¿Cómo conseguir que el bebé duerma solo?

¿Cómo conseguir que el bebé duerma solo?
comparte

Durante los primeros meses de vida de un bebé, es normal acostumbrarle a dormirle en brazos de sus papás, paseando en el carro, al pecho o incluso en la cama o el sofá con los papás, por lo que, cuando llega un momento que los padres quieren que el bebé se duerma solo en su cuna, este no quiere y le cuesta un montón de rato conciliar el sueño. ¿Qué se puede hacer?

Los bebés saben dormir cuando nacen y, de hecho, llevan durmiéndose solos durante todo el tiempo que han pasado dentro del útero materno, pero, al nacer, todo es nuevo y diferente para ellos, por lo que a algunos les cuesta más dormirse, sobre todo si han tenido un día más intenso, están muy cansados o les ha ocurrido algo. En estos casos, cuando el bebé no puede dormirse, los papás prueban diversos trucos para lograr que se duerma, como mecerlo en brazos, cantarle una nana, mover su cuna, pasearlo en el carrito, meterlo a la cama con ellos o ponerlos al pecho. Y todos estos trucos están muy bien al principio, pero llega un momento que los papás se sienten cansados y necesitan que el pequeño aprenda a dormirse solo en su cuna o su cama, en lugar de pasarse una hora con ellos cada noche hasta que, por fin, caen rendidos todos, papás y bebé.

Si este momento ha llegado a tu vida, y ya no puedes más y necesitas que tu pequeño aprenda a dormirse solo, no te desesperes, se puede conseguir con calma y paciencia.

1- Evalúa tu forma de dormir a tu hijo para poder ver qué es lo que está mal o lo que necesitáis cambiar para que el descanso de todos sea mejor. Existen muchas formas y métodos de dormía a los hijos, y todas son buenas mientras funcionen. En el momento en el que el niño no descansa bien o los papás se sienten muy cansados, hay que cambiarlo. Pero si todo funciona y dormís bien, no hagas caso de los consejos de la gente y no cambies nada.

2- Es importante que consigas que aprenda a dormirse solo de noche, ya que las noches suelen ser lo más complicado y cuando todos necesitamos dormir. En las siestas diurnas es más habitual que se duerman paseando y, además, estas acaban por desaparecer del todo, así que no es tan importante conseguir que se sepa dormir solo en la siesta como por la noche.

3- Las rutinas aportan seguridad al bebé y le ayudan a saber qué viene después, lo que favorece que su mente se vaya adaptando a la idea de dormirse y se relaje para  poder conciliar el sueño. Por lo tanto, es importante que crees una rutina para antes de irse a la cama y que la cumplas todos los días. Baño, cena, cuento, canción, luz de noche, beso y a dormir. Tu rutina no tiene por qué seguir estos pasos ni en este orden, puede ser como queráis, lo importante es que se repita cada día sobre la misma hora.

4- Conseguir que se duerma solo en la cuna puede llevarte un tiempo, así que debes tener calma y paciencia y no esperar que lo haga de un día para otro. Primero tiene que acostumbrarse a su cuna o su cama, por lo que puedes tumbarle en ella cuando llegue la hora de dormir y quedarte a su lado un rato cantándole una nana o contándole un cuento. Luego, apaga la luz y sigue a su lado. Si se queda tranquilo, prueba a salir de la habitación, si llora, vuelve y cálmale, pero sin cogerle ni sacarle de la cuna si no es necesario. Los primeros días llorará y se quejará más y, probablemente, tarde una hora en dormirse y debas acudir a su lado varias veces hasta que lo logre, pero gradualmente se irá quedando solo mejor, te llamará menos, dejará de llorar y se acostumbrará a estar solo y dormirse sin tu presencia.

5- Una vez que haya conseguido dar este paso, puedes dejarle antes solo en la cuna. Es decir, cuento, beso y te vas. Es posible que llore y te reclame, pero también que ya se haya acostumbrando y se quede tranquilo en su cuna pensando o jugando hasta que el sueño le venza.

6- Cuando los bebés aprenden a dormirse solos desde un principio, llaman menos a sus padres por la noche, ya que no los necesitan para volver a dormirse, por lo que podréis descansar todos mejor.

7- Si usa chupete o le gusta mucho una mantita o peluche, no dudes en dejárselo para que le ayude a calmarse y dormirse. Estos objetos de apego son muy útiles para los bebés y les ayudan a separarse de sus padres sin llorar. No te preocupes porque se vuelva dependiente de ellos, cuando sea un poco mayor podrá dormirse sin él, pero, por el momento, será una gran ayuda.

En definitiva, puede que este proceso lleve días o semanas, depende del niño, de su carácter, de su edad, su madurez… pero, al final, conseguiréis que aprenda a dormir solo y no tendréis que estar todos los días una hora o más “luchando” para dormirle. Es cuestión de tiempo y paciencia. 


Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×