperar a sus papás, que ya no saben qué más hacer para calmarlos. Para todos ellos, paciencia, amor y unos cuantos truquitos.

Publicidad

Los bebés reflejan su personalidad desde recién nacidos. Así, algunos son más tranquilos y calmados, mientras que otros son más activos y nerviosos. Del mismo modo, no todos los bebés lloran con la misma intensidad ni frecuencia. Mientras que algunos apenas se quejan, otros se pasan el día llorando reclamando la atención de sus padres. Y es que el llanto es el único medio que tienen los bebés para hacerse entender y decirles a sus padres que tienen hambre, frío, sueño o miedo.


Por eso, si tu bebé es de los que lloran mucho, lo mejor que puedes hacer es armarte de paciencia y leer estos consejos, seguro que alguno funciona:


1. Cógelo en brazos. Eso es lo primero que debes hacer cada vez que tu bebé llore: cogerlo en brazos y comprobar que no le ocurre nada. Puede que tenga hambre, sueño, esté incómodo, tenga gases o, simplemente, necesite el contacto de sus papás. Comprueba si necesita algo. Si no le pasa nada, mécelo en tus brazos. No hagas caso de las personas que dicen que no hay que cogerlos cada vez que lloran porque se acostumbran. Los bebés necesitan estar en brazos de sus padres y, una vez que aprendan a gatear y moverse, verás cómo lo último que pide son tus brazos.

No te puedes perder ...

Y tambien:


Además, puedes colocarlo con su cabeza cerca de tu corazón, escuchar el ritmo de tus latidos le calmará.


2. Háblale y cántale. El sonido de tu voz es lo primero que tu pequeño oyó cuando estaba dentro de tu tripa, por lo que tu simple voz le tranquiliza. Cuéntale cosas en voz baja y calmada o cántale esa nana que siempre le cantas.


3. Ponle ruido blanco. El ruido blanco es un sonido en el que todas las frecuencias están al mismo volumen, sin sobresalir ninguna sobre la otra. Este tipo de sonidos constantes ayudan a calmar al bebé al aislarle de los ruidos externos. Puedes comprar una máquina de ruido blanco con diversos sonidos (latido de corazón, naturaleza, olas…) o descargarte una aplicación en tu móvil. También funcionan ruidos como el de la lavadora o el secador, pero eso te obliga a usar esos electrodomésticos.


Un consejo, no uses el ruido blanco demasiado ni si el bebé no llora ya que hay estudios que afirman que el uso excesivo de este tipo de sonido puede dificultar el desarrollo auditivo del bebé.


4. Acaríciale o hazle masajes. El contacto físico estimula receptores en el cerebro que calman al bebé. Un abrazo o una caricia pueden tranquilizarle. Los masajes también son muy beneficiosos, sobre todo si el bebé sufre cólicos.


5. Recrea el vientre materno. Al nacer los bebés llegan a un mundo luminoso, hostil y ruidoso, por lo que es normal que echen de menos su hogar anterior. Por ello, imitar el ambiente del útero puede ayudarle. Envuélvele en una sábana o mantita con los brazos extendidos a lo largo de su cuerpo y emite ruidos rítmicos. Acúnale suavemente y dale el chupete.


6. Paséalo de pie mirando hacia fuera. Los niños son muy cotillas y les encanta ver todo lo que pasa a su alrededor. Cógelo con su espalda apoyada en tu pecho de tal manera que pueda ver todo lo que pasa y paséalo. Les encanta que estés de pie y te muevas y no suele gustarles que los tengas cogidos en brazos sentado y quieto. ¡Mira el lado bueno! Harás mucho ejercicio.


7. Dale un baño. El agua suele encantar a todos los bebés, y además los calma. Si no para de llorar, prepárale un baño de agua calentita y coloca sus juguetes dentro.


8. Paséalo por la calle o en coche. Salir a dar una vuelta a la calle suele funcionar. Puedes pasearlo en el carrito, en la mochila portabebés o en el automóvil. El movimiento y el aire libre seguro que hacen que deje de llorar e incluso que se eche una siestecita.


9. No pierdas los nervios. Si te pones nervioso, tu bebé llorará más. Tienes que procurar mantener la calma y, si ves que ya no puedes más, deja al bebé con tu pareja o con otra persona un rato. El cambio de brazos puede funcionar.


10. Vigila las visitas. Durante los primeros meses de vida del bebé es normal que recibas muchas visitas, pero a veces estas pueden alterar al niño y ponerle nervioso, haciendo que luego le cueste dormir o llore más de lo normal. Por eso, debes intentar que las visitas sean espaciadas y nunca mucha gente a la vez. No significa que aísles a tu hijo, sino que controles el estrés.


11. Dale el pecho. Es la solución estrella que siempre funciona: ponerle al pecho, incluso si no tiene hambre el pequeño se calmará ya que sentirá el calor y el amor de mamá, a la vez que oye su corazón y puede mamar. Casi nunca falla.


Te puede interesar:

Las cantidades de leche para bebés deben ser definidas por los propios bebés tal y como se hace con la lactancia materna, que es a demanda. De esta manera, el bebé se regula en función de las necesidades de cada momento.


Fuentes:

Mayo Clinic, ¿Bebé que llora? Descubre cómo mantener la calma https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/infant-and-toddler-health/in-depth/crying-baby/art-20046995

Nieto, Marianela; Hernández, Manuela (2009), Ya estoy en casa. Preguntas y respuestas clave para el cuidado del bebé. Eduforma.

Mahé, Véronique (2008), Los 100 primeros días del bebé, Barcelona, Robin Book.

Fecha de actualización: 27-11-2019

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad