• Buscar
Publicidad

Mi hijo llora mucho

Mi hijo llora mucho

A partr de los 12 meses los niños empiezan a descubrir el mundo, se mueven solos y son capaces de aprender cada día algo nuevo. Al mismo tiempo, quieren comunicar a sus padres todos sus logros y avances, pero aún no dominan el lenguaje. Por eso, es muy probable que no pare de llorar, lo que no significa siempre que esté enfermo o que le pase algo malo, pero aún así, lo más seguro es que sus continuos lloros te acaben sacando de quicio

Publicidad

Indice

 

¿Por qué lloran los bebés?

Los motivos de su llanto son muy variados:

- Físicos: Tiene hambre, sed, dolor, sueño, enfermedad… Al principio, cuando nació, era imposible saber qué era lo que quería, pero ahora, a medida que va diciendo sus primeras palabras, estos balbuceos pueden ayudarte a descubrir qué es lo que necesita. Además, ya le conoces y sabes perfectamente cómo llora cuando tiene ganas de comer, muy distinto de cuando está incubando algo. Observa también si muestra otros signos como fiebre, sarpullido, etc. y consulta a su profesional de pediatría. 

- Emocionales: Cada vez muestra más sus sentimientos y quiere que tú compartes con él lo que siente. Si se enfada, está triste o siente miedo no sabrá cómo hacértelo entender, así que una de sus armas será llorar. Cuando esto ocurra, debes prestarle atención y darle muchos mimos y cariño. Intenta descubrir qué es lo que ha ocasionado el llanto para ponerle remedio y no crearle más ansiedad.

- Frustraciones: Sus nuevos descubrimientos le muestran también sus incapacidades. Querrá coger objetos que no estén a su alcance, correr detrás de una pelota demasiado rápida para él, pedirnos algo concreto pero no seremos capaces de entenderle… Todas estas situaciones le frustrarán y acabará llorando para intentar comunicar lo que le pasa.

En resumen, los bebés lloran para comunicarse, ya que no tienen otras formas de comunicarse al nacer, por lo que siempre debemos hacerles caso e intentar entender qué le pasa y por qué llora. 
 

¿Qué hacer cuando el bebé llora?

- Lo primero es no ponerse nervioso y saber que llorar es una de sus mejores armas para comunicar algo, pero que su llanto no está necesariamente asociado a un problema o conflicto grave. Si te pones nervioso, llorará más, así que mantén la calma y, si no puedes más, déjale un momento con otra persona o a salvo en su cuna, vete a otra habitación, respira hondo y tranquilízate. 

- Después, debes buscar la causa, para poner fin a sus llantos y ayudarle a superar ese momento. Hambre, miedo, incomodidad, etc. 

- Si no encuentras el motivo, usa la imaginación. Proponle un juego o ver esa peli de dibujos que tanto le gusta, así cortarás su mal humor y acabarás con sus (irritantes) lágrimas.

- Crea una rutina. Los hábitos tranquilizan a los niños y les hacen sentirse seguros. Saber que, a pesar de los pequeños problemas con los que se crucen a lo largo del día, al final de la jornada sus papis le darán un relajante baño, la cena y le acostarán.

- Préstale toda la atención posible. Los niños que se sienten queridos son más fuertes emocionalmente y, por lo tanto, tienden a llorar menos y a buscar otras formas de comunicación. Además, si llora tanto es porque quiere llamar tu atención, por lo que si estás con él, no le hará falta recurrir a las lágrimas.

- No te enfades con él ni le grites “¡Deja de llorar!”. Tienes que ser consciente de que el niño quiere decirte algo y esa es su única forma.

- Intenta entender qué le pasa diciendo en voz alta las posibles causas, así le ayudas a comprenderse a sí mismo, a desarrollar su lenguaje y puede que, con una simple afirmación de cabeza, descubras el motivo.

- Cógelo en brazos y mécelo, siempre funciona ya que con su mamá se siente a gusto y seguro, como en el útero materno. 

- Algunas veces, si no funciona nada, salir a pasear a la calle o asomarse a la ventana para ver el exterior puede ayudarle a calmarse. 

- Los ruidos blancos, como el de la lavadora o el secador, pueden ayudarle a relajar la mente y calmarse. 

- Coloca al bebé piel con piel contigo, tu calor le ayudará a calmarse.

- Dale el pecho. Si todavía sigue con la lactancia materna, el pecho siempre le ayudará a calmarse, aunque no tenga hambre. Es mejor que un chupete. 

- Los masajes, en la tripita o la espalda, también son muy efectivos para tranquilizar al bebé, sobre todo si está molesto o tiene gases. 

 


 


Fuente:

Ajram, Dr. Jamil, Tarés, Dra. Rosa María (2005), El primer año de tu hijo, Barcelona, Ed. Planeta.

Stoppard, Dra. Miriam (2006), Padres primerizos, Barcelona, Pearson.

Fecha de actualización: 09-07-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×